Sé un mejor comunicador… incluso con una mascarilla puesta

Debido a que las mascarillas esconden nuestras expresiones faciales, la comunicación se dificulta más. Piensa en todos los mecanismos no verbales con los que de manera inconsciente expresamos sinceridad, confianza, buenas intenciones o confusión. Y, aunque las mascarillas son cruciales para combatir la pandemia, nos complican la labor de captar esas señales sutiles. ¿Cómo podemos construir una buena relación con nuestros colegas cuando está cubierta la mitad de nuestros rostros?

Comienza por usar tu “voz de mascarilla”. Habla más alto de lo normal y expresa emoción con tu cadencia e inflexiones. Después, practica escuchar de manera activa haciendo señales verbales, como un simple “Mm mm” o “Te entiendo”, a la persona con la que estés hablando. Utiliza otro lenguaje corporal, como asentir o gesticular, en situaciones en las que de otro modo habrías usado tu rostro para comunicar algo sutil. Por último, sonreír tal vez sea nuestra herramienta de comunicación no verbal más importante, así que haz todo lo posible por sonreír con los ojos. Puede ser incómodo o antinatural, pero esfuérzate por arrugar las comisuras de los ojos. Las mascarillas serán parte de nuestras vidas en el futuro próximo, pero con un poco de esfuerzo puedes superar los desafíos de comunicación que presentan.

Adaptado de “How to Build Rapport … While Wearing a Mask”, de Dustin York).

© 2020 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate