Deje de hacer que la gratitud se trate sólo acerca de usted

Escuchamos mucho acerca de la gratitud la cual nos puede traer toda clase de beneficios. Sin embargo, muchos de nosotros lo hacemos mal. En ocasiones, enfocamos la gratitud en propio beneficio en lugar de enfocarla en el benefactor. ¿Por qué esto es tan importante?

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Estos días, solemos escuchar acerca de la más reciente investigación que muestra que el practicar la gratitud tiene toda clase de beneficios para la felicidad y el bienestar. Estos artículos suelen terminar con una convocatoria a comenzar un diario de gratitud, para obtener los plenos beneficios de ser agradecido.

No hay nada malo con ello. Sin embargo, deberíamos mantener en mente el otro, y probablemente más importante propósito: fortalecer nuestras relaciones con aquellos de quienes dependemos.

Históricamente, la mayor parte de la investigación se ha enfocado en la función social de la gratitud, no en su impacto en nuestros cerebros. Ese cuerpo de investigación ha encontrado que expresar gratitud hacia alguien que le ayuda los mantiene interesados e involucrados en tener una relación con usted en el largo plazo. Hace que parezca que su tiempo, esfuerzo y molestias valen la pena.

Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que las personas suelen cometer un error crítico al expresar la gratitud: se enfocan en cómo se sienten en lugar de enfocarse en el benefactor.

Los investigadores en la University of North Carolina identificaron dos clases de expresiones de gratitud: la de alabar a los otros, lo que reconoce y valida las acciones del donante; y la del propio beneficio, que describe cómo el receptor ha mejorado gracias a la ayuda. En uno de los estudios, se observó a parejas expresando gratitud entre sí por algo que su pareja recientemente había hecho por ellos. Después sus expresiones fueron analizadas para ver hasta qué punto alababan al otro o se enfocaban en el propio beneficio. Ejemplos de sus expresiones incluyen:

Alabar al otro:

“Muestra lo responsable que eres…”
“Te esfuerzas…”
“Eres realmente bueno para…”

Auto beneficio:

“Me permitió relajarme…”
“Me permitió presumir en el trabajo…”
“Me hace feliz…”

Finalmente, los benefactores calificaron qué tan felices se sintieron, qué tanto amor sintieron hacia su pareja y qué tan receptivo habían sentido a quien les expresó la gratitud. Los investigadores encontraron que la gratitud enfocada en alabar al otro estaba fuertemente relacionada con percepciones de receptividad, emociones positivas y amor -pero la gratitud basada en el propio beneficio no lo estuvo.

Vale la pena tomar un momento para pensar acerca de esto, porque la mayoría de las personas entiende la gratitud de forma completamente errónea. Tenemos una tendencia hablar acerca de nosotros incluso cuando deberíamos estar pensando y hablando acerca de los demás. Para ser justos, asumimos que eso es lo que quien ayuda busca escuchar -estaban ayudando para hacernos felices, de forma que deben anhelar el escuchar acerca de lo felices que somos.

Sin embargo, esta suposición no es completamente correcta. Sí, quien le ayuda quiere que sea feliz, pero su motivación para ser útil suele estar enlazada directamente con su sentido de valor propio. Su amigo le ayuda porque quiere ser una buena persona y porque quiere ser reconocido como una buena persona.
Recuerde esto la próxima vez que reciba apoyo de alguien. Quienes ayudan quieren verse de forma positiva y sentirse comprendidos y atendidos -lo que es difícil para ellos cuando usted no deja de hablar acerca de sí mismo.

“Deberíamos mantener en mente el otro, y probablemente más importante propósito: fortalecer nuestras relaciones con aquellos de quienes dependemos.”.

“Tenemos una tendencia hablar acerca de nosotros incluso cuando deberíamos estar pensando y hablando acerca de los demás”.

“Su amigo le ayuda porque quiere ser una buena persona y porque quiere ser reconocido como una buena persona.”.

Históricamente, la mayor parte de la investigación se ha enfocado en la función social de la gratitud, no en su impacto en nuestros cerebros
Investigaciones recientes sugieren que las personas suelen cometer un error crítico al expresar la gratitud: se enfocan en cómo se sienten en lugar de enfocarse en el benefactor.

Los investigadores en la University of North Carolina identificaron dos clases de expresiones de gratitud: la de alabar a los otros, lo que reconoce y valida las acciones del donante; y la del propio beneficio, que describe cómo el receptor ha mejorado gracias a la ayuda a gratitud enfocada en alabar al otro estaba fuertemente relacionada con percepciones de receptividad, emociones positivas y amor -pero la gratitud basada en el propio beneficio no lo estuvo.

La mayoría de las personas entiende la gratitud de forma completamente errónea ya que asumimos que eso es lo que quien ayuda busca escuchar -estaban ayudando para hacernos felices, de forma que deben anhelar el escuchar acerca de lo felices que somos.

Quien le ayuda quiere que sea feliz, pero su motivación para ser útil suele estar enlazada directamente con su sentido de valor propio.

Quienes ayudan quieren verse de forma positiva y sentirse comprendidos y atendidos -lo que es difícil para ellos cuando usted no deja de hablar acerca de sí mismo.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Stop Making Gratitude All About You

These days, we often hear about the latest research showing that practicing gratitude has all sorts of benefits for happiness and well-being. These articles usually end with a call to start a gratitude journal to reap the full benefits of being thankful.

There’s nothing wrong with that. But we should keep in mind gratitude’s other, arguably even more important purpose: strengthening our relationships with those we rely on.

Historically, most of the research has focused on gratitude’s social function, not its impact on our brains. This body of research has found that expressing gratitude to someone who helps you keeps them interested and invested in having a relationship with you over the long haul. It makes their time, effort and inconvenience seem worth it.

But recent research suggests that people often make a critical mistake when expressing gratitude: They focus on how they feel rather than focusing on the benefactor.

Researchers at the University of North Carolina identified two types of gratitude expressions: other-praising, which acknowledges and validates the actions of the giver, and self-benefit, which describes how the receiver is better off for having been helped. In one of the studies, couples were observed expressing gratitude to each other for something their partner had recently done for them. Their expressions were then coded for the extent to which they were other-praising or focused on self-benefit. Examples of their expressions include:

Other-praising:

“It shows how responsible you are …”

“You go out of your way …”

“You’re really good at …”

Self-benefit:

“It let me relax …”

“It gave me bragging rights at work …”

“It makes me happy …”

Finally, benefactors rated how happy they felt, how loving they felt toward their partner and how responsive they felt the gratitude-giver had been. The researchers found that other-praising gratitude was strongly related to perceptions of responsiveness, positive emotion and loving — but self-benefit gratitude was not.

This is worth taking a moment to think about because most people get gratitude utterly wrong. We have a tendency to talk about ourselves even when we should be thinking and talking about others. To be fair, we assume that’s what the helper wants to hear — they were helping to make us happy, so they must want to hear about how happy we are.

But this assumption isn’t quite right. Yes, your helper wants you to be happy, but her motivation to be helpful is often tied directly to her sense of self-worth. Your friend helps because she wants to be a good person and because she wants to be recognized as a good person.

Remember this the next time you receive support from someone. Helpers want to see themselves positively and to feel understood and cared for — which is difficult for them to do when you won’t stop talking about yourself.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.