¿Quiere ser más productivo? Siéntese junto a alguien que lo sea

Para incrementar el desempeño de los trabajadores, los empleadores suelen invertir en diversas cosas, desde recompensas e incentivos, hasta educación y entrenamiento. Le presentamos un descubrimiento sobre una forma sorprendentemente simple de incrementar la productividad, una de bajo costo e impacto inmediato

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Para incrementar el desempeño de los trabajadores, los empleadores suelen invertir en diversas cosas, desde recompensas e incentivos, hasta educación y entrenamiento. Estos enfoques tradicionales desarrollan las habilidades de los empleados y enriquecen su experiencia laboral. Sin embargo, descubrimos una forma sorprendentemente simple de incrementar la productividad, una de bajo costo e impacto inmediato: mejor acomodo de espacios en la oficina.

La investigación que realizamos sugiere que el junto a quién se sienta un empleado influye en su desempeño -y reunir a las clases correctas de compañeros de trabajo puede mejorar la productividad y la calidad del trabajo.

Analizamos dos años de información sobre más de 2,000 empleados de una gran compañía tecnológica con diversas sedes en los Estados Unidos y Europa. Creamos identificadores personales para cada trabajador y analizamos sus datos de desempeño.

Para cada medida de desempeño, observamos el “derrame,” una medida del impacto final que los vecinos de oficina tenían en el desempeño los empleados a diversas distancias.

Observamos que los vecinos tienen un impacto significativo en el desempeño del empleado, y puede ser tanto positivo como negativo. En términos de magnitud, encontramos que aproximadamente un 10% del desempeño de un trabajador se derrama hacia sus vecinos. Reemplazar a un trabajador de desempeño promedio, con otro que sea doblemente productivo, da como resultado que sus vecinos incrementen su propia productividad aproximadamente en un 10%.

En nuestra muestra, donde los grupos de trabajadores se agruparon descubrimos que los mejores arreglos hacían que los empleados productivos y de calidad se sentaran juntos, porque cada uno de ellos ayudaba a mejorar al otro. Había un efecto de derrame sobre las áreas de debilidad de ambos trabajadores: un trabajador de calidad trataba de adaptarse a la velocidad de un trabajador productivo, mientras que el trabajador productivo trataba de mejorar la calidad de su labor.

En nuestra muestra los empleados tóxicos fueron aquellos despedidos por razones relacionadas con comportamiento tóxico, que incluía mala conducta, violencia laboral, abuso de drogas o licor, acoso sexual, falsificación de documentos, fraude y otras violaciones de las políticas de la empresa. Los trabajadores tóxicos influyeron negativamente en el desempeño de sus vecinos.

Si los trabajadores tóxicos estaban cerca entre sí, esto incrementaba en 27% la probabilidad de que uno de ellos fuera despedido. Sin embargo, a diferencia del derrame en productividad y calidad, cualquier tipo de trabajador parece susceptible al derrame tóxico.

Nuestro estudio nos lleva a creer que un mejor acomodo de los trabajadores puede elevar el desempeño individual y de equipo. Sin embargo, los directivos necesitan observar primero el desempeño de los empleados y analizar dónde querrían que ocurra un derrame. Estimamos que un acomodo estratégico podría resultar en $1 millón de dólares en ganancias anuales, a través de una mayor productividad para una empresa de 2000 trabajadores.

Una vez que la organización identifica qué derrames existen, la administración puede planear el espacio de la empresa para producir mejores resultados. De esta forma, el espacio físico, que las compañías pueden administrar de manera relativamente barata, puede ser un importante recurso empresarial.

“Observamos que los vecinos tienen un impacto significativo en el desempeño del empleado, y puede ser tanto positivo como negativo”.

“Los trabajadores tóxicos influyeron negativamente en el desempeño de sus vecinos”.

“Estimamos que un acomodo estratégico podría resultar en $1 millón de dólares en ganancias anuales, a través de una mayor productividad para una empresa de 2000 trabajadores”.

La investigación que realizamos sugiere que el junto a quién se sienta un empleado influye en su desempeño -y reunir a las clases correctas de compañeros de trabajo puede mejorar la productividad y la calidad del trabajo. Para cada medida de desempeño, observamos el “derrame,” una medida del impacto final que los vecinos de oficina tenían en el desempeño los empleados a diversas distancias.

En nuestra muestra, donde los grupos de trabajadores se agruparon descubrimos que los mejores arreglos hacían que los empleados productivos y de calidad se sentaran juntos, porque cada uno de ellos ayudaba a mejorar al otro.

Nuestro estudio nos lleva a creer que un mejor acomodo de los trabajadores puede elevar el desempeño individual y de equipo. Una vez que la organización identifica qué derrames existen, la administración puede planear el espacio de la empresa para producir mejores resultados. De esta forma, el espacio físico, que las compañías pueden administrar de manera relativamente barata, puede ser un importante recurso empresarial.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Want to Be More Productive? Sit Next to Someone Who Is

To increase worker performance, employers often invest in a number of things, from rewards and incentives to education and training. These traditional approaches develop employees’ skills and enrich their work experience. But we discovered a surprisingly simple way to increase productivity, one that was low-cost and had immediate impact: better office seating arrangements.

Research we conducted suggests that who an employee sits next to affects how they perform — and grouping the right types of co-workers together can improve productivity and work quality.

We analyzed two years’ worth of data on more than 2,000 employees of a large technology company with several locations in the U.S. and Europe. We created unique identifiers for each worker and analyzed their performance data.

For every performance measure, we looked at “spillover,” a measure of the impact that office neighbors had on an employee’s performance at various physical proximities.

We saw that neighbors have a significant impact on an employee’s performance, and it can be either positive or negative. In terms of magnitude, we found that approximately 10% of a worker’s performance spills over to her neighbors. Replacing an average performer with one who is twice as productive results in her neighboring workers increasing their own productivity by about 10%, on average.

In our sample, where groups of workers were clustered together, we found that the best seating arrangements had productive and quality employees sitting beside each other because each helped the other improve. There was a spillover effect on both workers’ areas of weakness: A quality worker tried to match the speed of a productive worker, while the productive worker tried to improve work quality.

Toxic workers in our sample were employees who ended up being terminated for reasons related to toxic behavior, which included misconduct, workplace violence, drug or alcohol abuse, sexual harassment, falsification of documents, fraud and other violations of company policy. Toxic workers negatively influenced their neighbors’ performance.

If toxic employees were near each other, it increased the probability that one of them would be terminated by 27%. But in contrast to productivity and quality spillover, any type of worker seemed susceptible to toxic spillover.

Our study leads us to believe that better spatial management of workers can enhance individual and team performance. But managers need to first look at employees’ performance and see where they would want spillover to occur. We estimate that a strategic seating chart could bring in $1 million in annual profit from greater productivity for an organization of 2,000 workers.

Once an organization identifies which spillovers exist, management can plan the space of the organization to produce better outcomes. In this way, physical space, which companies can manage relatively inexpensively, can be an important business resource.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print