Las 5 cosas en que se deben enfocar primero los nuevos gerentes

Ser un nuevo gerente o director es un reto que muchas veces no sabemos cómo empezar a abordar. Anthiny Tjan, CEO, socio director y fundador de la firma de capital de inversión Cue Ball, y autor del próximo libro “Good People, recomienda en este artículo 5 cosas en la que los nuevos gerentes se deben de enfocar.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Enfrentar el prospecto de convertirse en gerente es una de las más emocionantes -y atemorizantes- transiciones de carrera. He aquí cinco principios indispensables que pueden ayudar.

  1. Establezca una filosofía de liderazgo. Un gran líder, de acuerdo con el escritor de negocios Tom Peters, está comprometido a traer a otros consigo. Por eso es que mi primera recomendación es pensar acerca de su filosofía de liderazgo. ¿Se siente emocionado porque ahora tiene la autoridad para decir otras personas qué hacer, o está más emocionado por el prospecto de ayudar a que otros alcancen ese mismo lugar?
  2. Enfóquese en el día a día de la administración y el liderazgo. La meta de largo plazo del gran liderazgo es crear a la próxima generación de líderes, que puedan -posiblemente- sobrepasar su propio desempeño. Sin lugar a dudas, los mejores líderes son también los mejores mentores. Sin embargo, el trabajo cotidiano de la administración y el liderazgo involucra dedicar recursos limitados, ya sea dólares, tiempo o personas. ¿Está usted presupuestando dólares en áreas que creen el mayor valor de largo plazo? ¿Está escudriñando su tiempo en términos de sus efectos y réditos? Regularmente audito mi calendario para ver si mi tiempo respalda mis principales prioridades.
  3. Comunique sus principales prioridades. Sin duda, sus habilidades de comunicación lo han llevado lejos, pero ahora importan más que nunca. Durante las reuniones, sea claro acerca de sus prioridades al preguntarse: ¿esta reunión está pensada para informar, recibir aportes o recibir aprobación? (Al plantear esa prioridad desde el inicio, ayudará a otros entender el contexto). Tan comúnmente como sea posible, durante las reuniones y foros públicos describa su propósito general y cuáles de sus prioridades se requieren para cumplir ese propósito. Sea consistente acerca de su propósito y sus prioridades. Uno de los mejores CEOs con los que trabajé me dio un consejo que nunca he olvidado: nunca tengas más de cinco prioridades. Desarrolla estas prioridades con tu equipo, pero recuérdales que no estarás añadiendo otra a la lista hasta que cumplan una de las cinco existentes.
  4. Defina valores y estándares comunes. Mucho puede resolverse si las personas acuerdan y practican una serie de valores y estándares comunes. En mi opinión, los valores más importantes son la verdad, la compasión y la integridad. Con una sólida base en la verdad, y especialmente en la autoconciencia, los líderes y organizaciones tienen más probabilidades de desarrollar una capacidad para la compasión. El liderazgo compasivo se trata de contener el juicio con una mentalidad abierta, empática y generosa. Finalmente, la integridad. Para mí esto significa redefinir el éxito como algo más que sólo ganar, y expandirlo para incluir la satisfacción que los líderes sienten al saber que los integrantes de su equipo se desempeñaron al máximo de su habilidad hacia una serie de aspiraciones consensadas.
  5. Recuerde que está bien estar atemorizado y vulnerable. Buena parte del emprendedurismo, la administración y el liderazgo involucra caminar en una cuerda floja entre la vulnerabilidad y la convicción. Ninguno de nosotros puede estar completamente seguro de que vamos en el camino correcto, pero, desde el momento en que llegamos al trabajo en la mañana, se nos pide inspirar confianza en otros. La “toma de riesgos” es un útil eufemismo para una condición de vulnerabilidad autoimpuesta. Al reconocer que la vulnerabilidad es un componente de todos los trabajos, y que crea un potencial para el cambio positivo, nos acercamos mucho más a perder nuestro miedo a ella.

Para los nuevos líderes y directivos, el desafío y la oportunidad proviene del humilde (y humano) reconocimiento de que nadie es invencible. Proviene de darle a los miembros del equipo la confianza de que las decisiones se están tomando de una forma equilibrada y razonada. Finalmente, proviene de mostrar que, al final, el enfoque más estratégico es aquel con los mayores cimientos y potencial de éxito. Los negocios no son distintos de todo lo demás en la vida – sólo puede controlar lo que controla, y si no es capaz de aceptar que el liderazgo puede ser solitario e incierto buena parte el tiempo, bueno, quizá usted no esté listo para ser un líder.

“Proviene de darle a los miembros del equipo la confianza de que las decisiones se están tomando de una forma equilibrada y razonada”.

“Proviene de mostrar que, al final, el enfoque más estratégico es aquel con los mayores cimientos y potencial de éxito”.

“Si no es capaz de aceptar que el liderazgo puede ser solitario e incierto buena parte el tiempo, bueno, quizá usted no esté listo para ser un líder”.

Enfrentar el prospecto de convertirse en gerente es una de las más emocionantes -y atemorizantes- transiciones de carrera. He aquí cinco principios indispensables que pueden ayudar.

  1. Establezca una filosofía de liderazgo.
  2. Enfóquese en el día a día de la administración y el liderazgo.
  3. Comunique sus principales prioridades.
  4. Defina valores y estándares comunes.
  5. Recuerde que está bien estar atemorizado y vulnerable.

Para los nuevos líderes y directivos, el desafío y la oportunidad proviene del humilde (y humano) reconocimiento de que nadie es invencible.

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

5 Things New Managers Should Focus on First

Facing the prospect of becoming a manager for the first time is one of the most exciting — and frightening — career transitions. Here are five must-know principles that can help.

1. Establish a leadership philosophy.A great leader, according to business writer Tom Peters, is committed to bringing others along. That’s why my first recommendation is to think about your leadership philosophy. Do you feel excited because you now have the authority to tell other people what to do — or are you more excited by the prospect of helping others reach that same place?

2. Focus on the day-to-day of management and leadership.The long-term goal of great leadership is to create the next generation of leaders who can — just possibly — surpass your own performance. No question, the best leaders are also the best mentors. But the day job of management and leadership involves allocating limited resources, whether it’s dollars, time or people. Are you budgeting dollars in areas that create the best long-term value? Are you scrutinizing your time in terms of its effects and returns? I regularly audit my calendar to see whether my time supports my top priorities.

3. Communicate your top priorities.No doubt, your communication skills have gotten you far, but now they matter more than ever. During meetings, be clear about your priorities by asking yourself: Is this meeting intended to inform, get input or get approval? (By stating that priority right up front, you’ll help others understand the context.) As often as possible during meetings, and also in public forums, spell out your overarching purpose and which of your top priorities are required to fulfill that purpose. Be consistent about your purpose and your priorities. One of the best CEOs I’ve ever worked with gave me advice I’ve never forgotten: Never have more than five top priorities. Develop those priorities with your team, but remind them that you won’t be adding another priority to the list until you knock off one of the existing five.

4. Set common values and standards.Much can be solved if people agree on and practice a set of common values and standards. To my mind, the most important values are truth, compassion and wholeness. With a strong foundation in truth, especially self-awareness, leaders and organizations are more likely to develop the capacity for compassion. Compassionate leadership is about holding back judgment with a mindset that is open, empathic and generous. Finally, wholeness. To me, this means redefining success as more than merely winning, and expanding it to include the satisfaction leaders feel from knowing their team members performed to the best of their ability toward an agreed-upon set of aspirations.

5. Remember that it’s OK to be scared and vulnerable.So much of entrepreneurship, management and leadership involves walking a tightrope between vulnerability and conviction. None of us can ever be completely confident that we’re on the right track, yet from the time we arrive at work in the morning, we’re called upon to inspire confidence in others. “Risk taking” is a handy euphemism for a condition of self-imposed vulnerability. By recognizing that vulnerability is a component of all jobs and that it creates the potential for positive change, we come that much closer to losing our fear of it.

For new leaders and managers, the challenge and opportunity comes from the humble (and humane) recognition that no one is invincible. It comes from giving team members the confidence that decisions are being made in a balanced, thoughtful way. Finally, it comes from showing that, in the end, the most strategic approach is the one with the strongest foundation and potential for success. Business is no different from anything else in life — you can only control what you can control, and if you can’t accept that leadership can be lonely and self-doubting much of the time, well, you may not be ready to be a leader.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print