Cómo hacer más felices a sus empleados

texto alt

El desánimo en los empleados se ha generalizado en las empresas. Aquí le mostramos algunas ideas para tener empleados satisfechos y productivos.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

La satisfacción de los empleados está a la baja en las corporaciones de todos los tamaños. Algunas compañías están respondiendo al considerar a sus gerentes como responsables de los niveles de satisfacción en sus departamentos. Otras buscan integrar a los empleados en programas de visión y valores cuidadosamente construidos. Las nuevas empresas de Silicon Valley atraen y deleitan al talento con masajes y comida gratis.

Aunque estás tácticas pueden ser fructíferas, existe una forma mejor, más fácil y barata para que las organizaciones ayuden a sus empleados a sentirse más satisfechos. En lugar de tratar de hacerlos felices, pídales hacer algo difícil. Mi propia investigación para el libro “Rookie Smarts” confirma que los empleados no solo quieren que sus habilidades se utilicen, quieren que éstas se extiendan.

Cuando le preguntamos a aproximadamente mil personas de una variedad de industrias acerca del actual nivel de desafío en sus trabajos y su actual nivel de satisfacción, encontramos una correlación casi completa entre las dos. En otras palabras, en tanto el nivel de desafío se eleva, también lo hace la satisfacción. Tras más investigaciones, descubrimos que las personas que habían recibido una tarea desafiante, en términos generales, la resolvían en menos de tres meses y estaban listas para la siguiente. Los encuestados necesitaban 12 meses, en promedio, para comenzar a sentirse listos para un nuevo rol y comenzaban a sentirse estancados después de tan solo 24 meses en promedio.

¿La lección para los gerentes? Aunque es importante que sus empleados se detengan a celebrar el éxito o tan solo a recuperar el aliento, ellos podrían estar listos para el siguiente desafío antes de lo que usted cree.

He aquí algunas señales a las cuales estar atento: todo lo que manejan

  • Ha funcionado sin sobresaltos por un periodo significativo de tiempo.
  • Cuando se enfrentan con problemas, saltan rápidamente a la solución.
  • Pasan tiempo tratando de arreglar los problemas de otras personas y otros departamentos. Inexplicablemente se han vuelto cada vez más negativos.

Al presentarle estos desafíos a sus empleados, es crítico un liderazgo razonado. Ellos necesitan libertad acompañada de guía para impulsarlos en la curva de aprendizaje correcta. La meta es estirarlos, no romperlos, y usted debería estar dispuesto a proveerles una red de seguridad. Y he aquí tres simples formas de hacer que sus empleados se sientan desafiados otra vez:

+ Eleve el grado de dificultad. Intente darles trabajo de mayor relevancia, que implique problemas más complejos y un grupo más diverso de personas interesadas. Sin embargo, recuerde hacerlo difícil de la manera correcta. Si la satisfacción es baja, su equipo probablemente ya está bajo presión debido a recursos limitados, burocracia, políticas o falta de control. No les pida hacer el trabajo cargando además sacos de arena y cuchillos de malabarista. Busque expandir productivamente el trabajo significativo que ya están realizando.

+ Conviértalos en novatos. En lugar de dejar que los empleados se queden cómodamente en sus respectivas áreas de experiencia, invítelos a tomar proyectos en los que no tienen todo el conocimiento y las habilidades requeridas.

+ Diríjalos a un nuevo problema. Otra estrategia es hacer que su gente utilice el conocimiento que ya tiene en nuevos problemas. Por ejemplo, a una científica que trabaja para una compañía farmacéutica se le pidió cambiar su investigación y habilidades de descubrimiento desde la biología celular hacia la oncología. Inicialmente ella estaba insegura de hacerlo, pero, tras varios meses, dijo “¡Me siento completamente vigorizada en este nuevo rol. Me siento más desafiada de lo que me he sentido en años, pero también más creativa y en control de mi vida y mi carrera que nunca antes. Nuevas ideas científicas simplemente me están surgiendo!”

“Se ha encontrado una íntima relación entre el nivel de desafío y la satisfacción profesional”.

Saque a sus empleados de su zona de confort”.

“Recuerde que ellos necesitan libertad acompañada de guía para impulsarlos en la curva de aprendizaje correcta”.

La satisfacción de los empleados está a la baja en las corporaciones de todos los tamaños. Ellos no solo quieren que sus habilidades se utilicen, quieren que éstas se extiendan.

Existe una correlación casi completa entre el nivel de desafío y la satisfacción profesional. En otras palabras, en tanto el nivel de desafío se eleva, también lo hace la satisfacción.

Le presentamos tres simples formas de hacer que sus empleados se sientan desafiados otra vez:

  • Intente darles trabajo de mayor relevancia, que implique problemas más complejos.
  • Invítelos a tomar proyectos en los que no tienen todo el conocimiento.
  • Haga que su gente utilice el conocimiento que ya tiene en nuevos problemas.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

An Easy Way to Make Your Employees Happier
Employee satisfaction is down in corporations of all sizes. Some companies are responding by holding their managers accountable for satisfaction levels in their departments. Others seek to engage employees in carefully constructed visions and values programs. Hot Silicon Valley startups lure and delight talent with massages and free food.

While these tactics might prove fruitful, there is a better, faster, cheaper way for organizations to help employees feel more fulfilled. Instead of trying to make them happy, ask them to do something hard. My own research for the book “Rookie Smarts” confirms that employees don’t just want their skills used; they want them stretched.

When we asked approximately 1,000 people from a variety of industries to indicate the current level of challenge in their jobs and their current level of satisfaction, we found a near-linear correlation between the two. In other words, as challenge level goes up, so does satisfaction. Upon further investigation, we discovered that people who had received a challenging assignment, in general, figured it out within three months and were ready for the next one. Respondents needed 12 months, on average, to begin to feel ready for a new role, and they started to feel stale after only 24 months, on average.

The lesson for managers? Although it’s important for your employees to stop and celebrate success or just catch their breath, they might also be ready for the next challenge sooner than you think.

Here are a few signs to watch for: Everything they manage has run smoothly for a significant period of time.When faced with problems, they jump quickly to solutions.They spend time trying to fix other peoples’ and other departments’ problems.They’ve become increasingly but inexplicably negative.

And here are three simple ways to make your employees feel challenged again:

+ Increase the degree of difficulty. Try giving them higher-stakes work that addresses more complex problems and a more diverse set of stakeholders. Remember to make it hard in the right ways though. If satisfaction is low, your staff is probably already under duress due to limited resources, bureaucracy, politics, or lack of control. Don’t ask them to do the same work while carrying sandbags and juggling knives. You want to productively expand on the meaningful work they’re already doing.

+ Turn them into rookies. Instead of letting employees stay comfortable in their respective areas of expertise, invite them to tackle projects in which they don’t have the full knowledge and skills required.

+ Pivot them to a new problem. Another strategy is to have your people point their existing expertise at new problems. For example, a scientist working for a pharmaceutical company was asked to shift her research and discovery skills from cellular biology to oncology. Initially, she was unsure how to do so. But, after several months, she said, “I feel completely invigorated in this new role. I feel more challenged than I’ve felt in years but also more creative and in control of my life and career than every before. New scientific ideas are just pouring out!”

When presenting these challenges to your employees, mindful leadership is critical. They need freedom coupled with guidance to propel them up the right learning curve. The goal is to stretch them, not break them, and you should be willing to provide a safety net.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.