Qué hacer cuando los compromisos personales y profesionales compiten por su tiempo

Tiene eventos simultáneos. Estas situaciones pueden detonar culpa y estrés. Como instructora de manejo del tiempo, he descubierto que hay dos distintos componentes que debe atender para minimizar tanto la culpa como el estrés.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Tiene eventos simultáneos. No es sólo una reunión agendada encima de otra, es algo familiar que choca con un compromiso de trabajo. Estas situaciones pueden detonar culpa y estrés. Culpa por que siente que está decepcionando a los demás –sin importar que decida, perderá. Y estrés, porque literalmente no puede estar en dos lugares a la vez.

Como instructora de manejo del tiempo, he descubierto que hay dos distintos componentes que debe atender para minimizar tanto la culpa como el estrés.

Primero, incluya tiempo en su calendario para pensar sobre cómo quiere priorizar su tiempo cuando colisionen los compromisos profesionales y personales. Cada persona debe determinar esta priorización por sí misma, pues existen diferencias dramáticas entre las preferencias, especialmente entre diversas culturas. Una vez que ha determinado un modo general sobre cómo quiere tomar decisiones, tal vez pueda tomar decisiones con menos –o incluso potencialmente nada de- culpa.

A continuación, expanda su pensamiento sobre el número de opciones que tiene disponibles en situaciones donde quisiera duplicarse, pero no puede. Algunas personas retroceden demasiado rápido a un enfoque de todo-o-nada, lo que significa que estarán completamente involucradas en un compromiso y desvinculadas del otro.

Por el contrario, hay al menos otras cuatro opciones potenciales a considerar:

Delegue. Aunque no puede estar en dos lugares a la vez, alguien más podría ir en su lugar. En el trabajo quizá otro colega podría representar a su departamento en una junta o evento. En casa, podría potencialmente acordar un acuerdo con un vecino para que recoja a sus hijos después de la escuela.

Divida el tiempo. Algunas veces puede obtener la mayor parte del valor incluso si sólo está presente una parte del tiempo. Por ejemplo, podría asistir a la parte de bienvenida social de un evento profesional, pero irse antes de la comida, de forma que logre ver la mayor parte del juego de su hijo.

Presencia virtual. Estar virtualmente presente en momentos claves puede hacer una enorme diferencia. Por ejemplo, quizá no asista al torneo de oratoria de su hijo, pero hable por teléfono entre las reuniones. O quizá deba estar en una reunión de ventas, pero le hablará a su hija antes de su competencia de gimnasia, para ver cómo le va y que lo mantenga actualizado a través de mensajes de texto.

Invierta de antemano. Finalmente, cuando realmente necesite estar plenamente en el trabajo o en compromisos familiares, puede encontrar formas de tener presencia si planea con antelación. Cuando deba perderse una importante junta laboral, vea la agenda y envíe por correo electrónico los argumentos que quiera contribuir a la discusión. Si no puede ir al show de su hijo, asista al menos al ensayo de vestuario. Hacer un esfuerzo de antemano para estar presente demuestra que usted se interesa.

“Cada persona debe determinar esta priorización por sí misma, pues existen diferencias dramáticas entre las preferencias, especialmente entre diversas culturas”.

“En casa, podría potencialmente acordar un acuerdo con un vecino para que recoja a sus hijos después de la escuela”.

“Hacer un esfuerzo de antemano para estar presente demuestra que usted se interesa”.

Como instructora de manejo del tiempo, he descubierto que hay dos distintos componentes que debe atender para minimizar tanto la culpa como el estrés.

Primero, incluya tiempo en su calendario para pensar sobre cómo quiere priorizar su tiempo cuando colisionen los compromisos profesionales y personales. A continuación, expanda su pensamiento sobre el número de opciones que tiene disponibles en situaciones donde quisiera duplicarse, pero no puede.

Por el contrario, hay al menos otras cuatro opciones potenciales a considerar:

  • En el trabajo quizá otro colega podría representar a su departamento en una junta o evento.
  • Divida el tiempo. Algunas veces puede obtener la mayor parte del valor incluso si sólo está presente una parte del tiempo.
  • Presencia virtual. Estar virtualmente presente en momentos claves puede hacer una enorme diferencia.
  • Invierta de antemano. Finalmente, cuando realmente necesite estar plenamente en el trabajo o en compromisos familiares, puede encontrar formas de tener presencia si planea con antelación.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

What to Do When Personal and Professional Commitments Compete for Your Time

You’re double booked. It’s not just one meeting scheduled over another. It’s something for your family at odds with a work commitment. These situations can trigger guilt and stress. Guilt because you feel like you’re letting others down — no matter what you decide, you will lose. And stress because you can’t literally be in two places at once.

As a time management coach, I’ve found that there are two different components that you must address to minimize both guilt and stress.

First, put time in your calendar to think about how you want to prioritize your time when professional and personal commitments collide. Each person must determine this prioritization for themselves because dramatic differences exist between individuals’ preferences, especially across cultures. Once you’ve determined a general working model for how you want to make decisions, then you can make choices with less — or even potentially no — guilt.

Next, expand your thinking on the number of options available to you in situations where you wish you could bilocate but can’t. Some people revert too quickly to an all-or-nothing approach, meaning they’re completely engaged in one commitment and disengaged in another.

But there are at least four other potential options to consider:

DELEGATE. Although you can’t be two places at once, someone else may be able to go in your place. At work, perhaps another colleague could represent your department at a meeting or event. At home, you could potentially work out a carpool situation with a neighbor if after-school pickup is an issue.

TIME SPLIT. Sometimes you can get most of the value even if you show up for just part of the time. For example, you could attend the meet-and-greet portion of a professional event, but leave before dinner so you can still see most of your son’s game.

VIRTUAL PRESENCE. Being virtually present at key times can make a huge difference in how supported people feel. For instance, maybe you attend your son’s speech tournament, but you call in to meetings. Or perhaps you must be at a sales meeting, but you call your daughter before her gymnastics meet to see how she’s doing and get updates via text throughout.

INVEST IN ADVANCE. Finally, for the times that you really do need to be all-in for work or family commitments, you can still find a way to have a presence with some forethought. When you must miss an important work meeting, look over the agenda in advance and email out thoughts you want to contribute to the discussion. If you can’t go to your son’s actual show, go see the dress rehearsal. Making an effort to be present in advance makes a statement that you care.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print