Por qué Microsoft está dispuesto a pagar tanto por GitHub

La compra de $7.5 mil millones de dólares de GitHub por parte de Microsoft es una ilustración perfecta de cómo el valor se adscribe de manera diferente en Silicon Valley que en el resto del mundo. En Silicon Valley hay básicamente dos formas de crear valor para los accionistas: financiero y estratégico.


Este artículo le será útil para:

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

La compra de $7.5 mil millones de dólares de GitHub por parte de Microsoft es una ilustración perfecta de cómo el valor se adscribe de manera diferente en Silicon Valley que en el resto del mundo. GitHub fue adquirida por casi 30 veces sus ingresos recurrentes anuales (un múltiplo astronómicamente alto). Para ponerlo en perspectiva, Microsoft compró LinkedIn por $26 mil millones de dólares en 2016 (7.2 veces los ingresos de LinkedIn), en lo que fue considerado uno de los mayores tratos tecnológicos de la historia.

Entonces, ¿Cuál es la diferencia? La respuesta consiste en desenredar un malentendido generalizado sobre cómo funciona Silicon Valley y de dónde provienen esos valores astronómicos.

En Silicon Valley hay básicamente dos formas de crear valor para los accionistas: financiero y estratégico. El valor financiero es de lo que se tratan las escuelas de negocios y los mercados de valores; se trata de múltiplos de ingresos, crecimiento de ventas, margen de ganancia y teorías administrativas. Se trata de la habilidad de crecer y prosperar como una compañía independiente.

Cuando hablamos acerca de cómo el precio del petróleo afectará el valor de las acciones de Exxon Mobil, intuimos una conexión directa entre lo que hace la compañía (perforar en busca de petróleo), el precio del petróleo y cómo ambos se relacionan con el valor de las acciones. Del mismo modo, si dirige una tintorería local, el valor de ese negocio se basa en cuántos clientes tiene, cuánto gastan, cuánto cuesta brindar el servicio y las expectativas de crecimiento.

Por el contrario, el valor estratégico tiene poco que ver con cualquiera de esas cosas y se relaciona casi por completo con el cómo el producto o posición de mercado de una compañía ayudan o afectan a la habilidad de otra empresa para ser exitosa. El valor estratégico no se determina por la habilidad de un negocio para hacer dinero de forma independiente, sino por su habilidad de generar ganancias para alguien más.

La distinción está en el centro de por qué una compañía con cinco personas y nada de ingresos puede venderse por mil millones de dólares, mientras que otra con 500 personas e ingresos de $100 millones puede venderse por una fracción de esa cifra. Aunque las historias de éxito más conocidas en el Silicon Valley, como Apple, Facebook y Google, son ejemplos muy redituables de valor financiero, la vasta mayoría de las historias de éxito de empresas emergentes no se tratan de construir una compañía capaz de lanzar una oferta pública inicial de acciones y obtener crecimiento sostenido; se trata de construir algo de valor para alguien más.

En otras palabras, Microsoft no está pagando $7.5 mil millones de dólares por GitHub pensando en su habilidad de hacer dinero (su valor financiero). Microsoft paga por el acceso a las legiones de desarrolladores que usan diariamente los productos la biblioteca de código de Github (el valor estratégico de la compañía) – de forma que esos desarrolladores puedan ser guiados hacia el entorno de desarrollo de Microsoft, donde se gana el verdadero dinero.

Observemos un par de ejemplos bien conocidos de valor estratégico. En 2006 Google compró YouTube por lo que entonces eran unos sorprendentes $1.6 mil millones de dólares. El negocio de YouTube era salvajemente poco rentable, y los problemas que enfrentaba por videos subidos ilegalmente parecían virtualmente inagotables. ¿Por qué tomar este demencial negocio, y menos aún pagar tanto de más por él? No fue por la habilidad de YouTube para ganar dinero en el futuro. Todavía no es claro, 10 años después, si YouTube es redituable. Fue porque YouTube tenía un inmenso valor estratégico para Google (En este caso, la habilidad de bloquear a algún competidor de invadir su muy redituable negocio de búsquedas). La compra de YouTube por parte de Google es ampliamente considerada como uno de los mejores tratos de la historia.

Otro ejemplo es la adquisición en 2007, a cambio de mil millones de dólares, de MySQL (donde yo era un ejecutivo en ese entonces) por parte de Sun Microsystems. El principal producto de MySQL era una base de datos gratuita y de código abierto extremadamente fácil de usar y que brindaba el soporte a casi todos los sitios web del mundo. El ingreso de la compañía era mínimo, y su modelo de negocios, en el mejor de los casos, especulativo – y sin embargo tenía a muchos interesados dispuestos a pagar grandes sumas por adquirirla.

El valor de MySQL era estratégico, no financiero. Para los Oracles, IBMs y Microsofts, su valor estratégico se relacionaba con proteger sus redituables negocios de bases de datos ante un producto gratuito que hacía el 80% o más de lo que ofrecían sus costosas contrapartes. Aunque este era un buen ejemplo de valor estratégico, resultó no ser el más importante. En ese momento Sun estaba en serios problemas, mientras su costoso hardware comenzaba a perder terreno ante los más económicos servidores Linux. Sun necesitaba rápidamente una respuesta a esa amenaza. Adquirir MySQL le permitiría a Sun integrar ciertas ventajas específicas en la base de datos, haciendo que los sitios web construidos con Sun/MySQL corrieran 10 veces más rápido que en las opciones de la competencia. Con la propia sobrevivencia de Sun en juego, era muy estratégico (y un importante factor para que Oracle adquiriera Sun seis meses después).

Aunque la compra de Github por parte de Microsoft es una noticia importante, es apenas otro ejemplo de una verdad básica acerca de las empresas emergentes de alta tecnología: El valor estratégico, no el financiero, es el que impulsa la mayoría de las historias de éxito. Si usted reorienta su pensamiento hacia esta tesis, darle sentido al loco mundo de Silicon Valley será mucho más fácil.

“Se trata de la habilidad de crecer y prosperar como una compañía independiente”.

“El negocio de YouTube era salvajemente poco rentable, y los problemas que enfrentaba por videos subidos ilegalmente parecían virtualmente inagotables”.

“El valor estratégico, no el financiero, es el que impulsa la mayoría de las historias de éxito”.

En Silicon Valley hay básicamente dos formas de crear valor para los accionistas: financiero y estratégico. El valor financiero es de lo que se tratan las escuelas de negocios y los mercados de valores; se trata de múltiplos de ingresos, crecimiento de ventas, margen de ganancia y teorías administrativas. Se trata de la habilidad de crecer y prosperar como una compañía independiente.

Por el contrario, el valor estratégico tiene poco que ver con cualquiera de esas cosas y se relaciona casi por completo con el cómo el producto o posición de mercado de una compañía ayudan o afectan a la habilidad de otra empresa para ser exitosa. El valor estratégico no se determina por la habilidad de un negocio para hacer dinero de forma independiente, sino por su habilidad de generar ganancias para alguien más.

En otras palabras, Microsoft no está pagando $7.5 mil millones de dólares por GitHub pensando en su habilidad de hacer dinero (su valor financiero). Microsoft paga por el acceso a las legiones de desarrolladores que usan diariamente los productos la biblioteca de código de Github (el valor estratégico de la compañía) – de forma que esos desarrolladores puedan ser guiados hacia el entorno de desarrollo de Microsoft, donde se gana el verdadero dinero.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Why Microsoft Is Willing to Pay So Much for GitHub

Microsoft’s $7.5 billion acquisition of GitHub is a perfect illustration of how value is ascribed differently in Silicon Valley than in the rest of the world. GitHub was acquired for close to 30 times its annual recurring revenue (an astronomical multiple). To put this in perspective, Microsoft acquired LinkedIn for $26 billion in 2016 (7.2 times LinkedIn’s revenue), in what was considered one of the richest tech deals ever.

So why the difference? The answer lies in untangling a pervasive misunderstanding of how Silicon Valley works and where these astronomical values come from.

In Silicon Valley there are basically two ways of creating shareholder value: financial and strategic. Financial value is the stuff of business school and stock markets. It’s about multiples of revenue or earnings, sales growth, profit margins and management theory. It’s about the ability to grow and prosper as an independent company.

When we talk about how the price of oil will affect Exxon Mobil’s stock price, we intuit a direct connection between what the company does (drill for oil), the price of oil and how those two things are related to the stock price. Similarly, if you run a local dry-cleaning business, the value of that business is based on how many customers you have, how much they spend, how much it costs to provide the service, and expectations of growth.

Strategic value, on the other hand, has little to do with any of those things and almost everything to do with how a company’s product or market position helps or hinders another company’s ability to be successful. Strategic value is not determined by a business’s ability to make money independently but by its ability to generate profit for someone else.

This distinction is at the heart of why a company with five people and no revenue can sell for a billion dollars, while a company with 500 people and $100 million in revenue can sell for a fraction of that amount. Although the most well-known Silicon Valley success stories, such as Apple, Facebook and Google, are hugely profitable examples of financial value, the vast majority of startup success stories aren’t about building a company capable of an initial public offering and continued growth; they’re about building something of value for someone else.

In other words, Microsoft isn’t paying $7.5 billion for GitHub for its ability to make money (its financial value). Microsoft is paying for the access it gets to the legions of developers who use GitHub’s code repository products on a daily basis (the company’s strategic value) — so that these developers can be guided into the Microsoft developer environment, where the real money is made.

Let’s look at a couple of well-known examples of strategic value. In 2006 Google acquired YouTube for what was then an eye-popping $1.6 billion. YouTube’s business was wildly unprofitable, and the liability issues it faced for illegally posted videos seemed virtually limitless. Why take on this crazy business, much less pay a huge premium for it? It wasn’t because of YouTube’s ability to make money in the future. It’s still unclear, 10 years later, whether YouTube is profitable. It was because YouTube had immense strategic value to Google (in this case, the ability to block a competitor from encroaching on its very profitable search business). Google’s acquisition of YouTube is now widely considered one of the best deals ever made.

Another example is Sun Microsystems’ billion-dollar acquisition of MySQL (where I was an executive at the time) in 2007. MySQL’s main product was a free, open-source database that was extremely easy to use and provided the back-end functionality for just about every website in existence. The company’s revenue was minimal, and its overall business model was speculative at best — and yet the company had multiple suitors willing to pay large sums to acquire it.

MySQL’s value was strategic, not financial. To the Oracles, IBMs and Microsofts, its strategic value was related to protecting their profitable database businesses from a free product that did 80% or more of what their expensive solutions did. While this was a good example of strategic value, it turned out it wasn’t even the most important. At the time Sun was in serious trouble as less expensive commodity Linux servers began to undermine its expensive hardware. Sun needed an answer to this threat, and it needed one fast. For Sun, acquiring MySQL would allow it to build certain Sun-specific advantages into the database that would make websites built on Sun/MySQL run 10 times faster than on competing solutions. With the very survival of Sun on the line, this was very strategic indeed (and a major factor in Oracle’s acquiring Sun six months later).

While Microsoft’s acquisition of GitHub is major news, it’s just another illustration of a basic truth about high-tech startups: Strategic, not financial, value is what drives most success stories. If you reorient your thinking around this thesis, making sense of the crazy world of Silicon Valley will be much easier.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print