Cómo ser un exitoso y bien remunerado conferencista

El hablar en público tiende a ser una labor de amor u odio. Algunos profesionales aborrecen la posibilidad, deseando que no se les solicitara. Otros -y he escuchado a muchos- sueñan con desarrollar una carrera lateral como conferencistas pagados.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

El hablar en público tiende a ser una labor de amor u odio. Algunos profesionales aborrecen la posibilidad, deseando que no se les solicitara. Otros -y he escuchado a muchos- sueñan con desarrollar una carrera lateral como conferencistas pagados.

De hecho, los ingresos pueden ser atractivos. Los principales conferencistas del mundo corporativo suelen obtener de $20,000 a $35,000 dólares por conferencias de alto perfil de una hora de duración e incluso los que son relativamente novatos pueden ganar $5,000 por evento — es decir, si logran ser contratados.

Si está interesado en desarrollar un negocio como conferencista pagado, he aquí algunos puntos clave para tener en mente:

1.- Los despachos no lo ayudarán: Un despacho de conferencistas — que reúne una base de datos de conferencistas a quienes representa, algunos de forma exclusiva y otros de forma no exclusiva- es contratado generalmente por corporaciones o asociaciones para ayudarlos a encontrar y agendar conferencistas para eventos. Pueden ser útiles, pero esta es la verdad: hasta que usted pueda traer eventos por sí mismo, no estarán ni siquiera remotamente interesadas en usted. Ellas ganan a través de comisiones (en ocasiones hasta de un sólido 25%) agendando a las Hillary Clintons y Colin Powells del mundo, no dándole a usted un evento de $5,000 dólares. Algunos novatos ven a los despachos como una panacea -que una vez que han sido elegidos para ser representados, las oportunidades caerán mágicamente en su regazo. Eso simplemente no sucede. Incluso si usted logra trabajar con despachos, hasta que alcance un cierto umbral de precio y popularidad, no van a gastar ninguna energía promocionándolo.

2.- Promociónese en forma indirecta: De hecho, tendrá mucha más distinción si evita promocionarse directamente como conferencista. Como señala Michael Parrish DuDell, autor de “Shark Tank: Jump Start Your Business,” el solo acto de promocionarse a usted mismo disminuye su percepción de credibilidad. “Al salir y venderse como conferencista, está disminuyendo la proposición de valor de lo que hace,” explica. Para atraer clientes potenciales, pídales que lo recomienden como conferencista a contactos que ya lo conocen y aprecian, o cree contenido (por ejemplo, un artículo sobre un tema en especial) que atraiga clientes potenciales hacia usted.

3.- Esté dispuesto a hablar gratis: Es incómodo, pero casi inevitable: Antes de obtener su primer compromiso pagado como conferencista, seguramente tendrá que dar muchos gratuitos. De cierta forma, es un proceso saludable: entre más experiencia tenga, mayores serán sus oportunidades para pulir su estilo y volverse excelente en el escenario (y digno de ser pagado). Además, las charlas gratuitas, si son bien elegidas, también pueden ser valiosas para usted por otras razones, como el trabajo en red y la exposición ante clientes potenciales.

El proceso de construir una carrera como conferencista pagado no sucede de la noche a la mañana -de hecho, puede tomar muchos años. Sin embargo, si usted habla gratuitamente ante las audiencias correctas para construir impulso, y simultáneamente trabaja para cultivar credibilidad a través de referencias y creación de contenido, estará bien encaminado.

“Los principales conferencistas del mundo corporativo suelen obtener de $20,000 a $35,000 dólares por conferencias de alto perfil de una hora de duración”.

“Para atraer clientes potenciales, pídales que lo recomienden como conferencista a contactos que ya lo conocen y aprecian, o cree contenido que atraiga clientes potenciales hacia usted”.

“El proceso de construir una carrera como conferencista pagado no sucede de la noche a la mañana -de hecho, puede tomar muchos años”.

El hablar en público tiende a ser una labor de amor u odio. De hecho, los ingresos pueden ser atractivos. Si está interesado en desarrollar un negocio como conferencista pagado, he aquí algunos puntos clave para tener en mente:

1.- Los despachos no lo ayudarán: Un despacho de conferencistas — que reúne una base de datos de conferencistas a quienes representa, algunos de forma exclusiva y otros de forma no exclusiva- es contratado generalmente por corporaciones o asociaciones para ayudarlos a encontrar y agendar conferencistas para eventos.

2.- Promociónese en forma indirecta: De hecho, tendrá mucha más distinción si evita promocionarse directamente como conferencista.

3.- Esté dispuesto a hablar gratis: Es incómodo, pero casi inevitable: Antes de obtener su primer compromiso pagado como conferencista, seguramente tendrá que dar muchos gratuitos.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How to Land Your First Paid Speaking Gig

Public speaking tends to be a love-or-hate pursuit. Some professionals loathe the prospect, wishing it weren’t required of them. Others — and I hear from many — dream of developing a paid speaking career on the side.

Indeed, the economics can be enticing. Top speakers in the corporate world often command $20,000-$35,000 for one-hour keynotes and even relative beginners can earn $5,000 for an engagement — if, that is, they can get booked.

If you’re interested in developing a paid speaking business, here are a few key points to keep in mind:

— BUREAUS WON’T HELP YOU: A speakers’ bureau — which assembles a database of speakers whom it represents, some exclusively and some nonexclusively — is generally hired by corporations or associations to help them find and book speakers for events. They can be helpful, but here’s the truth: Until you can bring in engagements on your own, they are not remotely interested in you. They make their payroll through commissions (often a hefty 25%) booking the Hillary Clintons and Colin Powells of the world, not by placing you with a $5,000 engagement. Some newbies view bureaus as a panacea — that once you’re chosen to be represented, opportunities will magically fall into your lap. That simply doesn’t happen. Even if you’re able to work with bureaus, until you reach a certain threshold of price and popularity, they’re not going to expend any energy marketing you.

— MARKET YOURSELF INDIRECTLY: You actually have far more cachet when you avoid marketing yourself directly as a speaker. As Michael Parrish DuDell, author of “Shark Tank: Jump Start Your Business,” notes, the very act of marketing yourself diminishes your perceived credibility. “By going and selling yourself as a speaker, you’re discounting the value proposition of what you do,” he says. To attract potential clients, ask contacts who already know and like you to recommend you as a speaker or create content (for example, write an article on a special subject) that will attract potential clients to you instead.

— BE WILLING TO SPEAK FOR FREE: It’s annoying, but almost inevitable: Before you land your first paid speaking engagement, you’ll likely have to give many free ones. In some ways, it’s a healthy process: The more experience you have, the more chances you’ll have to hone your style and become excellent onstage (and worthy of being paid). And free talks, if well chosen, can still be valuable for you for other reasons, such as networking and exposure to potential clients.

The process of building a paid speaking career doesn’t happen overnight — in fact, it may take several years. But if you speak to the right audiences for free to build momentum, and simultaneously work to cultivate credibility through referrals and content creation, you’ll be well on your way.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print