No permitas que tu mente imagine el peor de los casos

Cuando te provoca ansiedad la posibilidad de perder ciertas cosas que son preciadas para ti, es posible que tu mente imagine lo peor. Para recuperar la calma, regresa al presente.

Empieza con algo simple. Nombra cinco cosas que estén en la habitación: hay una computadora, una silla, una fotografía del perro, un tapete viejo y una taza de café. Respira. Date cuenta de que, ahora mismo, esta habitación es tu realidad. En este momento estás bien. Usa tus sentidos, piensa en la textura de estos objetos. El escritorio es rígido. Siente el aire entrar por tu nariz. El objetivo es encontrar un equilibrio en tus pensamientos. Si sientes que se empieza a formar una imagen negativa, procura pensar en una positiva. Deja ir aquello que no puedes controlar. Por último, sé compasivo y paciente contigo mismo y con los demás. Tener pensamientos generosos puede ayudarte a apartar algunos de tus pensamientos negativos.

(Este consejo fue adaptado de “That Discomfort You’re Feeling Is Grief”, de Scott Berinato).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate