Cómo incorporarte a un nuevo puesto cuando trabajas a distancia

Adaptarse a un nuevo empleo nunca es sencillo, pero puede ser más difícil cuando no estás en la oficina. Si estás entrando a una empresa a distancia, tendrás que ser proactivo. Intenta programar varias reuniones breves de seguimiento con colegas para intentar imitar las interacciones cortas e informales que tendrían en persona.

Comparte detalles sobre tu trabajo, pero también asegúrate de preguntar sobre lo que hacen ellos. Es difícil entender la cultura de tu nueva oficina desde casa, así que pon mucha atención a sus palabras a fin de detectar el estilo y la jerga del lugar de trabajo. Intenta identificar a las personas que te pueden ayudar a crecer en tu puesto y que incluso puedan servirte de mentores. Pide ayuda cuando la necesites: en persona, es posible que alguien se dé cuenta de que estás confundido, pero es más difícil que eso ocurra en reuniones por video o por teléfono. Por último, no dudes en presentarte como un nuevo empleado cuando entres a las reuniones o foros digitales, como Slack. Quizá te haga sentir incómodo, pero la mayoría de la gente quiere darte la bienvenida y ayudarte, solo necesita que se lo recuerdes con más claridad. Si tomas estas medidas desde el principio, tendrás más éxito a largo plazo.

(Este consejo fue adaptado de “Starting a New Job — Remotely”, de Art Markman).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate