Resiste la tendencia a controlar en exceso

Controlar en exceso es un hábito difícil de dejar. ¿Cómo se pueden combatir estas tendencias? Primero, organiza reuniones para discutir el estatus del proyecto. Tal vez creas que eres útil por revisar con frecuencia cómo va un proyecto, pero admítelo: estás merodeando. Recuerda que contrataste a ciertas personas por su experiencia, así que dales la autonomía de usarla. Tu conocimiento general de las tareas requeridas ayudará a poner a las personas apropiadas en los lugares adecuados. Después de eso, comunica lo que necesitas, dales el apoyo y los recursos para cumplir con sus tareas, y luego confía en que las llevarán a cabo. Por último, delega más de lo que te haga sentir cómodo. Los directores que tienen un talento para delegar —y quienes lo ponen a prueba— pueden generar un mayor éxito en el equipo que los que se sumergen en los detalles mundanos. Al empoderar a tu equipo para que pueda realizar más cosas, te darás cuenta de que te preocupas —controlas— mucho menos.

(Adaptado de “3 Ways to Kick Your Micromanaging Habit for Good”, de Serenity Gibbons).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate