Sobreviviendo a una mala calificación de desempeño

texto alt

Después de una evaluación del desempeño no tan buena, ¿Cómo recuperará su confianza profesional? Y ¿Cómo puede darle el mejor uso a la retroalimentación crítica?

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Puede ser difícil recuperarse de una no-tan-brillante revisión del desempeño, especialmente una que usted no esperaba. Podría sentirse enojado, avergonzado y confundido. ¿Cómo recuperará su confianza profesional? Y ¿Cómo puede darle el mejor uso a la retroalimentación crítica?

La retroalimentación negativa comúnmente contradice las historias que decimos respecto a nosotros mismos –en qué somos buenos, de lo que somos capaces- y algunas veces confirman nuestros peores temores. Sin embargo, no deje que una revisión negativa deshaga la historia de quién es usted. “Somos seres humanos y algunas veces una confrontación con la realidad es muy valiosa,” dice Mitchell Marks, profesor de administración en la San Francisco State University y presidente de la consultora JoiningForces.org. Después de todo, sin retroalimentación, no habría ninguna posibilidad para el crecimiento. “Obtener siempre una calificación brillante significa que usted no se está desafiando a sí mismo,” dice Sheila Heen, autora de “Thanks for the Feedback: The Science and Art of Receiving Feedback Well” (Gracias por la Retroalimentación: La Ciencia y el Arte de Recibir Bien la Retroalimentación). Los aportes críticos pueden ser “una señal de que usted está abordando cosas que lo están haciendo crecer.”

Aun así, no se siente bien. He aquí cómo recuperarse de una revisión negativa:

  • Reflexione antes de reaccionar. Es tentador enojarse o ponerse a la defensiva, especialmente si usted está acostumbrado a revisiones positivas, pero tome algunos días para dejar que la retroalimentación se asiente. Si le ayuda, encuentre un amigo con quien desahogarse, dice Heen, pero trate de hacerlo fuera de la oficina.
  • Busque sus puntos ciegos. Es posible que usted no pueda reconocerse a sí mismo en la retroalimentación. Esto se debe a que, a pesar de nuestras mejores intenciones, suele existir una brecha entre cómo nos observamos a nosotros mismos y la forma en la que los demás realmente nos ven.Pregúntese a usted mismo:¿Qué podría ser cierto de esta crítica? ¿La he escuchado antes? quizá su tono de voz parece más exasperado de lo que usted quiere expresarlo, o los colegas sienten que desestima las ideas demasiado rápido, incluso aunque usted cree tener una mente abierta. Si después de alguna auto-reflexión, todavía no entiende el fondo de las críticas, acérquese con sus colegas para recibir retroalimentación adicional.
  • Haga preguntas. Una vez que se ha calmado, asegúrese de que entiende plenamente la revisión. Esto pudiera requerir que regrese con su jefe para hacerle preguntas. Deje en claro que quiere ejemplos concretos de las cosas que usted debería hacer en forma diferente.
  • Haga un plan de desempeño. El propósito de la retroalimentación es ayudarlo a mejorar en su trabajo, y eso requiere un detallado plan de acción. Pudiera incluir el aprendizaje de nuevas habilidades, el modificar las prioridades de sus tareas o reevaluar el cómo lo perciben sus colegas.
  • Otórguese a usted mismo una segunda calificación. Recuerde que la evaluación podría no estar completamente bajo su control, pero el cómo reaccione ante ella sí lo está. Imagine que existe una segunda valoración, basada en el cómo responde a la revisión y califíquese a usted mismo en base al modo en que la manejó. Buscar una excelente segunda calificación, y quizá compartirla con su jefe, le recordará que la revisión negativa no es el final de su historia profesional.
  • Observe la película completa. Una vez que se ha tomado el tiempo para la introspección, podría darse cuenta de que su desempeño deficiente no es el resultado de un punto ciego, sino un indicador de que usted simplemente no está en la posición adecuada. Ya sea que usted se mantenga o avance, utilice la revisión como un trampolín para el cambio –y el éxito.

“Somos seres humanos y algunas veces una confrontación con la realidad es muy valiosa”.

Obtener siempre una calificación brillante significa que usted no se está desafiando a sí mismo”.

“Los aportes críticos pueden ser “una señal de que usted está abordando cosas que lo están haciendo crecer”.

Puede ser difícil recuperarse de una no-tan-brillante revisión del desempeño, comúnmente contradice las historias que decimos respecto a nosotros mismos.

Los aportes críticos pueden ser “una señal de que usted está abordando cosas que lo están haciendo crecer.”

He aquí cómo recuperarse de una revisión negativa:

  • Reflexione antes de reaccionar: tome algunos días para dejar que la retroalimentación se asiente.
  • Busque sus puntos ciegos: a pesar de nuestras mejores intenciones, suele existir una brecha entre cómo nos observamos a nosotros mismos y la forma en la que los demás realmente nos ven.
  • Haga preguntas: una vez que se ha calmado, asegúrese de que entiende plenamente la revisión.
  • Haga un plan de desempeño: un detallado plan de acción.
  • Otórguese a usted mismo una segunda calificación: Imagine que existe una segunda valoración, basada en el cómo responde a la revisión y califíquese a usted mismo en base al modo en que la manejó.
  • Observe la película completa. Una vez que se ha tomado el tiempo para la introspección, podría darse cuenta de que es un indicador de que usted simplemente no está en la posición adecuada.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Surviving a Bad Performance Review

It can be hard to recover from a less-than-stellar performance review, especially one that you didn’t see coming. You might feel angry, embarrassed and confused. How do you regain your professional confidence? And how do you make the best use of the critical feedback?

Negative feedback often contradicts the stories that we tell about ourselves – what we’re good at, what we’re capable of – and sometimes confirms our worst fears. But don’t let a negative review unravel the story of who you are. “We’re human beings. And sometimes a reality check is quite valuable,” says Mitchell Marks, professor of management at San Francisco State University and president of the consultancy JoiningForces.org. Without feedback, after all, there wouldn’t be any possibility for growth. “Always getting a glowing review means that you’re not challenging yourself,” says Sheila Heen, author of “Thanks for the Feedback: The Science and Art of Receiving Feedback Well.” Critical input can be “a signal that you’re tackling things that are stretching you.”

Still, it doesn’t feel good. Here’s how to bounce back from a negative review:

+ Reflect before you react. It’s tempting to get angry or defensive, especially if you’re accustomed to positive reviews. But take a few days to let the feedback sink in. If it helps, find a friend to vent to, says Heen, but try to do it outside of the office.

+ Look for your blind spots. It’s possible that you may not recognize yourself in the feedback. That’s because despite our best intentions, there is often a gap between how we see ourselves and the way that others actually see us. Ask yourself: What might be right about this criticism? Have I heard it before? Perhaps your tone comes across as more exasperated than you intend, or colleagues feel you shoot down ideas too quickly, even though you believe that you keep an open mind. If after some self-reflection, you still don’t understand the roots of the critiques, reach out to colleagues for additional feedback.

+ Ask questions. Once you’ve cooled off, make sure you fully understand the review. That may involve going back to your boss with questions. Make it clear you want concrete examples of what you should be doing differently.

+ Make a performance plan. The purpose of feedback is to help you improve in your job, and that requires a detailed plan of action. That may involve learning new skills, reprioritizing your tasks, or re-evaluating how you come across to colleagues.

+ Give yourself a second score. Remember that the evaluation may not be fully within your control, but your reaction to it is. Imagine that there is a second assessment, based on how you respond to the review and give yourself a score for your handling of it. Aiming for a great second score, and perhaps sharing that with your boss will remind you that the negative review is not the end of your professional story.

+ Look at the big picture. Once you’ve taken the time for introspection, you may realize that your lagging performance isn’t a result of a blind spot, but rather an indication that you simply aren’t in the right position. Regardless of whether you stay or move on, use the review as a springboard for change – and success.

(Carolyn O’Hara is a writer and editor based in New York City.)

© 2014 Harvard Business School Publishing Corp.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.