Por qué su organización necesita un centro de escritura

Cuando piensa en grandes escritores, probablemente no piensa en banqueros.

Sin embargo, esta es la historia de cómo un grupo de examinadores bancarios en el Banco de la Reserva Federal en Filadelfia, uno de los 12 bancos en el sistema de la Reserva Federal en los Estados Unidos, mejoraron dramáticamente la claridad e impacto de sus reportes escritos.

Las 250 personas en el grupo de supervisión, regulación y crédito del banco de Filadelfia escriben reportes detallados, algunas veces de 40 páginas de longitud, dirigidos a ejecutivos bancarios y juntas de directores, especificando los cambios que necesitan hacer para cumplir con las regulaciones bancarias del gobierno.

Muchos integrantes colaboran en los reportes -un proceso que no tiende a mejorar la claridad o enseñar a los examinadores escribir bien.

“La comunicación de un punto importante a la audiencia objetivo puede confundirse fácilmente”.

El resultado es que los ejecutivos bancarios podrían no entender qué problema necesitan resolver.

La Fed de Filadelfia contrató a Jessica Weber para mejorar la redacción de los examinadores bancarios, enfocándose en formas de reestructurar el proceso de revisión y, en términos generales, hacer más efectivos los documentos.

La técnica que Weber usó para mejorar la redacción en el banco es poco usual en el mundo corporativo, pero común en las universidades: un centro de escritura. En un entorno universitario, un centro de escritura es un lugar donde los estudiantes pueden trabajar con un tutor para mejorar una pieza de redacción.

“La mejoría demostrable en los resultados de redacción, combinada con altos niveles de instrucción constante y satisfacción con el programa, convencieron a los jefes de Weber de que estaba funcionando”.

Ahora el centro de escritura se ha expandido y Weber está diseñando formas de esparcir el programa a otros bancos en el sistema de la Reserva Federal.

Un centro de escritura como este puede mejorar la cultura de redacción en muchas organizaciones. He aquí lo que usted necesita para hacer que esto funcione en su compañía:

  • La creencia en la cima de que vale la pena mejorar la escritura: La mala redacción está destruyendo la productividad de su empresa. Antes de que pueda corregir el problema, necesita lograr que los directivos admitan que existe.
  • Un grupo de escritores similares: Un programa similar pudiera funcionar para grupos de escritores técnicos, analistas o personas que escriben texto de ventas. Cuando tiene un grupo de escritores como estos, puede desarrollar una serie de criterios, materiales y métodos de entrenamiento para ayudarlos.
  • Un programa voluntario alentado por la gerencia: Aunque un programa obligatorio pudiera funcionar, un programa voluntario tiene más probabilidades de tener éxito, porque selecciona a individuos motivados.
  • Un enfoque en el aprendizaje a través de la edición: “Entrenamiento de escritura” suena como una tarea. Sin embargo, instrucción editorial suena más como algo útil. La edición corrige documentos, pero también corrige a los escritores.
  • Un compromiso de medir resultados: Tener éxito no es suficiente; necesita probar que lo tuvo.

Si funciona con examinadores bancarios, funcionará para usted.

“Un centro de escritura le permitirá a todos pasar menos tiempo descifrando mensajes incomprensibles y más tiempo haciendo las cosas.”.