Cómo los gerentes pueden evitar el tener favoritos

EEs natural tener relaciones diferentes con distintas personas en el trabajo. Sin embargo, cuando el jefe favorece a un empleado sobre otro, el ánimo y la productividad sufren. He aquí algunas estrategias para asegurar justicia.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Es naturaleza humana el que algunos colegas nos agraden más que otros. Sin embargo, cuando usted es el jefe, tratar diferenciadamente a los subordinados directos — y especialmente el tener favoritos — es imprudente e injusto. ¿Qué pasos puede dar para asegurarse de que no le muestra a nadie un trato especial?

“Cuando se trata de tener favoritos, no importa qué tan justo crea ser, y no importa qué tan elevada sea su inteligencia emocional, probablemente es culpable,” dice Robert Sutton, profesor de la universidad de Stanford y coautor de “Scaling Up Excellence.”

Es natural tener relaciones diferentes con distintas personas en el trabajo.

“Con buena razón, usted recurre a las personas que considera colegas excelentes,” dice Karen Dillon, autora de la “HBR Guide to Office Politics.”

Sin embargo, cuando el jefe favorece a un empleado sobre otro, el ánimo y la productividad sufren. He aquí algunas estrategias para asegurar justicia:

  • Reconozca los peligros: “Si siempre está enfocado únicamente en elegir a su equipo de ensueño,” dice Dillon, “Está poniendo todos sus huevos en una sola canasta.” Esos favoritos podrían no quedarse siempre con su organización. Esto limita lo que su equipo puede lograr, al igual que las carreras de los integrantes individuales.
  • Lleve registro de quién hace qué: Haga un esfuerzo consciente para dividir las asignaciones de forma equitativa. Pregúntese “¿de quién es el turno?” Cosas simples, como rotar quién dirige la reunión semanal del equipo, pueden ayudar a proyectar justicia.
  • Sea incluyente: Otra estrategia es pensar incluyentemente mientras distribuye tareas, dice Dillon. “Cuando esté eligiendo un equipo, piense: ¿puedo añadir un puesto más, incluso en un rol menor?” Aliente a todos sus subordinados a alzar la voz y hablar.
  • Obtenga la perspectiva de alguien externo: Si está preocupado acerca de favorecer a ciertos empleados por encima de otros, Sutton sugiere pedirle a un colega de otro departamento o división que los acompañe en una de sus reuniones de equipo y le “brinde retroalimentación respecto a dónde está enfocando usted su energía y atención.” También quizá quiera preguntarle su aporte sincero a uno de sus pares que regularmente trabaje con su equipo.
  • Encuentre algo que tengan en común: Si sabe que tiene una tendencia a tener favoritos, o al menos a evitar a ciertos integrantes del grupo, porque no son sus favoritos, busque áreas de interés en común. Al cultivar conversaciones acerca de estas áreas “pasará de negativo a neutral,” dice Dillon.
  • Sea empático: Si hay una persona en su equipo a la que simplemente no soporta, Sutton dice que usted debe “hacer lo mejor que pueda para desarrollar empatía por ella.” Recuerde, “la empatía no se trata de hacer sentir bien a las personas.” En lugar de ello, es acerca de reconocer y apreciar los sentimientos de otros.
  • Entienda que está bien darle más atención ocasionalmente a algunos empleados: Hay una diferencia entre tener empleados favoritos y hacer una elección estratégica sobre dónde gastar su tiempo y esfuerzo. Dirigir su atención y energía gerencial hacia empleados que merecen el foco en ciertas situaciones es lógico y razonable.

“Si siempre está enfocado únicamente en elegir a su equipo de ensueño, está poniendo todos sus huevos en una sola canasta”.

“Cuando esté eligiendo un equipo, piense: ¿puedo añadir un puesto más, incluso en un rol menor?”.

“Hay una diferencia entre tener empleados favoritos y hacer una elección estratégica sobre dónde gastar su tiempo y esfuerzo”.

Es natural tener relaciones diferentes con distintas personas en el trabajo. Sin embargo, cuando el jefe favorece a un empleado sobre otro, el ánimo y la productividad sufren. He aquí algunas estrategias para asegurar justicia:

  • Reconozca los peligros
  • Lleve registro de quién hace qué
  • Sea incluyente
  • Obtenga la perspectiva de alguien externo
  • Encuentre algo que tengan en común
  • Sea empático
  • Entienda que está bien darle más atención ocasionalmente a algunos empleados

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How Managers Can Avoid Playing Favorites

It’s human nature to like some colleagues more than others. But when you’re the boss, treating direct reports differently — and especially playing favorites — is unwise and unfair. What steps can you take to make sure you don’t show anyone special treatment?

“When it comes to playing favorites, no matter how fair you think you’re being and no matter how high you think your emotional intelligence is, you’re probably guilty,” says Robert Sutton, Stanford University professor and co-author of “Scaling Up Excellence.”

It’s natural to have different relationships with different people at work.

“With good reasons, you default to the people you consider to be excellent colleagues,” says Karen Dillon, author of the “HBR Guide to Office Politics.”

But when a manager favors one employee over another, morale and productivity suffer. Here are some strategies to ensure fairness.

— RECOGNIZE THE DANGERS: “If you’re narrowly focused on always picking your dream team,” Dillon says, “You’re putting all your eggs in one basket.” Those favorites might not stay with your organization forever. This limits what your team is able to accomplish as well as individual team members’ careers.

— KEEP TRACK OF WHO’S DOING WHAT: Make a conscious effort to divvy up assignments in an equitable way. Ask yourself, “Whose turn is it?” Simple things like rotating who leads the weekly team meeting can help project fairness.

— BE INCLUSIVE: Another strategy is to think inclusively as you distribute assignments, says Dillon. “When you’re picking a team, think, ‘Can I add one more position, even in a minor role?’” Encourage all of your reports to speak up and have their say.

— GET AN OUTSIDER’S PERSPECTIVE: If you’re worried that you’re favoring certain employees over others, Sutton suggests asking a colleague from another department or division to sit in on one of your team meetings and “give you feedback on where you’re focusing your energy and attention.” You might also ask a peer who regularly works with your team for candid input.

— FIND SOMETHING YOU HAVE IN COMMON: If you know you have a tendency to play favorites, or at least avoid a certain team member because they aren’t your favorite, look for areas of common interest. By cultivating conversations around those areas, “you will go from negative to neutral,” says Dillon.

— BE EMPATHETIC: If there’s a person on your team whom you just can’t stand, Sutton says you must “do the best you can to develop empathy for that person.” Remember, “Empathy is not about making people feel good.” Rather, it’s about recognizing and appreciating the feelings of others.

— REALIZE IT’S OK TO GIVE CERTAIN EMPLOYEES MORE ATTENTION AT TIMES: There’s a difference between having pet employees and making a strategic choice about where to expend your time and effort. Directing your managerial attention and energy toward employees who deserve the spotlight in certain situations is both logical and reasonable.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print