Narrativa básica (Storytelling 101)

texto alt

Pareciera que las personas están construidas para disfrutar una historia bien contada. En este artículo le presentamos una fórmula de siete partes para el éxito narrativo en presentaciones y juntas de negocios.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

A la hora de dormir, le cuento historias a mis ahijados, Anna y Noah, cuando sus padres me invitan a cuidarlos. Su capacidad para las historias me sorprende. Ellos suplican por “solo una más” y después “solo otra más.” Pareciera que están construidos para disfrutar una historia bien contada.

Y, conforme crecemos, no perdemos nuestra hambre de historias. Trabajo con futuros líderes en Stanford para ayudarles a desarrollar historias atractivas que logren sus metas gerenciales –y he desarrollado una fórmula de siete partes para el éxito narrativo en presentaciones y juntas de negocios.

  • Láncese de cabeza, sin preámbulos. Los mejores narradores nos llevan inmediatamente a la acción. Ellos capturan nuestra atención y ponen el tono para una experiencia única como audiencia. Evite empezar con “quisiera contarles una historia acerca de la vez en que aprendí.” En lugar de ello, métannos en la acción y dibuje la lección más adelante.
  • Escoja cuidadosamente las primeras y las últimas palabras. Nunca tendremos una segunda oportunidad para dar una buena primera impresión. Uno no necesita memorizar la historia, pero los grandes líderes saben al dedillo las primeras y las últimas palabras, y pueden decirlas sin dudar. Tome ventaja del impacto de un poderoso arranque y conclusión.
  • Siga la teoría de los detalles de “Ricitos de Oro.” Ofrézcanos “justo la cantidad correcta.” Si da demasiados detalles, nos perderemos, o, peor, nos aburriremos. Si no nos da los suficientes, podría faltarnos parte del contexto para entender completamente la historia o vernos dentro de su narración. De ser posible, pruebe su historia con algunos amigos que tengan antecedentes similares a los de su audiencia; deje que lo ayuden a discernir el nivel correcto de detalles.
  • Enfoque su entrega en “una persona con un pensamiento.” Al hablarle a un grupo, enfóquese en una persona a la vez, de 4 a 7 segundos. De ser posible, intente conectar con cada individuo mientras cuenta su historia. No vacíe el contacto visual sobre la multitud, como un faro; conecte realmente con los individuos.
  • Considere el poder de la poesía. Use menos palabras para llevar más significado. Mi maestro de preparatoria, el señor Wessling, usaba la analogía del “camión mágico de granos” para educarnos acerca de la poesía. Él nos decía “¿imaginan si un camión mágico le permitiera al granjero mover siete veces la cantidad de grano que un camión normal suele llevar?” desarrollamos una larga lista de los beneficios que dicho camión proveería: menos viajes, menos combustible, más tiempo libre, etcétera. Entonces, él concluyó: “Bien, chicos, eso es la poesía. Usando solo algunas palabras, cuidadosamente arregladas y elegidas, para llevar mucho más significado que su peso normal.” Esta imagen de hace más de 3 décadas me recuerda el poder de la poesía.
  • Use el silencio para impacto y énfasis. Cuando un compositor escribe la música para una sinfonía, marca un descanso en el sonido cuando se requiere un silencio. Ese descanso es tan parte de la música como las notas. El silencio es una poderosa y subutilizada herramienta de la narrativa.
  • Conozca su objetivo. ¿Quién es su audiencia, cual es la intención de usted y cuál es su mensaje? Usar este simple marco del libro “Guide to Presentations” (Guía para las Presentaciones) de Mary Munter y Lynn Russell asegurará que el mensaje es claro, captura a la audiencia y motiva su acción deseada.

“Los mejores narradores nos llevan inmediatamente a la acción”.

“No vacíe el contacto visual sobre la multitud, como un faro; conecte realmente con los individuos”.

“El silencio es una poderosa y subutilizada herramienta de la narrativa”.

Desarrolle historias atractivas que logren sus metas gerenciales. Ésta es una fórmula de siete partes para el éxito narrativo en presentaciones y juntas de negocios.

  1. Láncese de cabeza, sin preámbulos.
  2. Escoja cuidadosamente las primeras y las últimas palabras.
  3. Siga la teoría de los detalles de “Ricitos de Oro.” Ofrézcanos “justo la cantidad correcta.”
  4. Enfoque su entrega en “una persona con un pensamiento.”
  5. Considere el poder de la poesía. Use menos palabras para llevar más significado.
  6. Use el silencio para impacto y énfasis.
  7. Conozca su objetivo.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Storytelling 101

At bedtime, I tell stories to my godchildren, Anna and Noah, when their parents invite me to care for them. Their capacity for stories amazes me. They beg for “just one more” and then “just one more.” It seems we are wired to enjoy a well-told story.

And as we grow up, we do not lose our thirst for stories. I work with future leaders at Stanford to help them develop compelling stories that achieve their management goals – and I’ve developed a seven-part formula for storytelling success in presentations and business meetings.

+ Parachute in, don’t preamble. The best storytellers draw us immediately into the action. They capture our attention and set the tone for a unique audience experience. Avoid opening with “I’d like to tell you a story about a time when I learned.” Instead, drop us into the action and draw the lesson out later.

+ Choose first and final words carefully. We never get a second chance to make a good first impression. One needn’t memorize the story, but great leaders know the first and final words cold . and can deliver them without hesitation. Take advantage of the impact of a powerful opening and conclusion.

+ Follow the “Goldilocks” theory of details. Give us “just the right amount.” If you give too many details, we get lost, or worse, bored. If you don’t give us enough detail, we may lack the context to grasp the story fully or to see ourselves inside your tale. If possible, test out your story with a few friends who have a similar background to your audience; let them help you discern the right level of detail.

+ Focus your delivery on “one person with one thought.” When speaking to a group, focus on one person at a time, for four to seven seconds. As you tell your story, try to connect with each individual if possible. Don’t wash your eye contact over the crowd like a lighthouse, but actually connect with individuals.

+ Consider the power of poetry. Use fewer words to carry more meaning. My high school English teacher, Mr. Wessling, used the analogy of the “magic grain truck” to educate us about poetry. He said “imagine if a magic truck allowed a farmer to haul seven times the amount of grain that a normal truck usually holds?” We developed a long list of benefits such a truck would provide: fewer trips, less fuel, more free time, etc. Then he concluded: “Well, boys, that’s what poetry is. Using just a few carefully chosen and arranged words to carry much more meaning than their usual weight.” That imagery from over three decades ago reminds me of the power of poetry.

+ Use silence for impact and emphasis. When a composer writes the score for a symphony she places a rest in the music when silence is called for. That rest is as much a part of the music as the notes. Silence is a powerful and underutilized storytelling tool.

+ Know your AIM. Who is your Audience, what is your Intent, and what is your Message? Using this simple framework from Mary Munter and Lynn Russell’s book “Guide to Presentations” assures that the message is clear, captures the audience and motivates your desired action.

(JD Schramm, teaches communication at Stanford’s Graduate School of Business.)

© 2014 Harvard Business School Publishing Corp.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.