Domine el cómo entrar a un cuarto

texto alt

¿Cómo puede usted ejercer influencia y ser empático a la vez? Comienza por cómo entra en el cuarto. Aquí le decimos cómo.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Un ejecutivo de la industria de las aerolíneas ha sido promovido regularmente a lo largo de más de dos décadas porque es bueno en las crisis. Es tranquilo, competente y tiene autoridad cuando el resto del equipo entra en pánico. Pero ahora se encuentra a cargo de una gran parte de la compañía –y de un gran número de empleados. Y la junta directiva le está pidiendo algo diferente: él necesita motivar a las personas.

Para ello tiene que mostrar su sentimientos –demostrarle a la gente que le importa- algo que ha escondido por más de 20 años. ¿Dónde comenzar? ¿Cómo puede usted ejercer influencia y ser empático a la vez?

Comienza por cómo entra en el cuarto.

Esté atento a sus pistas subconscientes. Cuando está de pie ¿toma todo su espacio, o se esconde en las esquinas? Cuando se mueve ¿lo hace confiadamente, o se escabulle? Cuando se sienta solo ¿Se encorva o se mantiene derecho? Cuando comencé a trabajar con ese ejecutivo de aerolínea noté que su tendencia era caminar a un salón tan invisiblemente como fuera posible. Sus hombros estaban caídos, sus ojos veían abajo. Al platicar resultó que, siendo un joven adolescente, había sido víctima de bullying durante cerca de 5 años. Su cuerpo llevaba el rastro de esa miseria desde entonces. No podía conectar con otros porque tenía miedo. En una crisis, sin embargo, ponía de lado sus miedos y se enfocaba en el trabajo a realizar.

Hay dos puntos esenciales aquí. El primero es que usted siempre está dando señales acerca de sus intenciones y sentimientos y lo mismo hacen todos los demás. El segundo punto es que la mayor parte del tiempo usted no le presta una atención consciente a todas esas señales –ya sea las que está presentando o las que otros le envían. Su mente subconsciente maneja todo eso. Esto determina una extraordinaria parte de las relaciones que tiene con otras personas y su influencia en ellos. Por tanto es esencial manejar estaspistas subconscientes. Una vez que usted ha formado una imagen de sí mismo y ha asumido lo que ve, o resuelto cómo mejorarla, está listo para el siguiente paso.

Enfóquese en una emoción clave. Piense en el carisma de un actor como Kevin Spacey. ¿Cómo lo logra? La mayoría de las personas piensan en el carisma como algo con lo que se nace, pero de hecho, todos tenemos nuestros momentos carismáticos. Piense en alguna ocasión en que haya entrado a una junta, o llegado a casa con su pareja y le han preguntado sin preámbulos ¿qué pasó? Usted venía rebosando de noticias –ya sea buenas o malas. Usted está emocionado, o desesperado, o triunfante, o cualquiera que sea el caso. Eso es carisma. Es realmente acerca de enfocarse. Usted necesita enfocar sus emociones antes de cualquier reunión, conversación o presentación.

Finalmente, tenga algo interesante que decir. Si usted va a ejercer influencia, usted necesita saber acerca de lo que quiere ser influyente. Más vale que haya hecho la tarea, porque todos los ojos están en usted, todos esperarán que tenga algo valioso para ellos.

Así es como usted construye influencia. Haga un inventario de cómo habitualmente se posiciona frente al mundo y corrija en caso de ser necesario. Después, enfóquese en una emoción clave para cada reunión importante. Y, tercero, el lugar donde muchos líderes comienzan erróneamente, esté preparado con algo interesante y relevante que decir.

Los líderes suelen iniciar con el contenido porque es el trabajo natural de la mente consciente. Pero la conexión o la falta de ella, comienza en el subconsciente.

“Una vez que usted ha formado una imagen de sí mismo y ha asumido lo que ve, o resuelto cómo mejorarla, está listo para el siguiente paso”.

“Usted necesita enfocar sus emociones antes de cualquier reunión, conversación o presentación”.

“La conexión o la falta de ella, comienza en el subconsciente”.

¿Cómo puede usted ejercer influencia y ser empático a la vez? Comience por cómo entra en un cuarto.

  • Esté atento a sus pistas subconscientes. Hay dos puntos esenciales aquí. El primero es que usted siempre está dando señales acerca de sus intenciones y sentimientos y lo mismo hacen todos los demás. El segundo punto es que la mayor parte del tiempo usted no le presta una atención consciente a todas esas señalas –ya sea las que está presentando o las que otros le envían.
  • Enfóquese en una emoción clave. Usted necesita enfocar sus emociones antes de cualquier reunión, conversación o presentación.
  • Finalmente, tenga algo interesante que decir. Si usted va a ejercer influencia, necesita saber acerca de lo que quiere ser influyente.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Master How You Enter a Room

An airline industry executive has been promoted regularly for more than two decades because he’s good in a crisis. He’s cool, competent and authoritative when the rest of the team is panicking. But now he finds himself in charge of a huge swath of the company – and a large number of employees. And the board is asking for something different from him: He needs to motivate people.

For that, he has to emote – to show people he cares – something he’s hidden for over 20 years. Where to start? How can you wield influence while being empathic?

It begins with how you enter a room.

+ Be aware of your unconscious cues. When you stand, are you taking up all of your space, or do you shrink into corners? When you move, do you move confidently, or do you slink? When you’re sitting alone, do you slouch or sit straight? When I began working with that airline executive, I noted that his tendency was to walk into a room as invisibly as possible. His shoulders were slumped, his eyes were down. In discussion, it turned out he had been bullied as a young teen for about five years. His body had borne the trace of that misery ever since. He couldn’t connect with others because he was afraid. In a crisis, however, he put aside his fears and focused on the job at hand.

There are two essential points here. The first is that you’re always signaling about your intentions and feelings, and so is everyone else. The second point is that most of the time you don’t pay conscious attention to all those signals – either the ones you’re putting out or the ones others are sending to you. Your unconscious mind handles all that. It determines an extraordinary amount of the relationships you have with other people and your influence upon them. Thus it’s essential to get a handle on these unconscious cues. Once you’ve formed a picture of yourself and have either embraced what you see or resolved to improve it, then you’re ready for the next step.

+ Focus on a key emotion. Think about the charisma of an actor like Kevin Spacey. How does he achieve it? Most people think of charisma as something you’re born with, but in fact we all have our charismatic moments. Think of a time when you’ve walked into a meeting, or come home to your significant other, and been asked without preamble, “What happened?” You’ve been brimming over with some news – either good or bad. You’re excited, or in despair, or triumphant, or whatever the case is. That’s charisma. It’s really about focus. You need to focus your emotions before any meeting, conversation, or presentation.

+ And finally, have something interesting to say. If you’re going to wield influence, you need to know what you want to be influential about. And you’d better have done your homework because once all eyes are upon you, everyone will expect you to have something worthwhile for them.

That’s how you build influence. Take inventory of how you habitually position yourself in front of the world and repair if necessary. Then, focus on a key emotion for any important meeting. And third, the place where most leaders mistakenly start, be prepared with something interesting and relevant to say.

Leaders often start with content because it’s the natural job of the conscious mind. But connection, or its lack, begins in the unconscious mind.

(Nick Morgan is the president and founder of Public Words and the author of “Power Cues: The Subtle Science of Leading Groups, Persuading Others and Maximizing Your Personal Impact.”)

© 2014 Harvard Business School Publishing Corp.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.