Debes colocar tu máscara de oxígeno primero

Durante este periodo histórico y desafiante, muchos de nosotros hemos estado brindando apoyo emocional sin precedentes a las personas en nuestras vidas. Pero no puedes ayudar a tu familia, amigos, colegas o empleados si no cuidas de ti primero. Entonces, ¿cómo puedes hacer eso? Empieza por preguntarte cómo estás tal como lo harías con los demás.

Hazte preguntas como ¿Cómo me siento en realidad? ¿Estoy bebiendo, comiendo, durmiendo o llorando de más? ¿Qué podría ayudarme a combatir la ansiedad? ¿Me estoy manteniendo en contacto con otras personas? Luego, desarrolla un plan para asegurarte de satisfacer tus propias necesidades. Apégate a una rutina y anota con lápiz horarios para hacer ejercicio o meditar de manera regular, lo que te funcione mejor. Después, pide ayuda cuando la necesites, si no lo haces, es posible que llegues a sentir resentimiento o a guardar rencores. Devuelve el favor poniéndote a disposición de otros que necesiten ayuda. Por último, busca los aspectos positivos. Expresa gratitud, ofrece cumplidos y destaca los triunfos, sin importar cuán pequeños sean. Estas expresiones de positividad no solo motivarán a las personas que te rodean, sino que también te ayudarán a mantener una visión optimista y esperanzadora en tiempos difíciles.

(Este consejo fue adaptado de “To Take Care of Others, Start by Taking Care of Yourself”, de Whitney Johnson y Amy Humble).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate