7 estrategias para tomar mejores decisiones en grupo

M ás mentes son mejores que una. Sin embargo, tomar decisiones en equipo debe ser manejado de manera estratégica para evitar sesgos. Te damos algunas estrategias que, aunque no garanticen una gran toma de decisiones, mayores serán sus posibilidades de tener un resultado exitoso.


Este artículo le será útil para:

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Cuando tiene un difícil problema de negocios a resolver, probablemente se lo planteará a un grupo. Después de todo, más mentes son mejores que una, ¿cierto? No necesariamente. Un conjunto más amplio de conocimientos no siempre garantiza mejores resultados. De hecho, debido a una sobredependencia en la jerarquía y al deseo de preservar la armonía, muchos grupos caen en el “groupthink.”

El groupthink es la tendencia de los miembros de un equipo a ajustarse a las opiniones prevalecientes de ciertos individuos. Esto puede llevar a una distorsión en la decisión del grupo, y la mayoría de las veces ocurre subconscientemente.

Esto no significa que los grupos no deberían tomar decisiones juntos, pero usted necesita crear el proceso correcto para hacerlo. Con base en evidencia científica y en nuestra propia experiencia, hemos identificado siete estrategias para una toma de decisiones grupales más efectiva:

  • MANTENER UN GRUPO PEQUEÑO: La investigación muestra que los grupos con siete o más integrantes son más susceptibles al sesgo de confirmación, que es la tendencia de que los miembros evalúen la información en una forma que sea consistente con sus creencias preexistentes. Al mantener al grupo con entre tres y cinco personas, puede reducir el potencial de sesgo mientras se beneficia de las múltiples perspectivas.
  • ELEGIR A UN GRUPO HETEROGÉNEO EN LUGAR DE UNO HOMOGÉNEO: Varios estudios han encontrado que los grupos consistentes de individuos con opiniones y creencias homogéneas tienen una mayor tendencia a la toma de decisiones sesgada. Los equipos heterogéneos, que tienen puntos de vista potencialmente opuestos, a menudo contrarrestan los sesgos con mayor eficiencia.
  • DESIGNAR A UN DISIDENTE ESTRATÉGICO (O INCLUSO DOS): Una forma de contrarrestar las indeseables tendencias al groupthink en los equipos consiste en designar a un “abogado del diablo.” Esta persona tiene la tarea de actuar como una fuerza en contra del consenso del grupo. Para grupos de siete o más integrantes, asigne al menos dos abogados del diablo.
  • REUNIR LAS OPINIONES EN FORMA INDEPENDIENTE: Para sacar el máximo provecho a las capacidades diversas de su equipo, recomendamos reunir opiniones individuales antes de que las personas compartan sus pensamientos con el resto del grupo. Puede pedirles a los miembros del equipo que graben sus ideas de forma independiente y anónima en un documento compartido, por ejemplo. Después pídale al grupo que evalúe las ideas propuestas, una vez más, de forma independiente y anónima.
  • BRINDAR UN ESPACIO SEGURO PARA HABLAR: Si quiere que las personas compartan sus opiniones, necesitan sentir que pueden hablar sin miedo a represalias. Hay tres elementos básicos que son necesarios para crear un espacio seguro. Primero, enfoque la retroalimentación en la decisión, no en el individuo. Segundo, exprese los comentarios como una sugerencia, no como una orden. Tercero, exprese la retroalimentación en una forma que muestre que usted aprecia a los individuos que trabajan hacia su meta conjunta.
  • NO DEPENDER COMPLETAMENTE DE LOS EXPERTOS: Los expertos pueden ayudar a los grupos a tomar decisiones más informadas, pero la confianza ciega en las opiniones expertas puede aumentar los sesgos y llevar a juicios excesivamente confiados. Por lo tanto, cuando invite a los expertos a dar su opinión sobre un tema, asegúrese de posicionarlos como personas informadas y externas al grupo.
  • COMPARTIR LA RESPONSABILIDAD COLECTIVA: Cuando un individuo es responsable de seleccionar a los miembros del grupo, organizar la agenda y comunicar los resultados, los sesgos de esa persona pueden influir fácilmente en la decisión de un equipo completo. Esa forma de sesgo puede ser contrarrestada si diferentes roles son asignados a distintos miembros del grupo.

Por supuesto, seguir estos pasos no garantiza que su equipo tomará una gran decisión. Sin embargo, entre mejor sea la calidad de la interacción entre los miembros durante el proceso, mayores serán sus posibilidades de alcanzar un resultado exitoso.

“ Más mentes son mejores que una”.

“ La confianza ciega en las opiniones expertas puede aumentar los sesgos y llevar a juicios excesivamente confiados”.

“ Un conjunto más amplio de conocimientos no siempre garantiza mejores resultados”.

De hecho, debido a una sobredependencia en la jerarquía y al deseo de preservar la armonía, muchos grupos caen en el “groupthink”, tendencia de los miembros de un equipo a ajustarse a las opiniones prevalecientes de ciertos individuos.

Esto no significa que los grupos no deberían tomar decisiones juntos, pero usted necesita crear el proceso correcto para hacerlo.

  • Mantener un grupo pequeño. Los grupos grandes son más susceptibles al sesgo de confirmación, que es la tendencia de que los miembros evalúen la información en una forma que sea consistente con sus creencias preexistentes.
  • Elegir a un grupo heterogéneo en lugar de uno homogéneo. Los equipos heterogéneos, que tienen puntos de vista potencialmente opuestos, a menudo contrarrestan los sesgos con mayor eficiencia.
  • Designar a un disidente estratégico (o incluso dos): esta persona tiene la tarea de actuar como una fuerza en contra del consenso del grupo.
  • Reunir las opiniones en forma independiente.
  • Brindar un espacio seguro para hablar: si quiere que las personas compartan sus opiniones, necesitan sentir que pueden hablar sin miedo a represalias.
  • Cuando invite a los expertos a dar su opinión sobre un tema, asegúrese de posicionarlos como personas informadas y externas al grupo.
  • Compartir la responsabilidad colectiva: cuando un individuo es responsable de seleccionar a los miembros del grupo, organizar la agenda y comunicar los resultados, los sesgos de esa persona pueden influir fácilmente en la decisión de un equipo completo.

Entre mejor sea la calidad de la interacción entre los miembros durante el proceso, mayores serán sus posibilidades de alcanzar un resultado exitoso.

© 2020 Harvard Business School Publishing Corp. De: hbr.org Distribuido por: The New York Times Syndicate.

7 Strategies for Better Group Decision-Making

When you have a tough business problem to solve, you likely bring it to a group. After all, more minds are better than one, right? Not necessarily. Larger pools of knowledge don’t always guarantee better outcomes. In fact, because of an overreliance on hierarchy and a desire to preserve harmony, many groups fall into “groupthink.”

Groupthink is the tendency for members to conform to the prevailing opinions of certain individuals. It can lead to the distortion of a group decision. And most of time, it occurs subconsciously.

This doesn’t mean that groups shouldn’t make decisions together, but you do need to create the right process for doing so. Based on scientific research and our own experience, we have identified seven strategies for more effective group decision-making:

— KEEP THE GROUP SMALL: Research shows that groups with seven or more members are more susceptible to confirmation bias, which is the tendency for members to evaluate information in a way that is consistent with their preexisting beliefs. By keeping the group to between three and five people, you can reduce the potential for bias while still benefiting from multiple perspectives.
— CHOOSE A HETEROGENOUS GROUP OVER A HOMOGENOUS ONE: Various studies have found that groups consisting of individuals with homogeneous opinions and beliefs have a greater tendency toward biased decision-making. Heterogenous teams that have potentially opposing points of view often counter biases more effectively.
— APPOINT A STRATEGIC DISSENTER (OR EVEN TWO): One way to counter undesirable groupthink tendencies in teams is to appoint a “devil’s advocate.” This person is tasked with acting as a counterforce to the group’s consensus. For groups with seven or more members, appoint at least two devil’s advocates.
— COLLECT OPINIONS INDEPENDENTLY: To get the most out of your team’s diverse capabilities, we recommend gathering individual opinions before people share their thoughts within the wider group. You can ask team members to record their ideas independently and anonymously in a shared document, for example. Then ask the group to assess the proposed ideas, again, independently and anonymously.
— PROVIDE A SAFE SPACE TO SPEAK UP: If you want people to share their opinions, they need to feel they can speak up without fear of retribution. There are three basic elements required to create a safe space. First, focus feedback on the decision, not on the individual. Second, express comments as a suggestion, not as a mandate. Third, express feedback in a way that shows you appreciate the individuals working toward your joint goal.
— DON’T RELY ENTIRELY ON EXPERTS: Experts can help groups make more informed decisions, but blind trust in expert opinions can enhance biases and lead to overconfident judgments. Therefore, when you invite experts to provide their opinion on a topic, make sure to position them as informed outsiders in relation to the group.
— SHARE COLLECTIVE RESPONSIBILITY: When one individual is responsible for selecting group members, organizing the agenda and communicating the results, that person’s biases can easily influence the decision of an entire team. That form of bias can be counteracted if different roles are assigned to different group members.

Of course, following the above steps doesn’t guarantee your team will make a great decision. But the better the quality of the interaction between members in the process, the greater your chances of reaching a successful outcome.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando: “Ctrl + Enter”.