Despierta tu propia creatividad

Cuando nuestras rutinas diarias están enfocadas en acabar una lista de pendientes a toda velocidad, puede ser difícil establecer las condiciones óptimas para la creatividad. Por suerte, existe una estrategia cuya eficacia ha sido demostrada a lo largo del tiempo —que además es bastante sencilla— para generar ideas creativas. En primer lugar, obtén material del área de tu interés. Puede ser cualquier cosa, desde artículos que has querido leer hasta pestañas que dejaste abiertas en el navegador de tu computadora. Después, dedica tiempo a digerir el material y a buscar conexiones. Haz notas en fichas pequeñas, como si trataras de resolver un misterio. Compara las fichas físicas para encontrar patrones y temas en común. Luego —y esta es la parte más importante— no hagas nada. Encuentra la manera de desconectar tu mente para dar paso al procesamiento inconsciente, ya sea que salgas a dar un paseo, escuches música, veas una película o incluso tomes una ducha. Tal vez esto no se sienta como trabajo tangible, pero despejar un poco tu mente hará espacio para que lleguen las ideas.

(Este consejo fue adaptado de “Don’t Let Your Obsession With Productivity Kill Your Creativity”, de Bruce Daisley).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate