Desarrollando capacidades de ciencia conductual en su compañía

Cada vez más compañías están buscando construir un equipo de ciencia del comportamiento -que esté ubicado en el centro de su negocio y del que toda la organización pueda beneficiarse. Aunque estas iniciativas podrían producir algunos éxitos, seguramente carecerán de coordinación.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Cada vez más compañías están buscando construir un equipo de ciencia del comportamiento -que esté ubicado en el centro de su negocio y del que toda la organización pueda beneficiarse. Esto tiene sentido, porque la alternativa es que empleados de diferentes departamentos exploren perspectivas conductuales, y sus habilidades tenderán a variar: alguien en el área de marketing podría usar su conocimiento conductual para desarrollar campañas más efectivas, mientras que alguien en recursos humanos usaría el propio para enfocarse en el involucramiento de los empleados.

Aunque estas iniciativas podrían producir algunos éxitos, seguramente carecerán de coordinación. Integrar una unidad de ciencias del comportamiento en el corazón de la empresa incrementa la probabilidad de que el conocimiento se comparta, la coordinación aumente y los resultados mejoren para todos.

He aquí seis consejos a considerar cuando construya un grupo de ciencias del comportamiento en su organización.

Desarrolle la visión correcta

Todas las mejores estrategias, políticas y planes comienzan con una visión -una idea clara de cómo pretende que su compañía se beneficie de las ciencias del comportamiento. Obtener la visión correcta requerirá que se haga algunas preguntas detalladas. He aquí tres para iniciar.

¿Por qué quiere tener un equipo de ciencias del comportamiento?

¿Qué desafíos espera que la ciencia del comportamiento lo ayude a resolver?

¿Qué departamentos ya están motivados para involucrarse y seguramente se beneficiarán más?

En esta etapa también es importante pensar acerca de lo que no está en la agenda de la ciencia del comportamiento.

Sea honesto acerca de los recursos que necesitará

Una vez que haya definido un alcance realista, es vital ser honesto acerca del presupuesto y recursos que requiere. ¿Tiene los fondos para traer expertos? El mercado de la ciencia del comportamiento es especializado y todavía no madura, así que su consultora de siempre podría no tener la pericia para aconsejarlo. Si planea que el equipo de ciencia del comportamiento sea autofinanciable después de un periodo inicial, ¿cuánto tiempo tiene para hacer que esto funcione — un par de meses o un par de años?

Considere los requerimientos del equipo

Su equipo debería ser una colaboración exitosa de varias habilidades y funciones. En nuestra experiencia, un buen punto de arranque para una unidad balanceada de ciencia conductual típicamente incluye:

  • Un científico conductual o experto en economía, que conozca los principales modelos y teorías.
  • Un analista de comportamiento o gerente de proyecto, que pueda asumir partes del proceso conductual, como el diseñar encuestas, reunir información y realizar observaciones de campo, revisiones literarias y algunos análisis estadísticos simples.
  • Un científico de datos, que tenga la habilidad de trabajar con y extraer valor de una serie amplia y diversa de datos esparcida a lo largo de su organización e incluso más allá.
  • Representantes con conocimiento de los departamentos internos específicos que consulten con su equipo. Personas que entienden la industria, mercado, procesos internos, consumidores, empleados y proveedores.

Considere su modelo de sourcing

¿A quién necesita contratar? ¿Está buscando socios o proveedores externos? ¿Quién posee las competencias que necesita? ¿Cuáles serán sus responsabilidades? Estas son preguntas que deberían estar al frente cuando piensa acerca de su modelo de sourcing. Las necesidades y nivel de competencia de cada organización serán diferentes, así que no hay respuestas definidas.

Durante las etapas iniciales de una iniciativa de ciencias del comportamiento, muchas organizaciones recurren a socios externos con pericia establecida para ofrecer soluciones conductuales. Esté preparado para buscar vinculaciones con académicos, grupos de consultoría especializada y practicantes de prestigio. También asegúrese de que los socios académicos estén motivados para aplicar su trabajo al mundo real, que los grupos de consultores no sean sólo agencias que brincaron al tren de la economía de comportamiento y que los practicantes puedan mostrarle evidencia de su trabajo previo. Al final del día, el desafío al elegir la mejor opción de científicos del comportamiento para su empresa será una cuestión de costo y competencia versus escala y alcance.

Si es serio acerca de construir una capacidad interna, no le deje todo a los socios externos. Nosotros defendemos un enfoque mixto, que involucra conjuntar jefes de proyecto internos con expertos externos. Con el entrenamiento y respaldo apropiados, estos jefes de proyecto internos serán sus futuros analistas del comportamiento. Asegúrese de preguntarle a los socios externos acerca de su disposición para ayudarlo a construir competencias internas. Conforme evoluciona su capacidad conductual, busque reducir su dependencia en socios externos, reemplazándolos con recursos de casa. Sin embargo, evite cortar lazos por completo; identifique socios externos que compartan valores con usted y negocie un rol de consultoría continua para ellos

Encuentre el hogar correcto para el equipo

Hay muchos lugares en los que un grupo de ciencia conductual puede ubicarse dentro de la organización. Un sitio obvio es dentro de un departamento ya existente de excelencia operacional o desempeño.

Alternativamente, el área de recursos humanos puede ser el lugar correcto. Recomendamos que RH se involucre de todos modos, porque su perspectiva interfuncional la vuelve un buen promotor de actividades que conecten a todas las partes de la empresa.

Sin embargo, si realmente quiere abrazar la revolución conductual, piense acerca de crear un oficial en jefe de comportamiento. Esto podría sonar innecesario, pero si su compañía está planeando un gran volumen de intervenciones estratégicas, entonces ciertamente debería considerarlo. Los beneficios son claros: un equipo plenamente reconocido y dedicado, con conexión directa al CEO.

Sea claro respecto a la gobernanza

Los procesos de aprobación y gobernanza que ponga en marcha para sus capacidades de ciencia del comportamiento dependerán de su cultura corporativa y apetito por el riesgo. Sean cuales sean estos, recomendamos fuertemente dos cosas:

  • Tenga un comité de ética. En su núcleo, la ciencia del comportamiento se trata de entender e influir en los comportamientos, así que la ética de estos esfuerzos será una consideración importante. Seleccione cuidadosamente a su comité de ética, asegurándose de que sus miembros abarquen posiciones y niveles. Al menos un representante debería provenir del equipo jurídico, y los miembros deberían acordar de antemano un proceso transparente de toma de decisiones.
  • Involucre a los representantes funcionales. Antes de desplegar las intervenciones de la ciencia de comportamiento, identifique personas de los departamentos que serán afectados por ellas y busque aprobación de sus gerentes.

Finalmente, busque oportunidades para montarse en la gobernanza ya establecida. Si tiene en marcha un proceso de portafolio empresarial, encuentre formas de integrar la ciencia del comportamiento en el proceso de aprobación de proyectos. Hacerlo asegurará que su organización considere el impacto conductual de cualquier proyecto que emprenda.

Siga este consejo y se ganará reputación como una empresa con capacidades efectivas de ciencias del comportamiento, que son éticas y ofrecen una ventaja competitiva.

“Al final del día, el desafío al elegir la mejor opción de científicos del comportamiento para su empresa será una cuestión de costo y competencia versus escala y alcance”.

“Los beneficios son claros: un equipo plenamente reconocido y dedicado, con conexión directa al CEO”.

“Busque oportunidades para montarse en la gobernanza ya establecida. ”.

He aquí seis consejos a considerar cuando construya un grupo de ciencias del comportamiento en su organización:

  • Desarrolle la visión correcta
  • Sea honesto acerca de los recursos que necesitará
  • Considere los requerimientos del equipo
  • Considere su modelo de sourcing
  • Encuentre el hogar correcto para el equipo
  • Sea claro respecto a la gobernanza

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Building Behavioral Science Capability in Your Company

Increasing numbers of companies are looking to build a behavioral science team — one that is located at the very center of their business and that the whole organization can benefit from. This makes sense, because the alternative is for employees from different departments to explore behavioral insights, and their skills are likely to vary: Someone in marketing might use his behavioral knowledge to develop more effective campaigns, while someone in human resources uses hers to focus on employee engagement.

While these initiatives might produce some successes, it’s likely that they will lack coordination. Building a behavioral science unit at the heart of the organization increases the chances that knowledge is shared, coordination is improved and outcomes are improved for all.

Here are six tips to consider when building a behavioral science group in your organization.

GET THE VISION RIGHT

All the best strategies, policies and plans start with a vision — a clear idea of how you intend your company to benefit from behavioral science. Getting this vision right will require you to ask yourself some detailed questions. Here are three to get you started.

— Why do you want to have a behavioral science team?

— What challenges are you hoping behavioral science will help you solve?

— Which departments are already motivated to get involved and are likely to benefit the most?

At this stage it’s also important to think about what is not on the behavioral science agenda.

BE HONEST ABOUT THE RESOURCES YOU WILL NEED

Once you’ve set a realistic scope, it is vital to be honest about the budget and resources you require. Do you have the funds to bring in experts? The market for behavioral science is specialized and not yet mature, so your go-to consultancy may not have the expertise to advise you. If you plan for the behavioral science team to be self-financing after an initial period, how long do you have to make this work — a couple of months, or a couple of years?

CONSIDER THE TEAM’S REQUIREMENTS

Your team should be a successful collaboration of various skill sets and functions. In our experience, a good starting point for a balanced behavioral science unit typically includes:

— A behavioral scientist or economics expert schooled in the major models and theories.

— A behavioral analyst or project manager who can undertake parts of the behavioral process such as designing surveys, collecting data, and carrying out field observations, literature reviews and some simple statistical analysis.

— A data scientist who has the ability to work with and extract value from a large, diverse set of data scattered across your organization and beyond.

— Representatives with expertise in the specific internal departments that consult with your team. People who understand the industry, market, internal processes, customers, employees and suppliers.

CONSIDER YOUR SOURCING MODEL

Who do you need to hire? Are you looking to partners or outside vendors? Who possesses the competencies you need? What will their responsibilities be? These are questions that should be front of mind when thinking about your sourcing model. Each organization’s needs and level of competence will be different, so there aren’t definite answers.

During the early stages of a behavioral science initiative, many organizations rely on external partners with established expertise in delivering behavioral solutions. Be prepared to seek out partnerships with established academics, specialized consulting groups and noted practitioners. Also be sure that academic partners are motivated to apply their work to the real world, that consulting groups are not simply agencies jumping on the behavioral economics bandwagon and that practitioners can show you evidence of their past work. Ultimately, the challenge in selecting the best behavioral scientist option for your organization will be a question of cost and competency versus scale and reach.

If you are serious about building an internal capability, don’t leave everything to external partners. We advocate a blended-model approach that involves pairing up internal project managers with external experts. With the right support and training, these internal project managers will be your future behavioral analysts. Be sure to ask external partners about their willingness to help you build internal competence. As your behavioral capability evolves, aim to reduce your dependence on external partners, replacing them with in-house capability. But avoid cutting ties completely; identify external partners that share common values with you and negotiate an ongoing advisory role for them.

FIND THE RIGHT HOME FOR THE TEAM

There are many places where a behavioral science group can sit in the organization. An obvious place is within an existing operational excellence or performance department.

Alternatively, human resources might be the right place. We recommend that HR be involved anyway, because its cross-functional view makes it a good advocate for activities that connect to all parts of the business.

But if you really want to embrace the behavioral revolution, think about creating a chief behavioral officer. This might sound unnecessary, but if your company is planning a large volume of strategic interventions, then you should certainly consider it. The benefits are clear: a fully recognized, dedicated team with a direct connection to the CEO.

BE CLEAR ABOUT GOVERNANCE

The approval processes and governance you put in place for your behavioral science capability will depend on your corporate culture and risk appetite. Whatever these may be, we strongly recommended two things:

— Have an ethics committee. At its heart, behavioral science is about understanding and influencing behaviors, so the ethics of these efforts will be an important consideration. Select your ethics committee carefully, ensuring its members span positions and levels. At least one representative should come from your legal function, and members should agree upfront on a transparent decision-making process.

— Engage functional representatives. Before behavioral science interventions are deployed, identify people from the departments that will be affected by your interventions and seek approval from their managers.

Finally, look for opportunities to piggyback on established governance. If you have a running enterprise portfolio process, find ways of embedding behavioral science into the project approval process. Doing so will ensure that your organization considers the behavioral impact of any project it undertakes.

Follow this advice and you’ll earn a reputation as an organization with an effective behavioral science capability that is ethical and delivers a competitive advantage.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.