Cómo desarrollar habilidades de planeación

Aprender a planear — especialmente si es nuevo organizando su tiempo — puede ser una experiencia frustrante. Para algunas personas, la razón podría ser su cerebro. He aquí algunos pasos clave para usar el conocimiento de su fortaleza cerebral natural y desarrollar sus habilidades de planeación.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Aprender a planear — especialmente si es nuevo organizando su tiempo — puede ser una experiencia frustrante. Para algunas personas, la razón podría ser su cerebro.

Como instructora de manejo del tiempo, he visto tener problemas para planear a algunas personas increíblemente inteligentes. Del mismo modo en que tendemos a reconocer que habilidades como la creatividad, el análisis o la escritura son mucho más sencillas para algunas personas que para otras, la facilidad de planear es algo con lo que se nace, o no. Sin embargo, esto no significa que no podamos desarrollar dichas habilidades al construir activamente neuro conexiones en nuestro cerebro, a través de la práctica persistente.

He aquí algunos pasos clave para usar el conocimiento de su fortaleza cerebral natural y desarrollar sus habilidades de planeación.

Reconozca sus fortalezas y debilidades: Si el planear es extremadamente difícil, la parte trasera del lado izquierdo de su cerebro probablemente no es dominante. Para descubrir qué parte de su cerebro domina, complete la autoevaluación en el libro “Thriving in Mind,” o participe en una evaluación más formal, conocida como Benziger Thinking Styles. Aprender más acerca de su estilo natural de pensamiento puede ayudarlo a entender lo que funcionará mejor para usted.

Acepte la dificultad: Si pensamos que algo debería ser fácil cuando es difícil, tendemos a molestarnos y es más probable que renunciemos. Sin embargo, si tenemos expectativas de que una tarea será difícil, de todos modos, podríamos fallar, pero estaremos más dispuestos a trabajar los problemas, pues entendemos que el desafío es parte del proceso.

Abandone el pensamiento de todo o nada: Algunas personas piensan que deben seguir sus planes a la perfección, o su esfuerzo se habrá desperdiciado. En lugar de ello, pruebe observar el aprendizaje como un proceso donde la mejoría cuenta y cada día importa. Esto desarrollará su resiliencia, porque no se condenará tanto a sí mismo cuando se desvíe del plan, y por ende será más fácil regresar al camino.

Encuentre sistemas que funcionen: en lugar de forzarse a un proceso de agenda establecido, encuentre un sistema que funcione para usted, ya sea usando notas adhesivas, pizarrones, hojas de cálculo o aplicaciones de su teléfono. Experimente hasta encontrar la opción correcta.

Recurra a los cerebros de otras personas: Si conoce personas que se destaquen en la planeación o tengan buenas habilidades organizacionales, pídales su consejo y aporte. Podrían ofrecerle soluciones a problemas que lo abruman.

Siga tratando: Cuando se sienta frustrado en el proceso de planear, tenga autocompasión por sus errores; reenfóquese cuando se distraiga y ajuste su plan cuando surjan nuevos temas.

Entender qué sucede en su cerebro conforme adquiere habilidades de manejo del tiempo puede hacer una diferencia dramática en su habilidad de planear. Cuando se convence a sí mismo de que puede cambiar y acepta que necesitará trabajar más duro que la mayoría, tendrá una probabilidad mucho más elevada de mejorar su planeación.

“Aprender más acerca de su estilo natural de pensamiento puede ayudarlo a entender lo que funcionará mejor para usted”.

“Podrían ofrecerle soluciones a problemas que lo abruman”.

“Cuando se convence a sí mismo de que puede cambiar y acepta que necesitará trabajar más duro que la mayoría, tendrá una probabilidad mucho más elevada de mejorar su planeación”.

Aprender a planear — especialmente si es nuevo organizando su tiempo — puede ser una experiencia frustrante. Para algunas personas, la razón podría ser su cerebro.

He aquí algunos pasos clave para usar el conocimiento de su fortaleza cerebral natural y desarrollar sus habilidades de planeación.

  • Reconozca sus fortalezas y debilidades
  • Acepte la dificultad
  • Abandone el pensamiento de todo o nada
  • Encuentre sistemas que funcionen
  • Recurra a los cerebros de otras personas
  • Siga tratando

Entender qué sucede en su cerebro conforme adquiere habilidades de manejo del tiempo puede hacer una diferencia dramática en su habilidad de planear.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Título

Learning how to plan — especially if you’re new to organizing your time — can be a frustrating experience. And for some individuals, the reason could be their brains.

As a time management coach, I’ve seen some incredibly intelligent people struggle to plan. Just as we tend to recognize that skills like creativity, analysis or writing can come much easier to some than to others, ease with planning is something that we’re either born with or we’re not. But it doesn’t mean that we can’t develop those skills by actively building neuroconnections in our brain through persistent practice.

Here are some key steps for using knowledge of your natural brain strength to build your planning skills.

― RECOGNIZE YOUR STRENGTHS AND WEAKNESSES: If you find planning extremely difficult, the back-left part of your brain is probably not dominant. To find out what part of your brain dominates, complete the self-assessment in the book “Thriving in Mind,” or participate in the more formal Benziger Thinking Styles Assessment. Learning more about your natural thinking style can help you better understand what works best for you.

― ACCEPT THE DIFFICULTY: If we think something should be easy when it’s hard, we tend to get upset and are more likely to give up. But if we set expectations that a task will be difficult, we may still flounder, but we’re more willing to work through any issues, since we understand that challenge is part of the process.

― LET GO OF ALL-OR-NOTHING THINKING: Some people think that they must follow their plans perfectly, or their efforts have been wasted. Instead, try to view learning as a process where improvement counts and every day matters. This will build your resilience because you won’t beat yourself up as much when you deviate from your plan, and in turn, you will find it easier to get back on track.

― FIND SYSTEMS THAT WORK: Instead of forcing yourself into an established scheduling process, find a system that works for you, whether it’s using sticky notes, whiteboards, spreadsheets or apps on your phone. Experiment until you find the right fit.

― BORROW OTHER PEOPLE’S BRAINS: If you know people who excel in planning or have good organizational skills, ask for their advice and insight. They may be able to offer solutions to problems that overwhelm you.

― KEEP TRYING: When you find yourself getting frustrated in the process of planning, have self-compassion when you make mistakes, refocus when you get distracted and adjust your plan when new issues crop up.

Understanding what’s going on in your brain as you acquire time management skills can make a dramatic difference in your ability to plan. When you convince yourself that you can change and accept that you’ll need to work harder than most, you’ll have a much higher chance of improving your planning.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print