Un plan de tres pasos para convertir las debilidades en fortalezas

Las investigaciones muestran que el 97% de las personas pueden identificar fácilmente un hábito limitante de sus carreras profesionales. Los directivos reportan que después de darle retroalimentación a los subalternos en la revisión de desempeño, menos del 10% cambian para el siguiente año.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Las investigaciones muestran que el 97% de las personas pueden identificar fácilmente un hábito limitante de sus carreras profesionales. Somos poco confiables, carecemos de empatía, evitamos el conflicto o le tememos al riesgo. Aunque tenemos claro que nuestras debilidades nos cuestan personal y profesionalmente, pocos de nosotros hacemos algún progreso para convertirlas en fortalezas. De hecho, los directivos reportan que después de darle retroalimentación a los subalternos en la revisión de desempeño, menos del 10% cambian para el siguiente año. No tiene por qué ser así.

Las claves para mejorar la mayoría de las debilidades son:

  1. Identificar momentos cruciales

Los malos hábitos y las debilidades crónicas usualmente no se deben a una simple brecha cognitiva o de comportamiento en nuestras habilidades, sino a una respuesta profundamente habitual y practicada ante sentimientos de ansiedad, ineptitud o miedo. La forma de avanzar es identificando la naturaleza de los momentos que provocan esas respuestas inefectivas. Ponga atención a los momentos, lugares, circunstancias sociales, humores, estados psicológicos o percepción de riesgos que lo incitan a actuar de formas que llevan a malos resultados. Éstos son sus momentos cruciales. La buena noticia acerca de los momentos cruciales es que reducen el tamaño de su problema. El cambio parece abrumador cuando piensa que requiere una vigilancia permanente. De hecho, usualmente sólo se trata de manejar algunos minutos al día de mejor forma que antes.

  1. Diseñar prácticas deliberadas

El psicólogo sueco Anders Ericsson ha demostrado que nuestras curvas de aprendizaje se aceleran cuando caemos en lo que él llama práctica deliberada. Éstos son episodios breves de intenso enfoque, donde practicamos una habilidad bajo condiciones relativamente reales. Si estos intensos episodios de práctica se acompañan con retroalimentación inmediata, el aprendizaje acelera aún más. El psicólogo Albert Bandura se refiere a esto como maestría guiada y descubrió que podemos sobreponernos a profundas barreras emocionales si llevamos a cabo este ensayo de habilidades bajo circunstancias con la mezcla correcta de seguridad y desafío.

Una vez que identifique sus momentos cruciales, identifique situaciones moderadamente desafiantes donde pueda practicar la habilidad objetivo. Un elemento importante de la práctica deliberada es el enfoque en una habilidad individual. Si usted está estudiando habilidades para conversaciones cruciales, enfóquese en una: por ejemplo, crear seguridad.

  1. Desarrollar competencia emocional

Asegúrese de que su plan incluye el desarrollo de habilidades para manejar las inevitables emociones que acompañan la confrontación con una debilidad. Simplemente forzarse para intentar un comportamiento aterrador o incómodo no es un éxito en sí mismo; provocar esas emociones desagradables simplemente reforzará que este es un acto a evitar. Debe buscar tácticas que pueda emplear para que la acción desagradable sea más placentera, o al menos manejable. Al hacerlo, gradualmente reentrena a su cerebro para cambiar la fórmula con la que predice cómo se sentirá usted en sus momentos cruciales.

Puede cambiar el hábito que limita su carrera si identifica sus propios momentos cruciales, busca oportunidades breves e intencionales para practicar deliberadamente y construye habilidades para lidiar con las barreras emocionales que limitan su progreso. No deje que el miedo o la inercia lo retengan.

“Aunque tenemos claro que nuestras debilidades nos cuestan personal y profesionalmente, pocos de nosotros hacemos algún progreso para convertirlas en fortalezas”.

“Un elemento importante de la práctica deliberada es el enfoque en una habilidad individual”.

“No deje que el miedo o la inercia lo retengan”.

Las claves para mejorar la mayoría de las debilidades son:

  1. Identificar momentos cruciales: La forma de avanzar es identificando la naturaleza de los momentos que provocan esas respuestas inefectivas.
  2. Diseñar prácticas deliberadas: Éstos son episodios breves de intenso enfoque, donde practicamos una habilidad bajo condiciones relativamente reales.
  3. Desarrollar competencia emocional Simplemente forzarse para intentar un comportamiento aterrador o incómodo no es un éxito en sí mismo

Puede cambiar el hábito que limita su carrera si identifica sus propios momentos cruciales, busca oportunidades breves e intencionales para practicar deliberadamente y construye habilidades para lidiar con las barreras emocionales que limitan su progreso.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

A 3-Step Plan for Turning Weaknesses Into Strengths

Research shows that 97% of people can readily identify a career-limiting habit they have. We’re unreliable, lack empathy, avoid conflict or fear risk. While we’re clear that our weaknesses cost us both personally and professionally, few of us make any progress in turning them into strengths. In fact, managers report that after giving people feedback in a performance review, fewer than 10% look any different a year later. But it doesn’t have to be that way.

The keys to improving most weaknesses are:

1. IDENTIFYING CRUCIAL MOMENTS

Bad habits and chronic weaknesses are usually not due to simple cognitive or behavioral gaps in our abilities but are rather a deeply habitual and practiced response to feelings of anxiety, inadequacy or fear. The way to make progress is to identify the nature of the moments that provoke these ineffective responses. Pay attention to the times, places, social circumstances, moods, physiological states or risk perceptions that incite you to act in ways that lead to bad results. These are your crucial moments. The good news about crucial moments is that they shrink the size of your problem. Change seems daunting when you think it requires eternal vigilance. In fact, it’s usually about handling a few minutes per day better than you have in the past.

2. DESIGNING DELIBERATE PRACTICE

Swedish psychologist Anders Ericsson has shown that our learning curve steepens the most when we engage in what he calls deliberate practice. These are brief episodes of intense focus where we practice a skill under relatively real conditions. If these intense practice episodes are coupled with immediate feedback, learning accelerates even more. Psychologist Albert Bandura refers to this as guided mastery and found that we can overcome profound emotional barriers to success if we engage in this kind of skill rehearsal under circumstances with the right mix of safety and challenge.

Once you identify your crucial moments, identify moderately challenging situations where you can practice the target skill. An important element of deliberate practice is the focus on a discrete skill. If you are studying up on skills for crucial conversations, focus on one: for example, creating safety.

3. DEVELOPING EMOTIONAL COMPETENCE

Be sure your plan includes the development of skills for managing the inevitable emotions that accompany confronting a weakness. Simply forcing yourself to attempt a terrifying or uncomfortable behavior is not a success in and of itself; provoking these unpleasant emotions will simply reinforce that this is an act to be avoided. You must seek out tactics you can use to make the unpleasant act more pleasant, or at least manageable. By doing so, you gradually retrain your brain to change its formula for predicting how you’ll feel in your crucial moments.

You can change your career-limiting habit if you identify your own crucial moments, seek out brief and intentional opportunities for deliberate practice and build skills in addressing emotional barriers to your progress. Don’t let fear or inertia hold you back.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.