Los 4 estilos de liderazgo, y cómo identificar el suyo

Cada uno debe descubrir qué estilo de liderazgo se ajusta a lo que somos y lo que estamos tratando de lograr. Por ello, en este artículo le presentamos cuatro estilos de liderazgo, y podrá ver con cuál se identifica más.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Todos queremos ser parte de una gran historia de éxito. Comenzar, dirigir o jugar un papel principal en la compañía que cambia el curso de su industria; Lanzar una marca que deslumbre los consumidores y domine los mercados; Ser la clase de ejecutivo emprendedor que crea empleos, genera riqueza y construye una organización rebosante de energía y creatividad.

Ello significa que todos nosotros, sin importar en qué parte de nuestra carrera estemos, debemos lidiar con las grandes preguntas del liderazgo: ¿cuál es nuestra definición personal de éxito? ¿Qué significa hacer la diferencia y tener un impacto? ¿Qué tanto nos basamos en nuestras propias ideas y experiencias, y con cuánta amplitud buscamos el consejo y apoyo de aquellos que están alrededor de nosotros? Si esperamos tener éxito, necesitamos entender cómo dirigimos.

Cada uno debe descubrir qué estilo de liderazgo se ajusta a lo que somos y lo que estamos tratando de lograr. Por ello, observe estos cuatro estilos de liderazgo, y vea con cuál se identifica más.

  • El emprendedor clásico: Seguro, estos líderes se preocupan acerca de los valores que representan sus compañías, pero los dólares y los centavos son la propuesta de valor que más importa. Aman construir productos exitosos y compañías dominantes. Cuando enfrentan decisiones acerca de lanzar un nuevo producto, lidiar con un cliente inconforme o vender la compañía a un comprador ansioso, se enfocan en cálculos firmes y en ganancias financieras que tengan sentido.
  • El misionero moderno: Estos líderes buscan más que el derrotar a la competencia; quieren construir algo original y significativo. Estos líderes podrían tomar riesgos que los emprendedores clásicos no asumirán, debido a que los réditos financieros no son tan importantes como el impacto general que esperan lograr.
  • El solucionador de problemas: Se preocupan menos acerca del impacto dramático que respecto a los resultados concretos. Creen en el poder de la pericia y el valor de la experiencia. Estos ejecutivos verticales, que se ponen a cargo y se hacen responsables, podrían ser la clase de líderes más fácilmente reconocible en términos de la imagen que tenemos respecto a lo que se requiere para hacer las cosas.
  • El descubridor de soluciones: Este estilo se trata de resultados incrementales y soluciones concretas, pero estos líderes consideran que las contribuciones más poderosas suelen provenir de los lugares menos esperados -la genialidad oculta de sus colegas, el genio colectivo que rodea a sus organizaciones. Estos líderes modestos, humildes y discretos no aparecen en las primeras planas, pero esto no significa que no sean ambiciosos. Creen que la humildad al servicio de la ambición es la mentalidad correcta para hacer grandes cosas en un mundo de enormes incógnitas.

Entre más entendemos acerca de nosotros mismos -lo que verdaderamente nos importa, como tomamos decisiones, por qué hacemos lo que hacemos-seremos más efectivos para dirigir el apoyo de los demás hacia lo que esperamos alcanzar.

“¿Cuál es nuestra definición personal de éxito? ¿Qué significa hacer la diferencia y tener un impacto?”.

“Si esperamos tener éxito, necesitamos entender cómo dirigimos”.

“Entre más entendemos acerca de nosotros mismos -lo que verdaderamente nos importa, como tomamos decisiones, por qué hacemos lo que hacemos-seremos más efectivos para dirigir el apoyo de los demás hacia lo que esperamos alcanzar”.

Todos queremos ser parte de una gran historia de éxito. Cada uno debe descubrir qué estilo de liderazgo se ajusta a lo que somos y lo que estamos tratando de lograr. Por ello, observe estos cuatro estilos de liderazgo, y vea con cuál se identifica más.

  • El emprendedor clásico: estos líderes se preocupan acerca de los valores que representan sus compañías, pero los dólares y los centavos son la propuesta de valor que más importa. Aman construir productos exitosos y compañías dominantes.
  • El misionero moderno: estos líderes buscan más que el derrotar a la competencia; quieren construir algo original y significativo.
  • El solucionador de problemas: se preocupan menos acerca del impacto dramático que respecto a los resultados concretos. Creen en el poder de la pericia y el valor de la experiencia.
  • El descubridor de soluciones: este estilo se trata de resultados incrementales y soluciones concretas, pero estos líderes consideran que las contribuciones más poderosas suelen provenir de los lugares menos esperados -la genialidad oculta de sus colegas, el genio colectivo que rodea a sus organizaciones.

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

The 4 Leadership Styles, and How to Identify Yours

We all want to be part of a great success story. To start, lead or play a senior role in a company that changes the course of its industry. To launch a brand that dazzles customers and dominates its markets. To be the kind of executive or entrepreneur who creates jobs, generates wealth and builds an organization bursting with energy and creativity.

Which means that all of us, no matter where we are in our career, have to wrestle with the big questions of leadership: What is our personal definition of success? What does it mean to make a difference and have an impact? How much do we rely on our own ideas and experiences, and how widely do we seek the advice and support of those around us? If we hope to succeed, we need to understand how we lead.

Each of us has to figure out which style of leadership fits who we are and what we are trying to achieve. So take a look at these four leadership styles, and see which one you most identify with.

— THE CLASSIC ENTREPRENEUR: Sure, these leaders care about the values their companies stand for, but it’s the dollars-and-cents value proposition that matters most. They love to build killer products and butt-kicking companies. When faced with decisions about launching a new product, dealing with a disgruntled customer or selling the company to an eager suitor, they focus on tough-minded calculations and no-nonsense financial returns.

— THE MODERN MISSIONARY: These leaders aim for more than beating the competition; they want to build something original and meaningful. These leaders may take risks that classic entrepreneurs won’t, because the financial payoffs aren’t as important as the broader impact they hope to make.

— THE PROBLEM SOLVER: They worry less about dramatic impact than about concrete results. They believe in the power of expertise and the value of experience. These top-down, take-charge, the-buck-stops-here executives may be the most recognizable sorts of leaders, in terms of the image we carry around of what it takes to get things done.

— THE SOLUTION FINDER: This style is about incremental results and concrete solutions, but these leaders believe that the most powerful contributions often come from the most unexpected places — the hidden genius of their colleagues, the collective genius that surrounds their organizations. These modest, humble, self-effacing leaders don’t make headlines, but that doesn’t mean they’re not ambitious. They believe that humility in the service of ambition is the right mindset to do big things in a world of huge unknowns.

The more we understand about ourselves — what we truly care about, how we make decisions, why we do what we do — the more effective we will be at marshaling the support of others for what we hope to achieve.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.