La economía no ha cambiado a la innovación

Se pensó que las calamitosas noticias económicas provenientes de los Estados Unidos y Europa, combinadas con los problemas en Inglaterra, resultarían en habitantes corporativos caminando aturdidos por los pasillos. En lugar de ello, vi 3 compañías en calma.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

En Singapur tuve la oportunidad de recorrer los salones de las sedes regionales y globales de 3 compañías con más de $150 mil millones de dólares en ingresos combinados. Pensé que las calamitosas noticias económicas provenientes de los Estados Unidos y Europa, combinadas con los problemas en Inglaterra, resultarían en habitantes corporativos caminando aturdidos por los pasillos.

En lugar de ello, vi 3 compañías en calma. Las personas hacían su trabajo, aparentemente sin que las afectaran las turbulencias de la jornada. Fue muy distinto del sentimiento que percibí al caminar en las sedes de las empresas a finales del 2008, cuando el temor era notorio.

Sí, el mercado ha subido y bajado –los mercados hacen eso. Sí, la deuda de los Estados Unidos vio reducirse su calificación –pero eso no debería tener mucho efecto en las compañías (a menos que las tasas de interés revirtieran la tendencia hacia abajo). Cierto, ha habido turbulencia –pero siempre la hay.

Vivimos en una condición de cambio constante, provocada por mercados más interconectados y por las tecnologías en rápido avance. En“The Silver Lining: An Innovation Playbook for Uncertain Times,”califico a la actual era como la “Gran Disrupción” en la que las conmociones son normales y la ventaja competitiva, tan difícil de adquirir, desaparece rápidamente.

Por ende, si me preguntan lo que deberían hacer los innovadores corporativos, mis respuestas serían básicamente las mismas que antes:

  • Reequilibrar el portafolio de innovación. Observe dónde está gastando su dinero. ¿Qué tanto se gasta en encontrar formas de competir con más efectividad en los mercados actuales? La respuesta probablemente supera el 90%. Evalúe los réditos históricos que ha ganado con esas inversiones. Si son bajos y se están reduciendo, encuentre formas de aumentar la inversión en esfuerzos para buscar y crear los mercados del mañana.
  • Pensar en grande. La lista de problemas que enfrenta nuestro mundo crece cada semana: cambio climático, relaciones raciales, costos de servicios médicos, pobreza, hambruna y demás. Las organizaciones globales no deberían enfocarse en esos problemas solo porque es lo correcto; deben hacerlo porque hay enormes negocios que construir, y problemas de gran escala requieren soluciones de gran escala.
  • Es posible que algunas corporaciones reduzcan el gasto en innovación. Los innovadores pueden convertir esto en una ventaja al compartir la carga de innovar con recursos de bajo costo fuera de los muros corporativos. Es realmente sorprendente lo que puede hacerse con poco dinero estos días. Si un emprendedor puede construir un negocio de la nada, ¿por qué no podría hacerlo un innovador corporativo?

Por supuesto, estas son cosas que la gente debió hacer desde siempre, pero los eventos recientes podrían brindar el pretexto perfecto para que los innovadores hagan cambios muy necesarios.

“Vivimos en una condición de cambio constante, provocada por mercados más interconectados y por las tecnologías en rápido avance”.

“Es realmente sorprendente lo que puede hacerse con poco dinero estos días”.

“Si un emprendedor puede construir un negocio de la nada, ¿por qué no podría hacerlo un innovador corporativo?

Vivimos en una condición de cambio constante, provocada por mercados más interconectados y por las tecnologías en rápido avance. Por ende, si me preguntan lo que deberían hacer los innovadores corporativos, mis respuestas serían básicamente las mismas que antes:

  • Reequilibrar el portafolio de innovación. Observe dónde está gastando su dinero.
  • Pensar en grande. La lista de problemas que enfrenta nuestro mundo crece cada semana: cambio climático, relaciones raciales, costos de servicios médicos, pobreza, hambruna y demás.
  • Es posible que algunas corporaciones reduzcan el gasto en innovación.

Por supuesto, estas son cosas que la gente debió hacer desde siempre, pero los eventos recientes podrían brindar el pretexto perfecto para que los innovadores hagan cambios muy necesarios.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

The economy hasn’t changed innovation

Recently in Singapore, I had the opportunity to wander the halls of the regional and global headquarters of three companies with more than $150 billion in combined revenues. I figured the calamitous economic news out of the United States and Europe, coupled with riots in England, would result in corporate cubical dwellers walking around in a daze.

Instead, I saw three calm companies. People were going about their work, apparently unaffected by today’s turbulence. It was very different from the feeling I got wandering the halls of companies in late 2008, when the dread was palpable.

Yes, the market has gone down and up – markets do that. Yes, the U.S. debt was downgraded – but that shouldn’t have much of an effect on companies (unless interest rates reverse their current downward trend). Sure, there’s been turbulence – but there always is.

We live in a condition of constant change brought on by more interconnected markets and rapidly advancing technologies. (In “The Silver Lining: An Innovation Playbook for Uncertain Times,” I dub the current era the “Great Disruption,” in which shocks are normal and hard-won competitive advantage disappears quickly.)

So, if I were asked what corporate innovators should do, my answers would be about the same today as they would have been a month ago:

REBALANCE YOUR INNOVATION PORTFOLIO. Take a look at where you’re spending your money. How much of it is being spent on finding ways to compete more effectively in current markets? The answer probably exceeds 90 percent. Evaluate the historical returns you’ve earned on these investments. If they are low and shrinking, find ways to increase investment in efforts where you search for and create tomorrow’s markets.

THINK BIG. The list of problems facing our world grows by the week: climate change, racial relations, health care costs, poverty, famine and so on. Global organizations shouldn’t focus on these problems simply because it is the right thing to do; they should do so because there are tremendous businesses to be built, and problems of scale require solutions of scale.

GO OUTSIDE. It’s possible that some corporations will put the clamp on innovation spending. Innovators can turn that to their advantage by sharing the innovation load with low-cost resources outside the corporate walls. It’s really amazing what can be done for very short money these days. If an entrepreneur can build a business for nothing, why can’t a corporate innovator?

Of course, these are things people should have been doing all along. But recent events might provide the perfect excuse for innovators to make much-needed changes.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print