Cómo pasar de la autoconciencia a la autosuperación

Ser autoconsciente requiere entender las propias fortalezas, debilidades, sentimientos y valores. Pero esta es inútil sin la autogestión. Te presentamos un proceso de cuatro pasos para poder lograrlo.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Sabemos que los líderes necesitan para ser efectivos. Ser autoconsciente requiere entender las propias fortalezas, debilidades, sentimientos y valores – al igual que su efecto en las personas.

Sin embargo, la autoconciencia es inútil sin una habilidad igualmente importante: La autogestión. La autogestión es la elección consciente de resistirse a una preferencia o hábito, para en lugar de este demostrar un comportamiento más productivo.

Es un proceso de cuatro pasos que requiere que usted:

  • ESTÉ PRESENTE: Ponga atención a lo que está sucediendo en este momento.
  • ESTÉ AUTOCONSCIENTE: ¿Qué está viendo, escuchando, sintiendo, haciendo, diciendo y considerando?
  • IDENTIFIQUE UN RANGO DE OPCIONES DE CONDUCTA: ¿Qué quiere hacer a continuación? ¿Cuáles son las posibles consecuencias de cada acción? ¿Qué retroalimentación ha recibido que pudiera informar sus decisiones? ¿Cuáles son algunas alternativas que pudiera tomar?
  • ELIJA LOS COMPORTAMIENTOS MÁS PRODUCTIVOS: ¿Qué comportamiento generará el mejor resultado – incluso si no es el comportamiento más fácil para usted?

Comportarse en formas que no están alineadas con sus preferencias puede hacerlo sentirse incómodo y poco hábil. Operar en formas que contradicen nuestros hábitos puede evocar reacciones similarmente negativas. A pesar de estas barreras, el autocontrol es una habilidad que puede aprenderse.

Así es como debe empezar:

  • DECIDA EN DÓNDE QUIERE AUTOGESTIONARSE: Identifique circunstancias en la que su actual enfoque no está funcionando tan bien como usted quisiera.
  • REFLEXIONE RESPECTO A LO QUE ESTÁ IMPULSANDO SU FALTA DE AUTOGESTIÓN: En esas situaciones, note cómo se siente, qué es lo que quiere y cómo está interpretando lo que sucede a su alrededor. ¿Qué está impulsando sus acciones? Usted podría estar tentado a omitir este paso de reflexión y pasar directamente a la planeación y la práctica –pero no lo haga. Entender por qué tomamos nuestras decisiones es crucial para cambiar esas elecciones.
  • CONSIDERE SUS OPCIONES Y CÓMO REACCIONA A ELLAS: En lugar de su comportamiento estándar, ¿qué más podría hacer? ¿Cuál es su reacción a esas opciones? Note cómo sus preferencias y hábitos se muestran aquí, y pregúntese qué es lo que está tratando de evitar cuando cae en esos hábitos y preferencias.
  • HAGA UN PLAN: Ahora que sabe qué es lo que quiere cambiar, entiende qué es lo que lo impulsa y ha identificado algunas opciones, piense en pasos concretos que pueda dar.
  • PRACTIQUE: Crear nuevos hábitos requiere práctica. Al mismo tiempo, explore sus reacciones ante la práctica. ¿Qué puede aprender de lo que está haciendo, y de cómo está reaccionando, que pueda orientar la perseverancia de esa práctica?
  • REPITA EL PROCESO: Regrese al paso dos y observe sus esfuerzos, reflexione sobre sus elecciones, revise el plan y practique más. Cada vez aprenderá un poco más acerca de cómo opera, qué impulsa su comportamiento y cómo puede mejorarlo.

Para ser tan efectivos como sea posible, los líderes necesitan ir más allá de la autoconciencia, hacia la autogestión. Comience reconociendo sus acciones actuales, considerando alternativas y dedicando el trabajo necesario para resistir lo que pudiera ser más familiar o cómodo.

“La autoconciencia es inútil sin una habilidad igualmente importante: La autogestión.”.

“Operar en formas que contradicen nuestros hábitos puede evocar reacciones similarmente negativas.”.

“Crear nuevos hábitos requiere práctica.”.

Ser autoconsciente requiere entender las propias fortalezas, debilidades, sentimientos y valores – al igual que su efecto en las personas. Sin embargo, la autoconciencia es inútil sin una habilidad igualmente importante: La autogestión. La autogestión es la elección consciente de resistirse a una preferencia o hábito, para en lugar de este demostrar un comportamiento más productivo.
Es un proceso de cuatro pasos:

  1. PRESENCIA: Ponga atención a lo que está sucediendo en este momento.
  2. AUTOCONSCIENCIA: ¿Qué está viendo, escuchando, sintiendo, etcétera?
  3. OPCIONES DE CONDUCTA: ¿Qué quiere hacer a continuación
  4. COMPORTAMIENTOS PRODUCTIVOS: ¿Qué comportamiento generará mejores resultados?

Comportarse en formas que no están alineadas con sus preferencias puede hacerlo sentirse incómodo y poco hábil. A pesar de estas barreras, el autocontrol es una habilidad que puede aprenderse.

Así es como debe empezar:

o Identifique las circunstancias en las que su enfoque no esté funcionando como usted quisiera.

o Reflexione respecto a lo que impulsa su falta de gestión.
o Considere sus opciones y cómo reacciona a ellas.
o Haga un plan.
o Practique y explore sus reacciones ante la práctica.
o Reevalúe. Repita el proceso, reflexiónelo y continúe practicando y mejorando.

Los líderes necesitan ir más allá de la autoconciencia, hacia la autogestión. Comience reconociendo sus acciones actuales, considerando alternativas y dedicando el trabajo necesario para resistir lo que pudiera ser más familiar o cómodo.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How to Move From Self-Awareness to Self-Improvement

We know that leaders need self-awareness to be effective. Being self-aware requires an understanding of one’s strengths, weaknesses, feelings and values — as well as their effect on people.

But self-awareness is useless without an equally important skill: self-management. Self-management is a conscious choice to resist a preference or habit, and instead demonstrate a more productive behavior.

It’s a four-step process that requires you to:

— BE PRESENT: Pay attention to what is happening in this moment.

— BE SELF-AWARE: What are you seeing, hearing, feeling, doing, saying and considering?

— IDENTIFY A RANGE OF BEHAVIORAL CHOICES: What do you want to do next? What are the possible consequences of each action? What feedback have you gotten that might inform your choices? What are some alternative choices you can make?

— CHOOSE THE MOST PRODUCTIVE BEHAVIORS: What behavior will generate the best outcome — even if it’s not the behavior that comes easiest to you?

Behaving in ways that aren’t aligned with your preferences can make you feel uncomfortable and unskillful. Operating in ways that contradict our habits can evoke similar negative reactions. Despite these barriers, self-management is a learnable skill.

This is how you can start:

— DECIDE WHERE YOU WANT TO SELF-MANAGE: Identify instances where your current approach is not working as well as you’d like.

— NOTICE AND REFLECT ON WHAT’S DRIVING YOUR LACK OF SELF-MANAGEMENT: In those instances, notice how you feel, what you want and how you are interpreting what’s going on around you. What is driving your actions? You may be tempted to skip this step of reflection and move straight to planning and practicing — but don’t. Understanding why we make the choices we make is crucial to changing those choices.

— CONSIDER YOUR CHOICES AND YOUR REACTIONS TO THOSE CHOICES: Instead of your default behaviors, what else could you do? What is your reaction to those options? Notice how your preferences and habits show up here, and ask yourself what you are trying to avoid when you default to those habits and preferences.

— MAKE A PLAN: Now that you know what you want to change, better understand what’s driving you and have identified some options, think of concrete steps you can take.

— PRACTICE: Creating new habits requires practice. At the same time, explore your reactions to your practice. What can you learn from what you’re doing, and from how you’re reacting, that can inform your continued practice?

— REPEAT THE PROCESS: Go back to step two and observe your efforts, reflect on your choices, revise the plan and practice some more. Each time you’ll learn a bit more about how you’re operating, what’s driving your behavior and how you can improve it.

To become as effective as possible, leaders need to move beyond self-awareness to self-management. Start by recognizing your current actions, considering alternative options, and then putting in the hard work required to resist what may be most familiar or comfortable.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.