Cuando trabajes desde casa, incorpora a tu jornada los quehaceres del hogar

Cuando trabajas desde casa, es posible que te distraigan tus inminentes responsabilidades personales. No tienes que ignorar los pensamientos molestos como: “Ya tengo que poner a lavar la ropa” o “¿Ya es hora de sacar a pasear al perro?”. Puedes usar estos impulsos a tu favor.

Los quehaceres físicos podrían ser un descanso bien recibido tras horas de videoconferencias y trabajo exhaustivo, además de que puedes incorporarlos a tu horario. Por ejemplo, si te está costando trabajo empezar una serie de diapositivas, programa con antelación que pasearás al perro en cuanto termines las primeras tres diapositivas. Intercalar estas responsabilidades en tu jornada laboral puede hacerte sentir más productivo tanto a nivel personal como profesional, lo que te dejará con ánimo renovado y energía para los próximos días.

(Adaptado de “Is It Even Possible to Focus on Anything Right Now?”, de Maura Thomas).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate