¿Un Hard Brexit paralizaría la economía digital de la Unión Europea?

Tras múltiples ataques terroristas, una elección emergente con un resultado sorpresivo y un devastador incendio en Londres, los funcionarios del Reino Unido tenían mucho que pensar mientras avanzaban al inicio de las negociaciones del Brexit en junio pasado. Reino Unido tuvo el peor desempeño entre las economías avanzadas, con un mísero crecimiento del 0.2%, acompañado de una caída en el valor de la Libra y un aumento de la inflación.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Tras múltiples ataques terroristas, una elección emergente con un resultado sorpresivo y un devastador incendio en Londres, los funcionarios del Reino Unido tenían mucho que pensar mientras avanzaban al inicio de las negociaciones del Brexit en junio pasado. Se les asignó negociar una salida de la Unión Europea al tiempo en que la economía británica está mostrando signos de estrés. Durante el primer trimestre del 2017, el Reino Unido tuvo el peor desempeño entre las economías avanzadas, con un mísero crecimiento del 0.2%, acompañado de una caída en el valor de la Libra y un aumento de la inflación.

Por ende uno podría suponer que, al entrar en las negociaciones del Brexit, consideradas como “las negociaciones más importantes en la historia del país,” el Reino Unido está negociando desde una posición fracturada. La suposición es que el Reino Unido es débil, mientras que la Unión Europea es fuerte. Sin embargo, esto no es completamente cierto -en especial si consideramos la economía digital.

En el panorama de la economía digital, la Unión Europea estaría perdiendo a una verdadera estrella. El sector digital es uno de los elementos más dinámicos e innovadores de las economías del Reino Unido y la Unión Europea -y de los países en todos lados. Tan sólo en el Reino Unido equivale al 16% de la producción nacional, 10% del empleo y 24% de las exportaciones.

Como parte de un análisis del Digital Evolution Index 2017,desarrollado por The Fletcher School en la universidad de Tuftsy por MasterCard, analizamos cómo se desempeña el Reino Unido en comparación con sus principales colegas europeos. Las cuatro dimensiones que examinamos fueron oferta, demanda, instituciones e innovación.

El Reino Unido se desempeña mejor en estas dimensiones, comparándolo con sus pares más significativos (Alemania, Francia, España e Italia), mientras que los países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia) promedian aproximadamente el mismo desempeño que el Reino Unido. Cuando se toma en cuenta cómo la economía digital británica se desempeña a lo largo del tiempo, su fortaleza se vuelve incluso más notoria.

¿Cómo podría afectar un Brexit “duro” este fuerte desempeño? En este escenario, el Reino Unido se separaría por completo de la Unión Europea y rechazaría las “cuatro libertades” de las que disfrutan los miembros de esta: libre movimiento de personas, bienes, capital y servicios. Mientras los negociadores consideran estos temas, deberían tener en mente una quinta libertad: ¿cómo afectaría el Brexit al libre movimiento de información?

El sector digital del Reino Unido depende en buena medida de relaciones transfronterizas, especialmente con la Unión Europea. He aquí cómo:

— El sector digital del reino unido depende de una cadena de valor transfronteriza. Un estudio reciente, comisionado por TechUK brinda información sobre lo que podría estar en juego para el futuro de las fortalezas digitales del Reino Unido en las negociaciones del Brexit. La

mitad de los insumos para bienes y servicios digitales en el Reino Unido son importados, mientras que se exporta el 20% de la demanda final de bienes y servicios en todo el sector digital -con muchos de ellos dirigiéndose a Europa. Casi una quinta parte de los trabajadores digitales del Reino Unido son extranjeros, incluyendo un 6% del talento del sector que proviene de países de la Unión Europea. La mitad de todo el comercio en servicios está habilitada digitalmente y depende de flujos de datos. El Reino Unido representa un 11.5% de todos los flujos de datos internacionales a nivel global (tres cuartas partes son entre el Reino Unido y países de la Unión Europea). Todos ellos estarían en riesgo con un Brexit “duro.”

— El reino unido es un centro de ventas transfronterizo de primera línea. De acuerdo con un

estudio comisionado por PayPal, el Reino Unido fue el segundo destino de compras internacionales en línea más popular para los consumidores de seis mercados clave: los Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Brasil, China y Australia. Sólo a los Estados Unidos les fue mejor. Alemania quedó en séptimo entre los siete destinos principales. 46% de los alemanes encuestados dijeron comprar en páginas de Internet del Reino Unido, casi tanto como un 48% de los alemanes que dijeron comprar en páginas norteamericanas. Un Brexit “duro” afectaría esta área fundamental de la fortaleza digital del Reino Unido y tendría un impacto perjudicial para los compradores alemanes, al igual que para los de otras partes de la Unión Europea.

— La innovación digital del reino unido se beneficia del acceso transfronterizo. Como sugiere el desempeño del Reino Unido en las cuatro dimensiones, una fortaleza clave es la innovación. El Brexit tendría cinco factores de riesgo para las economías afectadas por el cambio. Cada uno tiene un enorme efecto en la habilidad para innovar: el potencial para la rápida toma de decisiones, la escasez de talentos, las barreras para escalar empresas, la fragmentación de los clústeres de innovación y las regulaciones que impiden acceso a mercados y consumidores.

Es esencial que los negociadores del Brexit y el público británico tengan en mente los motores de la fortaleza digital del Reino Unido y la dependencia de su sector digital respecto a los flujos transfronterizos. Quizá un Reino Unido liberado de la Unión Europea podría desarrollar otras fortalezas para impulsar su economía digital. Sin embargo, por ahora mucho de ello no está claro. Las negociaciones del Brexit podrían depender de cuáles y qué tanto de las “cuatro libertades” de la Unión Europea se mantengan. Es indispensable que los negociadores no omitan la quinta libertad propuesta aquí: información. Las fortalezas y vulnerabilidades de la economía digital del Reino Unido son un recordatorio de todo lo que está en riesgo cuando estas libertades se abandonan.

 

“El sector digital es uno de los elementos más dinámicos e innovadores de las economías del Reino Unido y la Unión Europea -y de los países en todos lados”.

“Cuando se toma en cuenta cómo la economía digital británica se desempeña a lo largo del tiempo, su fortaleza se vuelve incluso más notoria”.

“El Brexit tendría cinco factores de riesgo para las economías afectadas por el cambio”.

Tras múltiples ataques terroristas, una elección emergente con un resultado sorpresivo y un devastador incendio en Londres, los funcionarios del Reino Unido tenían mucho que pensar mientras avanzaban al inicio de las negociaciones del Brexit en junio pasado. ¿Cómo podría afectar un Brexit “duro” este fuerte desempeño?

El sector digital del Reino Unido depende en buena medida de relaciones transfronterizas, especialmente con la Unión Europea. He aquí cómo:

  • El sector digital del reino unido depende de una cadena de valor transfronteriza.
  • El reino unido es un centro de ventas transfronterizo de primera línea.
  • La innovación digital del reino unido se beneficia del acceso transfronterizo.

Es esencial que los negociadores del Brexit y el público británico tengan en mente los motores de la fortaleza digital del Reino Unido y la dependencia de su sector digital respecto a los flujos transfronterizos. Quizá un Reino Unido liberado de la Unión Europea podría desarrollar otras.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Would a Hard Brexit Cripple the EU’s Digital Economy?

After multiple terror attacks, a snap election with a surprise result and a devastating fire in London, U.K. officials had plenty on their minds going into the start of Brexit negotiations in June. They are tasked with brokering a departure from the EU at the same time that the British economy is showing signs of stress. During the first quarter of 2017, the U.K. was the worst performer among all advanced economies, with a paltry 0.2% growth, accompanied by a fall in the value of the pound and rising inflation.

So one might assume that going into the Brexit talks, billed as “the most important negotiations in the country’s history,” the U.K. is negotiating from a fractured position. The presumption is that the U.K. is weak, while the EU is strong. But that isn’t entirely true — especially if you consider the digital economy.

In the digital economy landscape, the EU would be losing a genuine star. The digital sector is one of the most dynamic and innovative elements of the economies of the U.K. and the EU — and of countries everywhere. In the U.K. alone it accounts for 16% of domestic output, 10% of employment and 24% of exports.

As part of an analysis of the Digital Evolution Index 2017, developed by The Fletcher School at Tufts University and MasterCard, we analyzed how the U.K. performs relative to its major European peers. The four dimensions we examined were supply, demand, institutions and innovation.

The U.K. performs better on these dimensions relative to its most significant peers (Germany, France, Spain and Italy), while the Nordic countries (Denmark, Finland, Norway and Sweden) average about the same performance as the U.K. When you factor in how the U.K.’s digital economy performs over time, its strengths become even more apparent.

How might a “hard” Brexit disrupt this strong performance? In this scenario, the U.K. would make a clean break from the EU and reject the “four freedoms” that EU members enjoy: free movement of people, goods, capital and services. As negotiators consider these issues, they should keep in mind a fifth freedom: How would Brexit affect the free movement of data?

The U.K.’s digital sector relies heavily on cross-border relationships, especially with the EU. Here’s how:

— THE U.K.’S DIGITAL SECTOR RELIES ON A CROSS-BORDER VALUE CHAIN. A recent study commissioned by TechUK provides data on what could be at stake for the future of the U.K.’s digital strengths in the Brexit negotiations. Half of the inputs for digital goods and services in the U.K. are imported, while 20% of the final demand for goods and services in the entire digital sector is exported — with many going to Europe. Almost a fifth of the digital workers in the U.K. are foreign, with 6% of the sector’s talent from EU countries. Half of all trade in services is digitally enabled and reliant on data flows. The U.K. accounts for 11.5% of global cross-border data flows (three-quarters are between the U.K. and EU countries). All of these would be at risk with a “hard” Brexit.

— THE U.K. IS A TOP ONLINE CROSS-BORDER SHOPPING LOCATION. According to a study commissioned by PayPal, the U.K. was the second most popular online cross-border shopping destination for shoppers in six key markets: the U.S., the U.K., Germany, Brazil, China and Australia. Only the U.S. did better. Germany came in seventh among the seven top-destination countries. Forty-six percent of Germans surveyed said they shop on U.K websites, almost as much as the 48% of Germans who said they shop on American sites. A “hard” Brexit would cut into this core area of digital strength for the U.K. and have a deleterious impact on German shoppers, as well as those from other parts of the EU.

— THE U.K.’S DIGITAL INNOVATION BENEFITS FROM CROSS-BORDER ACCESS. As the U.K.’s performance across the four dimensions suggests, a key area of strength is innovation. Brexit would have five risk factors for the digital economies affected by the change. Each has a disproportionate impact on the ability to innovate: the potential for fast decision-making; talent shortages; barriers to scaling up; fragmentation of innovation clusters; and regulations that impede access to markets and customers.

It is essential that Brexit negotiators and the British public keep in mind the drivers of the U.K.’s digital strengths and how dependent its digital sector is on cross-border flows. Arguably, a U.K. freed of the EU would develop other strengths to drive its digital economy. But for now, much of that is unclear. The Brexit negotiations may hinge on which and how much of the EU’s “four freedoms” are retained. It is critical that negotiators not overlook the fifth freedom proposed here: data. The strengths and vulnerabilities of the U.K.’s digital economy are a reminder of how much is at risk when these freedoms are taken away.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.