Atención gerentes: no involucren sus emociones de más

Es común que los empleados acudan a sus líderes para que les ayuden con problemas personales, y muchos de ellos responden con gusto. Sin embargo, hay nuevas investigaciones que demuestran que ofrecer apoyo emocional a subalternos directos puede ser agotador y afectar de manera negativa el estado de ánimo y el desempeño. ¿Cómo se relaciona esto con los directores que quieren ofrecer su ayuda? En primer lugar, debes reconocer que es posible que ayudar a tus empleados con sus problemas personales te ponga de mal humor. Claro que esto no significa que no debas ayudarlos, sino que estés consciente de ese posible impacto. Además, puesto que las emociones negativas son contagiosas, es probable que el impacto también influya en tu vida personal.

En caso de que ofrezcas tu ayuda, dale seguimiento y pregunta si fue útil tu consejo. Saber que fuiste de ayuda puede proteger e incluso mejorar tu estado de ánimo. Deberías referir a los empleados en situaciones particularmente preocupantes con consejeros profesionales dentro o fuera de la empresa, en especial si no te sientes cualificado para ayudarlos. A largo plazo, esto puede ser lo más recomendable tanto para ti como para tus empleados.

(Adaptado de “The Costs of Being a Caring Manager”, de Klodiana Lanaj y Remy E. Jennings).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate