6 preguntas a plantear antes de comenzar un gran proyecto

El saber cuándo comenzar un proyecto, puede ser un factor clave para lograr que tenga éxito. ¿Cómo saber cuándo es el momento de empezar? Te damos una estrategia llamada curva en S que puede ayudar a contestar esta pregunta.


Este artículo le será útil para:

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Saber cuándo comenzar un proyecto es un factor clave para el éxito. Si comienza el proyecto demasiado rápido, es probable que este no cumpla con su fecha de entrega – e incluso fracase por completo, entonces, ¿cómo saber cuándo es el momento de empezar?

La curva en S, un encuadre popularizado en los 1960s por E.M. Rogers para evaluar qué tan rápidamente las innovaciones penetrarían en el mercado, puede ayudar a los tomadores de decisiones a visualizar el momento adecuado para iniciar un proyecto.

La base de la curva en S es una fase de bajo y lento crecimiento. Lento es un término relativo; en nuestra era de rápida innovación, nadie puede permitirse ser demasiado lento. Sin embargo, para la empresa que explora una idea, la base de la curva representa un periodo de investigación en el que se han comprometido relativamente pocos recursos.

Durante esta fase, usted debería buscar respuesta a seis preguntas:

— ¿EL PROYECTO SE HA REALIZADO ANTES? ¿Hay un mercado para su idea? Explore qué problema le resolverá a sus clientes objetivo y si es que se enfrentará a competidores ya establecidos. De ser así, ¿su idea tiene una característica distintiva que pueda darle una ventaja? Defina el nicho que espera llenar en el mercado. Entre más nueva sea la idea, será necesario más tiempo en la parte baja de la curva en S para explorarla.

— ¿ESTARÁN AVENTURÁNDOSE A UNA ARENA/TECNOLOGÍA/INDUSTRIA COMPLETAMENTE NUEVA? Entre más se aleje el proyecto de su negocio central, más tiempo necesitará en la parte baja de la curva en S. Además, considere el número de proyectos que ya tiene fuera del núcleo de su negocio. Demasiados podrían poner en riesgo a su compañía.

— ¿PUEDE DEFINIR CLARAMENTE EL ALCANCE? Si tiene menos del 50% de claridad respecto a lo que ofrecerá el proyecto, siga refinándolo. Apunte a tener definidos de un 80% a un 90% de los requerimientos antes de avanzar a la etapa de un proyecto completo.

— ¿CUÁL ES EL COSTO DE LA INVERSIÓN? Esto puede incluir el determinar los recursos necesarios y si es que están disponibles en casa o será necesario adquirirlos externamente. ¿Esto es algo a lo que quieran y puedan comprometerse? Clarifique antes de comenzar el proyecto quién va a pagar por este, además de asegurar el compromiso de recursos, incluyendo el tiempo que le dedicarán los ejecutivos.

— ¿TIENE EL RESPALDO DE LÍDERES CLAVE Y DE LA ORGANIZACIÓN EN GENERAL? La fase de exploración debería reunir una masa crítica alrededor del proyecto. Si existe la voluntad institucional, es muy probable que los demás recursos estén disponibles.
— ¿CUÁL ES EL CALENDARIO? Los proyectos que languidecen cuando deberían estar avanzando son costosos y es improbable que produzcan resultados satisfactorios. Establezca un calendario. Dude de aquellos calendarios de proyecto que no incluyan la fase de exploración.

Eventualmente, llegará a un punto de inflexión: Es momento de cancelar la idea o desarrollarla activamente. Esta rodilla de la curva en S es donde oficialmente inicia la creación del proyecto, si es que continuarán. Cuando el proyecto se lanza, debería estar listo para salir, descendiendo rápidamente por la última parte de la curva.
Los proyectos deberían iniciar sólo después de haber identificado y atendido las necesidades críticas, no antes. La parte baja de la curva en S le da el tiempo de hacer justamente eso. Comenzar un proyecto sólo cuando están listos para ejecutarlo maximiza la posibilidad de éxito.

“En nuestra era de rápida innovación, nadie puede permitirse ser demasiado lento.”.

“Los proyectos deberían iniciar sólo después de haber identificado y atendido las necesidades críticas, no antes”.

“Si comienza el proyecto demasiado rápido, es probable que este no cumpla con su fecha de entrega”.

Saber cuándo comenzar un proyecto es un factor clave para el éxito. ¿Cómo saber cuándo es el momento de empezar?

La curva en S, un encuadre popularizado en los 1960s por E.M. Rogers para evaluar qué tan rápidamente las innovaciones penetrarían en el mercado, puede ayudar a los tomadores de decisiones a visualizar el momento adecuado para iniciar un proyecto.

La base de la curva en S es una fase de bajo y lento crecimiento y representa un periodo de investigación en el que se han comprometido relativamente pocos recursos. Durante esta fase, usted debería buscar respuesta a seis preguntas:

— ¿EL PROYECTO SE HA REALIZADO ANTES? Explore qué problema le resolverá a sus clientes objetivo y si es que se enfrentará a competidores ya establecidos. Entre más nueva sea la idea, será necesario más tiempo en la parte baja de la curva en S para explorarla.
— ¿ESTARÁN AVENTURÁNDOSE A UNA ARENA/TECNOLOGÍA/INDUSTRIA COMPLETAMENTE NUEVA? Entre más se aleje el proyecto de su negocio central, más tiempo necesitará en la parte baja de la curva en S.
— ¿PUEDE DEFINIR CLARAMENTE EL ALCANCE? Si tiene menos del 50% de claridad respecto a lo que ofrecerá el proyecto, siga refinándolo.
— ¿CUÁL ES EL COSTO DE LA INVERSIÓN? Esto puede incluir el determinar los recursos necesarios y si es que están disponibles en casa o será necesario adquirirlos externamente.
— ¿TIENE EL RESPALDO DE LÍDERES CLAVE Y DE LA ORGANIZACIÓN EN GENERAL? Si existe la voluntad institucional, es muy probable que los demás recursos estén disponibles.
— ¿CUÁL ES EL CALENDARIO? Los proyectos que languidecen cuando deberían estar avanzando son costosos y es improbable que produzcan resultados satisfactorios.

Eventualmente, llegará a un punto de inflexión: Es momento de cancelar la idea o desarrollarla activamente. Es donde oficialmente inicia la creación del proyecto, si es que continuarán.

Comenzar un proyecto sólo cuando están listos para ejecutarlo maximiza la posibilidad de éxito.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

6 Questions to Ask Before Starting a Big Project

Knowing when to start a project is a key factor to its success. If you begin a project too soon, chances are the project will miss its deadline — if it doesn’t fail outright. But how to know when it’s time to start?

The S curve, a framework popularized in the 1960s by E.M. Rogers to gauge how rapidly new innovations would penetrate the market, can help decision-makers envision the right time to initiate a project.

The base of the S curve is a phase of slow, low growth. Slow is a relative term; in our era of rapid innovation, no one can afford to be too slow. But for an enterprise exploring an idea, the base of the curve represents a period of investigation when relatively few resources have been committed.

During this phase you should seek answers to six questions:

— HAS THE PROJECT BEEN DONE BEFORE? Is there is a market for your idea? Explore what problem it will solve for target customers and whether you’ll be going head-to-head against established competitors. If so, does your idea have a distinguishing feature that can give it an edge? Define the niche you anticipate filling in the marketplace. The newer the idea, the more time required at the low end of the S curve to explore it.

— WILL YOU BE VENTURING INTO A COMPLETELY NEW ARENA/TECHNOLOGY/INDUSTRY? The further your project is from your core business, the more time you’ll need at the lower end of the S curve. Also, consider the number of projects you already have outside your core business. Too many could put your company at risk.

— CAN YOU CLEARLY DEFINE THE SCOPE? If you have less than 50% clarity of what the project will deliver, keep refining the project. Aim at having 80% to 90% of the requirements defined before moving to the full-blown project stage.

— WHAT IS THE INVESTMENT COST? This can include determining the necessary resources and whether they’re available in-house or will have to be sourced externally. Is this something you can and want to commit to? Clarify before starting the project who is going to pay for it, as well as ensuring the commitment of the resources, including time dedicated by executives.

— DO YOU HAVE BUY-IN FROM KEY LEADERS AND THE WIDER ORGANIZATION? The exploration phase should coalesce critical mass around the project. If the institutional will is there, the other resources are likely to be in the pipeline.

— WHAT IS THE TIMELINE? Projects that languish when they should be charging ahead are costly and unlikely to produce satisfactory results. Establish a schedule. Be doubtful about project timelines that don’t include the exploration phase.

Eventually you will reach an inflection point: It’s time to pull the plug on the idea or actively develop it. This knee of the S curve is where project creation officially start, if you’re going to forge ahead. As the project launches, it should be ready to go, rapidly descending the last part of the curve.

Projects should begin only after critical needs have been identified and addressed, not before. The low end of the S curve allows you time to achieve just that. Starting a project only when ready to execute it maximizes the possibility of success.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.