Apoya al resto de tus empleados después de un recorte de personal

Tras un despido masivo, los empleados restantes quizá sientan un amplio rango de emociones: desde culpa del sobreviviente hasta gratitud por seguir teniendo trabajo. Un buen gerente puede hacer una gran diferencia si ayuda a su equipo a superar este momento difícil.

Empieza por comunicarte con honestidad: sé franco sobre los motivos por los que la empresa decidió hacer un recorte de personal y explica las otras opciones que se consideraron. En términos generales, esclarece la manera en que la empresa está ayudando a las personas que fueron despedidas, por ejemplo, con indemnizaciones o servicios de transición profesional. También tienes que darles a los empleados la oportunidad de externar sus opiniones. Las reuniones o almuerzos de debate, así como otro tipo de foros abiertos son maneras útiles de garantizar que fluya el diálogo. Podrías reservar 15 minutos al final de tus próximas reuniones de personal para que los empleados procesen sus emociones en un lugar seguro. Aunque tal vez te sientas tentado a eludir este tema, hacerlo podría socavar más la confianza de los demás. Cuando los empleados entienden que la gerencia está preparando a la empresa para que tenga estabilidad y crecimiento en el futuro y, a la vez, trata a las personas con dignidad, es más probable que sigan comprometidos con la misión y la cultura de su organización.

(Este consejo fue adaptado de “How to Support Your Remaining Employees After a Layoff”, de Susan Peppercorn).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate