¿Esa tarea de verdad tiene que estar en tu lista de pendientes?

No todos los proyectos o tareas requieren de tu atención inmediata. Si te sientes agobiado, hazte unas cuantas preguntas para ayudarte a priorizar tu lista de pendientes.

La primera pregunta debe ser por qué es necesaria esta tarea. Si no tienes una respuesta clara, es probable que no sea urgente.

La segunda debe ser qué pasaría si no has terminado esto dentro de un mes. Es tentador terminar todos tus pendientes lo más rápido posible solo para eliminarlos de tu lista, pero antes de invertir tu tiempo en una tarea, visualiza el impacto futuro que tendrá para ti, para las partes interesadas y para tu negocio. Si no logras ver un impacto a largo plazo, considera pasarla de largo.

La tercera debe ser si eres la persona indicada para realizar esta tarea. Si la respuesta es no, considera si puedes delegársela a alguien más. Y la última debe ser si accediste a hacer esta tarea por las razones correctas. Tal vez pensaste: “Se verá grosero si digo que no” o “Mis subordinados están demasiado ocupados para hacer esto”. Si aceptaste la tarea por las razones equivocadas, lo más probable es que no seas la persona indicada para realizarla.

(Adaptado de “If You’re Overworked, Learn Which Tasks to Hand Off”, de Sabina Nawaz).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate