Redescubra su inspiración y auto motívese

Cuando estamos inspirados, nuestro trabajo resuena. Y entonces, de repente, la inspiración se evapora. Quizá un comentario negativo de su jefe lo desanimó, o no está emocionado acerca de una asignación en particular.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Cuando estamos inspirados, nuestro trabajo resuena. Tenemos un sentido de propósito, alentado por el sentimiento de que nuestros talentos se están usando bien. Y entonces, de repente, la inspiración se evapora. Quizá un comentario negativo de su jefe lo desanimó, o no está emocionado acerca de una asignación en particular. La inspiración puede ser frustrantemente volátil y difícil de recuperar. Incluso si cuenta con la suerte de tener un trabajo que ama, es común pasar largos periodos en los que necesita escarbar a fondo para sentirse emocionado sobre su trabajo.

He instruido a muchos ejecutivos sumidos en ese pantano, y suelen tener problemas para entender la causa: ¿es la empresa? ¿una serie particular de circunstancias? ¿son ellos?

Los psicólogos Todd Thrash y Andrew Elliot han estudiado la inspiración durante décadas. Han identificado tres elementos que suceden cuando estamos inspirados: Vemos nuevas posibilidades, estamos receptivos a influencias externas y nos sentimos energizados y motivados. Afortunadamente, la inspiración no es un estado estático, sino un proceso que podemos cultivar. Aunque no podemos forzarla, sí podemos crear un entorno que lleve a la inspiración. He aquí lo que he visto funcionar para mis clientes:

No espere a que la positividad llegue. Cuando no se siente inspirado es normal sentirse atorado. Sin embargo, la inacción es su enemigo: La inspiración no sucede de imprevisto mientras estamos contestando correos electrónicos en nuestros escritorios. El campo de la terapia cognitivo-conductual muestra que nuestro comportamiento afecta el cómo pensamos y sentimos. Cuando hacemos cosas distintas, tenemos sentimientos diferentes.

El esperar refuerza la inmovilidad. Tenga presente que cada movimiento que haga abrirá nuevas posibilidades y revelará emociones que todavía no puede ver. Recuerde que suele tener más control de lo que piensa sobre su entorno laboral.

Desarrolle una rutina de inspiración. Cuando se ha destacado en su campo, es natural salirse del modo de aprendizaje. Sin embargo, cuando las personas creen que son expertas, se vuelven de mentalidad más cerrada, un concepto llamado “dogmatismo ganado.” Tenemos más probabilidades de conseguir y mantener la inspiración cuando tenemos experiencias frescas y descubrimos nueva información que puede detonar conocimientos.

Hay varias formas de hacer que esto pase -tome una clase, lea un libro, asista a conferencias, viaje. Es mejor elegir uno o dos métodos que funcionen para usted y a continuación estructurar su tiempo para integrar esas acciones en su rutina. Podría comprometerse a viajar una vez cada seis meses, tomar algunas horas libres los viernes en la mañana para leer libros y artículos o definir la meta de conocer a tres nuevas personas de su ámbito cada trimestre. Bill Gates era conocido por comprometerse con “semanas de pensamiento” semestrales, en las que dejaba su oficina para leer y mapear nuevas ideas. Para la mayoría de los profesionales esto no es posible, pero dedicar incluso un par de horas a la semana para actividades que expandan perspectivas lo ayudará a mantenerse involucrado e interesado.

Encuentre nuevos amigos. Las personas con quienes pasamos tiempo afectan nuestra energía y humor. También tienden a reforzar nuestras creencias. Podemos llegar fácilmente a una situación en la que hablemos con las mismas personas sobre temas similares, una semana tras otra.

Salga y conozca nuevas personas. Esfuércese en encontrar compañeros y guías de pensamiento que estén haciendo cosas distintas a las de usted. Los modelos a seguir son inspiracionales porque nos permiten aprender a través de sus experiencias. Ellos estimulan nuevas ideas y brindan un vistazo hacia el futuro.

Tener modelos a seguir que tengan algunos años o niveles de carrera más que usted puede ayudarlo a repensar su propia situación. Haga una lista de personas que tengan cualidades que admire, y luche para desarrollar algunas de esas cualidades. No necesita establecer una relación formal con esos modelos a seguir. Está bien observarlos y aprender de ellos a distancia. Ni siquiera necesitan saber que están haciendo esa función.

Reduzca sus elecciones. Algunas veces carecemos de motivación porque no estamos seguros de lo que queremos hacer -seguir en un trabajo, dejarlo por otro, probar una nueva carrera, cambiar de área, pedir un ascenso. Tener demasiadas opciones puede ser paralizante; muchas veces nos sentimos abrumados y no hacemos nada.

Podemos elevar nuestra motivación al reducir nuestras opciones, facilitando el actuar respecto a ellas. Se siente bien saber que tenemos un plan y estamos trabajando en él. Si se siente atorado, trate de escribir todas sus opciones y seleccione en orden las tres que más le emocionan. A continuación, destine tiempo para trabajar en sus principales opciones.

Estas no son solo acciones a tomar cuando está en un bache. Es importante hacerlas incluso cuando se siente inspirado -de forma que pueda mantenerse así.

“La inspiración puede ser frustrantemente volátil y difícil de recuperar”.

“Bill Gates era conocido por comprometerse con “semanas de pensamiento” semestrales, en las que dejaba su oficina para leer y mapear nuevas ideas”.

“Los modelos a seguir son inspiracionales porque nos permiten aprender a través de sus experiencias”.

Afortunadamente, la inspiración no es un estado estático, sino un proceso que podemos cultivar. Aunque no podemos forzarla, sí podemos crear un entorno que lleve a la inspiración. He aquí lo que he visto funcionar para mis clientes:

  • No espere a que la positividad llegue. Cuando no se siente inspirado es normal sentirse atorado.
  • Desarrolle una rutina de inspiración. Cuando se ha destacado en su campo, es natural salirse del modo de aprendizaje.
  • Encuentre nuevos amigos. Las personas con quienes pasamos tiempo afectan nuestra energía y humor. También tienden a reforzar nuestras creencias.
  • Reduzca sus elecciones. Algunas veces carecemos de motivación porque no estamos seguros de lo que queremos hacer -seguir en un trabajo, dejarlo por otro, probar una nueva carrera, cambiar de área, pedir un ascenso. Tener demasiadas opciones puede ser paralizante; muchas veces nos

Estas no son solo acciones a tomar cuando está en un bache. Es importante hacerlas incluso cuando se siente inspirado -de forma que pueda mantenerse así.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How to Rediscover Your Inspiration at Work

When we’re inspired, our work hums. We have a sense of purpose, buoyed by the feeling that our talents are being put to good use. And then, just like that, inspiration evaporates. Perhaps a negative comment from your boss deflated you or you’re not excited about a particular assignment. Inspiration can be frustratingly fleeting and difficult to recover. Even if you’re lucky enough to have a job you love, it’s common to go through lengthy periods where you need to dig deep to feel excited about your work.

I’ve coached many executives in the thick of this morass, and they often struggle to understand the cause: Is it the company? Or a particular set of circumstances? Or is it them?

Psychologists Todd Thrash and Andrew Elliot have studied inspiration for decades. They’ve identified three elements that occur when we’re inspired: We see new possibilities, we’re receptive to outside influences, and we feel energized and motivated. Fortunately, inspiration is not a static state, but a process that we can cultivate. While we can’t force ourselves to be inspired, we can create an environment that’s conducive to inspiration. Here’s what I’ve seen work for my clients:

— DON’T WAIT FOR POSITIVITY TO STRIKE. When you don’t feel inspired, it’s normal to feel stuck. But inaction is your enemy: Inspiration doesn’t just happen while we’re at our desks responding to emails. The field of cognitive behavioral therapy shows that our behavior affects how we think and feel. When we do different things, we have different feelings.

Waiting to act reinforces stasis. Instead, understand that any move you make will open up new possibilities and reveal emotions that you can’t yet see. And remember that you often have more control over your work environment than you think.

— DEVELOP AN INSPIRATION ROUTINE. When you’ve excelled in your field, it’s natural to move out of learning mode. But when people believe that they’re experts, they become more close-minded, a concept termed “earned dogmatism.” We’re most likely to get, and stay, inspired when we have fresh experiences and uncover new information that can trigger insights.

There are lots of ways to make this happen — take a class, read a book, attend conferences, travel. It’s best to pick one or two methods that work for you and then structure your time to integrate these actions into your routine. You might commit to traveling once every six months, take a few hours every Friday morning to read articles and books or set a goal to meet three new people in your field each quarter. Bill Gates was known for committing himself to biannual “think weeks” in which he left his office to read and map out new ideas. For most professionals, this isn’t possible, but devoting even a couple of hours a week to perspective-expanding activities will help you stay engaged and interested.

— FIND NEW FRIENDS. The people we spend time with affect our energy and mood. They also tend to reinforce our beliefs. We can easily get into a situation where we speak to the same people about similar topics week in and week out.

Get out and meet new people. Make an effort to find thought partners and guides who are doing different things from you. Role models are inspirational because they allow us to learn through their experiences. They stimulate new ideas and provide a glimpse into the future.

Having role models who are a few years or career levels ahead of you can help you rethink your own situation. Make a list of people who have qualities that you admire, then strive to develop a few of these qualities yourself. You don’t need to establish a formal relationship with these role models. It’s fine to observe and learn from them from afar. They don’t even need to know that they’re serving that function.

— NARROW YOUR CHOICES. Sometimes we lack motivation because we’re not sure what to do — stay in a job, leave for a different one, try a new career, move departments, ask for a promotion. Having too many options can be paralyzing, and too often, we feel overwhelmed and do nothing.

We can boost our motivation by narrowing our options, making it easier to act on them. It feels good to know that we have a plan and are working toward it. If you feel stuck, try writing down all of your options and selecting the three you’re most excited about in order. Then allocate time to work toward your top choices.

These aren’t just actions to take when you’re in a slump. It’s important to do them even when you’re feeling inspired — so you can stay that way.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print