Comunícate con esos amigos casuales que extrañas

En un día regular, interactuamos con un promedio de 11 a 16 conocidos, como tu barista favorito o el colega al que siempre saludas mientras calienta su comida en el microondas de la sala de descanso. Ahora que vivimos en una era de distanciamiento social, estas interacciones otrora comunes han desaparecido, y ya no contamos con los recordatorios físicos de que somos parte de una red social más amplia.

Comunicarte con alguien para demostrarle que estás pensando en él o ella hará que ambos se sientan más conectados durante estos tiempos difíciles. Para empezar, piensa en la mejor manera de comunicarte: ¿será un mensaje de texto, una llamada, un correo electrónico, un mensaje de Facebook? ¿Qué medio ejercerá la menor presión para el receptor? Si no obtienes respuesta, no lo tomes personal. Piensa que esta interacción es como sonreírle a un colega en el pasillo: a veces se detienen a platicar y a veces no. En lugar de esperar una respuesta, disfruta al saber que tu mensaje quizá le haya dado una pequeña dosis de felicidad al destinatario. Considera la posibilidad de una conversación breve y simple, así evitarás la sensación de que socializar es otro pendiente en tu lista. Y si al final sí conversan, comparte algo sobre tu persona, tal vez una fotografía de tu mascota o de tu hijo haciendo algo gracioso, a fin de entablar una relación más cercana.

Es posible que al principio se sienta incómodo, pero ponerte en contacto con un conocido encenderá una chispa de alegría en ambos mientras siguen sin poder verse en persona.

(Adaptado de “Why You Miss Those Casual Friends So Much”, de Gillian Sandstrom y Ashley Whillans).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate