Los beneficios de hacer preguntas abiertas

texto alt

En muchas compañías y organizaciones, los nuevos gerentes son seleccionados como resultado de su éxito en roles técnicos y operacionales. Estos gerentes primerizos se sienten abrumados respecto a las habilidades que deberían priorizar e implementar desde el inicio. Les presentamos como iniciar.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo
[/membership] Descarga este Artículo

En muchas compañías y organizaciones, los nuevos gerentes son seleccionados como resultado de su éxito en roles técnicos y operacionales. Este parece ser un enfoque razonable, ya que el gerente necesita entender los desafíos que enfrentan sus subordinados directos. Al mismo tiempo, es inherentemente errado. Las habilidades necesarias para sobresalir en un rol técnico/operacional, son distintas de las que se requieren para triunfar como gerente.

Esta paradoja se aprecia en virtualmente todas las empresas y organizaciones. Como instructor ejecutivo, trabajo con clientes de diversas industrias, que están moviéndose hacia roles gerenciales. Para ganar la confianza de sus subordinados y de los líderes corporativos, estos nuevos gerentes y otros como ellos necesitan adoptar rápidamente un repertorio de comportamientos de liderazgo. Muchos gerentes primerizos se sienten abrumados respecto a las habilidades que deberían priorizar e implementar desde el inicio.

Al aconsejar a estos clientes, trato de ayudarlos a mantenerse calmados y con los pies en la tierra, a través de un cambio inmediato y poderoso. Haga preguntas abiertas y evite las declaraciones directivas. La estrategia es simple, directa y fácil de recordar.

¿Cómo y por qué funciona esta estrategia? Aquí la primera consideración es la naturaleza de una pregunta abierta, que mueve al entrevistado a pensar cuidadosamente y revelar lo que piensa. A diferencia de las preguntas cerradas (que evocan una respuesta de “sí” o “no”), los cuestionamientos abiertos promueven el diálogo y la integración interpersonal. Al presentarse en forma tranquila y neutral (sin ninguna pista de cuál debería ser la respuesta “correcta”) ayudan al gerente a reunir información esencial de sus subordinados acerca de los desafíos y oportunidades que enfrentan.

Las preguntas abiertas promueven la confianza en la relación. El subordinado recibe un mensaje implícito de que sus pensamientos son valorados y respetados. La relación entre gerente y subordinado se profundiza, lo que mejora la productividad y la calidad de vida en el lugar de trabajo.

He aquí un ejemplo de la pregunta abierta que un gerente podría plantearle a su subordinado: “¿Cuándo estarás listo para dominar esa nueva habilidad técnica que el Presidente Ejecutivo quiere que desarrollemos?” La respuesta producirá información acerca del nivel de motivación y adaptabilidad del empleado, además de qué es realista en el actual entorno de trabajo. Una declaración directiva como “Necesito que domines esta habilidad para fin de mes” tenderá a provocar que el subordinado experimente miedo, frustración, resentimiento, actitudes pasivo-agresivas y que falle al momento de alcanzar la meta unilateralmente impuesta.

Las preguntas abiertas también ayudan a crear oportunidades de desarrollo para los subordinados. A muchos nuevos gerentes se les dice que “deleguen” las tareas operacionales, de modo que puedan volverse más “estratégicos,” pero este consejo suele ser confuso y poco realista, porque los subordinados todavía no son capaces de desarrollar todas las operaciones que el gerente había dominado. Yo aliento a los nuevos gerentes a que, en vez de “delegar,” hagan preguntas abiertas que empoderen a su equipo, para que desarrollen las habilidades técnicas que necesitan. Ejemplos de esta clase de pregunta serían “¿Cómo puedo ayudarte para que aprendas a ser eficiente en esta tarea esencial?” o ¿Cómo puedo ayudarte a que averigües la forma de hacer esto por ti mismo?”

“Muchos gerentes primerizos se sienten abrumados respecto a las habilidades que deberían priorizar e implementar desde el inicio”.

“Las preguntas abiertas promueven la confianza en la relación. El subordinado recibe un mensaje implícito de que sus pensamientos son valorados y respetados”.

“Las preguntas abiertas también ayudan a crear oportunidades de desarrollo para los subordinados”.

En muchas compañías y organizaciones, los nuevos gerentes son seleccionados como resultado de su éxito en roles técnicos y operacionales. Las habilidades necesarias para sobresalir en un rol técnico/operacional, son distintas de las que se requieren para triunfar como gerente.

Para ganar la confianza de sus subordinados y de los líderes corporativos, estos nuevos gerentes y otros como ellos necesitan adoptar rápidamente un repertorio de comportamientos de liderazgo. Muchos gerentes primerizos se sienten abrumados respecto a las habilidades que deberían priorizar e implementar desde el inicio.

Al aconsejar a estos clientes, trato de ayudarlos a mantenerse calmados y con los pies en la tierra, a través de un cambio inmediato y poderoso. Haga preguntas abiertas y evite las declaraciones directivas. La estrategia es simple, directa y fácil de recordar.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

También le puede interesar:

https://dirigehoy.info/1_minute_tips/desarrollo-profesional/si-eres-el-favorito-del-jefe-no-andes-alardeando-al-respecto/

https://dirigehoy.info/s_premium/premium/e-books/e-book-los-10-articulos-esenciales-para-elaborar-presentaciones-exitosas/

https://dirigehoy.info/s_premium/premium/herramientas/kit-herramientas-para-el-manejo-del-tiempo/

The Benefits of Asking Open-Ended Questions

In many companies and organizations, new managers are selected as a result of their success in technical and operational roles. This seems to be a sensible approach, as the manager needs to understand the challenges facing his or her direct reports. At the same time, it’s fundamentally flawed. The skill set required to excel in a technical/operational role is different than the skill set required for success as a manager.

This paradox rears its head in virtually every business and organization. As an executive coach, I work with clients from diverse industries who are transitioning into management roles. To win the trust of their direct reports and corporate leaders, these new managers and others like them need to swiftly adopt a repertoire of leadership behaviors. Many first time managers feel overwhelmed as to what skills they should prioritize and implement from the outset.

When coaching such clients, I try to help them stay calm and grounded by focusing on making one immediate and powerful change: Ask open-ended questions and avoid making directive statements. This strategy is simple, straightforward and easy to remember.

How and why does this strategy work? The primary consideration here is the nature of an open-ended question, which prompts the respondent to think carefully and to reveal what’s on his or her mind. Unlike closed-ended questions (which evoke a “yes” or “no” response), open-ended questions promote dialogue and interpersonal engagement. When asked in a calm, neutral manner (without any hint about what the “right” answer should be), open-ended questions help the manager to gather essential information from direct reports about the challenges and opportunities they face.

Open-ended questions promote confidence and trust in the relationship. The direct report receives an implicit message that his or her thoughts are valued and respected. The relationship between manager and direct report deepens, which enhances productivity and quality of life in the workplace.

To that end, here’s an example of an open-ended question a manager might ask his or her direct report: “When will you be ready to master that new technical skill that the CEO wants us to develop?” The reply will yield information about the employee’s level of motivation and adaptability, as well as what’s realistic in the current work environment. A directive statement like, “I need you to master that skill by the end of the month” is more likely to cause the direct report to experience fear, frustration, resentment, passive aggression and failure to achieve the unilaterally imposed benchmark.

Open-ended questions also help to create developmental opportunities for direct reports. Many new managers are told to “delegate” operational tasks so that they can become more “strategic,” but this advice is frequently confusing and unrealistic because direct reports aren’t yet capable of performing all the operations that the manager had mastered. Instead of “delegating,” I encourage new managers to ask open-ended questions that will empower direct reports to develop the technical skills that they need. Examples of this kind of question might be, “Who can help and support you in learning how to become proficient at this essential task?” or “How can I support you in figuring out how to do this on your own?”

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.