Cómo comunicarle a su pareja sus necesidades de autocuidado

El equilibrio entre vida personal y trabajo siempre es un desafío. Pero con la cuarentena, es aún más complicado comunicarles a nuestras parejas las necesidades que tenemos. Sin embargo, si sabemos llevar el desafío, la vida puede ser más tranquila y satisfactoria.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Cuando es un padre trabajador con un aparentemente interminable repertorio de responsabilidades, puede ser difícil hacer espacio para usted mismo. Enfocar toda su energía en el trabajo o la familia y dejar de lado sus propias necesidades es lo normal. Y esto se ha vuelto más difícil con la actual crisis.

Los beneficios de cuidarnos a nosotros mismos son bien conocidos, pero puede ser desafiante el comunicarle nuestras necesidades personales a nuestra pareja. Los sentimientos de culpa o vergüenza podrían inhibir estas conversaciones. Sin embargo, el no compartir nuestros sentimientos y necesidades puede llevar al resentimiento, el agotamiento y el desdén. Y el no reservar tiempo para nosotros mismos puede volvernos menos felices y efectivos tanto en el trabajo como en casa.

Una vez que haya analizado sus propias necesidades y deseos, ¿cómo tener una conversación productiva? He aquí algunas sugerencias tácticas:

— EL RITMO ES TODO: Hay momentos durante el día cuando una conversación de fondo es imposible. Aparte con su pareja un tiempo que esté libre de distracciones y sea relativamente tranquilo. El mejor enfoque es el de volverlo divertido y no pensar en esto como una forma de desafiar a su pareja, sino como una forma de conectar.
— RECUERDEN QUE ESTÁN JUGANDO PARA EL MISMO EQUIPO: Usted es el defensor y respaldo de su pareja, y ambos tienen en mente la salud y bienestar del otro. John Gottman, un prominente investigador sobre el éxito marital alienta un “inicio suave.” Esto significa manejar la conversación con gentileza y evitar las críticas y culpas. En lugar de declaraciones acusatorias, pruebe usar declaraciones de “yo siento” que se enfoquen en sus pensamientos y necesidades.
— ESCUCHEN ACTIVAMENTE: Trate de escuchar el corazón detrás de las declaraciones de su pareja; no sólo escuche para responder. Puede necesitar un esfuerzo para dejar de lado su agenda personal, pero será más fácil una vez que tome tiempo para pensar en las necesidades o deseos de su pareja. Cuando su pareja diga algo, sea curioso, parafraseando lo que escucha (¡incluso si no está de acuerdo!). Pida aclaraciones diciendo algo como, “Esto es interesante. Dime más.”
— SE TRATA DE DAR Y RECIBIR: Esté dispuesto a dar un poco. Las relaciones no se basan en las exigencias, sino en el entendimiento, compasión y sacrificio mutuo. Analice qué es lo que su pareja podría necesitar o desear, e incorpore esos pensamientos en la conversación. Demuestre que ha estado considerándolos. La empatía representa un gran avance para profundizar la conexión.
— HAGA REVISIONES REGULARES DE LAS RELACIONES: Es mucho más fácil hablar de las cosas en forma casual cuando el resentimiento, la frustración o el agotamiento no se han desarrollado. Hacer revisiones regulares brinda un tiempo y espacio natural para preguntarle a su pareja cómo está y compartir formas que pudieran ayudarlos a ambos a florecer. Tener tiempos regulares ya mapeados es una forma útil de alentar la conexión y la comunicación abierta.

El día tras día de criar hijos y alimentar una carrera próspera puede sentirse como un ciclo interminable – especialmente durante estos tiempos inciertos. Sin embargo, con algo de autorreflexión, empatía por su pareja y conversaciones razonadas, puede hacer que la vida sea más tranquila y satisfactoria.

“Esté dispuesto a dar un poco.”.

“Usted es el defensor y respaldo de su pareja, y ambos tienen en mente la salud y bienestar del otro”.

“El no reservar tiempo para nosotros mismos puede volvernos menos felices y efectivos tanto en el trabajo como en casa.”.

Los beneficios de cuidarnos a nosotros mismos son bien conocidos, pero puede ser desafiante el comunicarle nuestras necesidades personales a nuestra pareja. Los sentimientos de culpa o vergüenza podrían inhibir estas conversaciones. Sin embargo, el no compartir nuestros sentimientos y necesidades puede llevar al resentimiento, el agotamiento y el desdén.
Una vez que haya analizado sus propias necesidades y deseos, ¿cómo tener una conversación productiva? He aquí algunas sugerencias tácticas:

— EL RITMO ES TODO: Aparte con su pareja un tiempo que esté libre de distracciones y sea relativamente tranquilo.
— RECUERDEN QUE ESTÁN JUGANDO PARA EL MISMO EQUIPO: Manejar la conversación con gentileza y evitar las críticas y culpas. En lugar de declaraciones acusatorias, pruebe usar declaraciones de “yo siento” que se enfoquen en sus pensamientos y necesidades.
— ESCUCHEN ACTIVAMENTE: Trate de escuchar el corazón detrás de las declaraciones de su pareja; no sólo escuche para responder.
— SE TRATA DE DAR Y RECIBIR: Las relaciones no se basan en las exigencias, sino en el entendimiento, compasión y sacrificio mutuo.
— HAGA REVISIONES REGULARES DE LAS RELACIONES: Tener tiempos regulares ya mapeados es una forma útil de alentar la conexión y la comunicación abierta.

El día tras día de criar hijos y alimentar una carrera próspera puede sentirse como un ciclo interminable – especialmente durante estos tiempos inciertos. Sin embargo, con algo de autorreflexión, empatía por su pareja y conversaciones razonadas, puede hacer que la vida sea más tranquila y satisfactoria.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How to Communicate Your Self-Care Needs to Your Partner

When you’re a working parent with a seemingly endless array of responsibilities, it can be hard to make space for yourself. Focusing all your energy on work or family and putting your own needs on hold is the norm. And this has become only more difficult with the current crisis.

The benefits of taking care of ourselves are well known, but it can be challenging to communicate personal needs to our partner. Feelings of guilt or shame may inhibit these conversations. Yet not sharing our feelings and needs can lead to resentment, exhaustion and contempt. And failing to reserve time for ourselves can make us less happy and less effective both at work and at home.

Once you’ve thought through your own needs and desires, how do you go about having a productive conversation? Here are some tactical suggestions:

— TIMING IS EVERYTHING: There are moments during the day when a conversation of substance is impossible. Set aside a time with your partner that is free of distractions and relatively calm. The best approach is to make it fun and think of it not as a way to challenge your partner, but as a way to connect.

— REMEMBER YOU’RE PLAYING FOR THE SAME TEAM: You are your partner’s advocate and supporter, and you both have each other’s health and well-being in mind. John Gottman, a prominent researcher on marital success, encourages a “soft start-up.” This means handling the conversation with gentleness and avoiding blame or criticism. Instead of accusatory statements, try using “I feel” statements that focus on your thoughts and needs.

— ACTIVELY LISTEN: Try to hear the heart behind your partner’s statements; don’t just listen to respond. It can take effort to set aside your personal agenda, but after taking time to think about your partner’s needs or wants, this will be easier to do. When your partner says something, be curious, paraphrasing what you hear (even if you don’t agree!). Ask for clarification by saying something like, “That’s interesting. Tell me more.”

— IT’S ABOUT GIVE AND TAKE: Be willing to give a little. Relationships aren’t about demands. They’re about mutual understanding, compassion and sacrifice. Think through what your partner might need or want, and incorporate these thoughts into the conversation. Demonstrate that you have been considering them. Empathy goes a long way in deepening connection.

— DO REGULAR RELATIONSHIP CHECKUPS: It’s much easier to talk about things in a casual way when resentment, frustration or utter exhaustion haven’t developed. Doing regular check-ins provide a natural time and space to ask how your partner is doing and to share ways that could help you each flourish. Having regular times mapped out is a helpful way to foster connection and open communication.

The day-in, day-out of raising children and fostering a thriving career can feel like an endless loop — especially during these uncertain times. But with some self-reflection, empathy for your partner and thoughtful conversations, you can make life more tranquil and more fulfilling.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.