Cómo tener éxito cuando tu predecesor fue ejemplar

Cuando empiezas en un nuevo puesto, ya sea por un ascenso dentro de tu empresa o en una nueva organización, es normal que sientas un poco de nervios. Es mucho más intimidante si sabes que estás tomando el puesto de alguien que fue muy respetado y exitoso. Pero no trates de asumir la personalidad ni el estilo de liderazgo de tu predecesor.

Ser tú mismo sin ninguna reserva te hará merecedor del respeto de los demás y ayudará a evitar comparaciones. También es bueno que comprendas y gestiones las relaciones importantes. Esto requiere que sepas no solo quiénes son tus colaboradores (y no solo los altos directivos), sino también qué es lo que más les importa, las expectativas que tiene cada uno de ti y las inquietudes que los aquejan. Además, solicita retroalimentación. Pídeles a algunos colegas de confianza que te digan de inmediato y con frecuencia lo que está saliendo bien y lo que no tanto para que hagas ajustes en tiempo real, según sea necesario. Y sobra decir que debes mostrar la actitud adecuada. Tomar el lugar de alguien estelar tal vez te haga cuestionar tus propias habilidades y si eres la persona que puede cumplir con las expectativas que fijó tu predecesor. Enfócate en tus fortalezas y en lo que sabes que puedes aportar al puesto.

(Adaptado de “How to Succeed When You Have Big Shoes to Fill”, de Rebecca Zucker).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate