Cómo trabajar para un jefe que tiene expectativas poco realistas

Hay algunos jefes que pueden tener expectativas poco realistas y esto nos hace sentir qe estamos posicionados para fracasar. ¿Cómo podemos tener un mejor equilibrio y fortalecer la relación con esos jefes?


Este artículo le será útil para:

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Todo líder ocasionalmente tiene expectativas exageradas, pero algunos jefes son poco realistas la mayor parte del tiempo. No toman los hechos en cuenta, o habitualmente se refieren a sus experiencias previas en otras compañías, en lugar de partir de las personas y eventos en la organización actual, o quizá le reportan a alguien que es incluso más agresivo o exageradamente optimista que ellos.

Cuando trabaja para uno de estos jefes, usted puede sentir que está posicionado para fracasar. Puede ser peligroso desafiar a un superior, e incluso plantear su argumento puede sentirse inseguro. Podría tener datos o experiencias relevantes que contradigan la validez de las indicaciones de su jefe, y sin embargo puede haber mucha presión para cumplir con todas las exigencias.

En lugar de solo ceder o decidir que es momento de actualizar su currículum, pruebe estos enfoques para obtener un mejor equilibrio y fortalecer su relación con un jefe demandante.

— CONTROLE SU CUERPO PARA MANEJARSE A SÍ MISMO: Si la presión de las demandas de su jefe lo ha colocado en modo de pelear, huir o congelarse, primero cálmese, de forma que pueda organizar sus pensamientos y tomar la acción apropiada. Una de las mejores formas de calmar su agitación es a través de intervenciones de aterrizaje que traen de regreso al cuerpo a esa mente exageradamente reactiva. Usar una simple práctica de anclaje, como la de sentir sus pies en sus zapatos, tranquilizará su cuerpo y le señalará a su cerebro que en realidad no está frente a un peligro físico inmediato.

— ACUERDE EN PRINCIPIO, DESPUÉS COMPARTA DETALLES REALISTAS: Quizá no siempre se sienta así, pero usted y su jefe tienen una misión conjunta y algunas metas en común, y mostrar que están en la misma página podría darle el espacio para explicar algunas de las realidades prácticas. Describir los pasos prácticos que puede dar para obtener los resultados que él quiere y abrir la discusión con entradas como, “permítame compartirle una forma en la que creo que podríamos lograr esto con la menor disrupción,” puede facilitar el intercambio.

— LANCE UNOS GLOBOS DE PRUEBA PARA OBTENER RETROALIMENTACION RÁPIDA Y UTILIZABLE: Es improbable que su jefe planee ser poco realista o injusto. En lugar de sólo pensar “¡Esto es ridículo!” siga verificando para estar seguro de que entiende y está entregando lo que su jefe realmente quiere. Pruebe algo como: “Se que está preocupado acerca del riesgo de invertir demasiado muy rápidamente. ¿Capturé los escenarios y factores que usted busca?”
— EVALÚE SI ES QUE ESTÁ OBTENIENDO TRACCIÓN: Evalúe el estilo y enfoque de su jefe para determinar si obtendría una mejor respuesta comportándose proactiva o reactivamente. A un dueño de agencia con el que trabajé le gustaba fantasear y transformar esas fantasías en expectativas poco realistas. Cuando su equipo aprendió a compartir información relevante de manera frecuente y consistente, los pensamientos del dueño se volvieron más aterrizados. Por otra parte, un cliente que era CEO editorial aprendió a detectar que tenía divagaciones visionarias cuando su equipo le preguntaba directamente si es que estaba teniendo un “momento de cielo azul” o enfocándose en planes actuales.

Mientras se mantenga en el trabajo, es responsable de ayudar a su equipo y a su jefe a ser y verse exitosos. Por más frustrante que sea trabajar para un líder poco realista, su meta debería satisfacer tanto de la misión organizacional como sea posible, mientras mantiene su cordura y autorrespeto.

“Es improbable que su jefe planee ser poco realista o injusto.”.

“Usted y su jefe tienen una misión conjunta.”.

“Puede haber mucha presión para cumplir con todas las exigencias.”.

Todo líder ocasionalmente tiene expectativas exageradas, pero algunos jefes son poco realistas la mayor parte del tiempo. No toman los hechos en cuenta, o habitualmente se refieren a sus experiencias previas en otras compañías, en lugar de partir de las personas y eventos en la organización actual, o quizá le reportan a alguien que es incluso más agresivo o exageradamente optimista que ellos.

Cuando trabaja para uno de estos jefes, usted puede sentir que está posicionado para fracasar.

En lugar de solo ceder o decidir que es momento de actualizar su currículum, pruebe estos enfoques para obtener un mejor equilibrio y fortalecer su relación con un jefe demandante.

— Controle su cuerpo para manejarse a sí mismo.
— Acuerde en principio, después comparta detalles realistas.
— Lance unos globos de prueba para obtener retroalimentacion rápida y utilizable.
— Evalúe si es que está obteniendo tracción.

Mientras se mantenga en el trabajo, es responsable de ayudar a su equipo y a su jefe a ser y verse exitosos. Por más frustrante que sea trabajar para un líder poco realista, su meta debería satisfacer tanto de la misión organizacional como sea posible, mientras mantiene su cordura y autorrespeto.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How to Work for a Boss Who Has Unrealistic Expectations

Every leader occasionally has unrealistic expectations. But some bosses are unrealistic most of the time. They don’t take facts into account, or they habitually refer to their past experiences at other companies rather than to the people and events in the current organization, or perhaps they report to someone who’s even more aggressive or overly optimistic than they are.

When you work for one of these folks, you can feel like you’re being set up to fail. It can be dangerous to defy a superior, and even arguing your point can feel unsafe. You may have relevant data or experience that counters the validity of your boss’s directions, yet there can still be a lot of pressure to comply with every demand.

Instead of just caving in or deciding it’s time to update your résumé, try these approaches to gain better balance and strengthen your relationship with a demanding boss.

— MANAGE YOUR BODY TO MANAGE YOURSELF: If the pressure of your boss’s demands has put you into fight-flight-freeze mode, first calm yourself so you can gather your thoughts and take appropriate action. One of the best ways to quiet your agitation is through grounding interventions that bring the overly reactive mind back to the body. Using a simple anchoring practice, such as feeling the feet in your shoes, will calm the body and signal to your brain that you’re not actually in immediate physical danger.

— AGREE IN PRINCIPLE, THEN SHARE REALISTIC DETAILS: It may not always feel like it, but you and your boss have a joint mission and some common goals, and showing that you’re on the same page may give you the leeway to explain some of the practical realities. Describing the practical steps that you could take to get results that he wants and opening discussion with lead-ins like, “Let me share with you a way I think we could do this with the least disruption,” can facilitate the exchange.

— SEND UP SOME TRIAL BALLOONS TO GET RAPID, USABLE FEEDBACK: It’s unlikely that your boss plans to be unrealistic or unfair. Rather than just thinking “This is ridiculous!” keep checking to be sure you understand and are delivering on what your boss actually wants. Try something like: “I know you’re concerned about the risk of too much investment too quickly. Did I capture the scenarios and factors you’re looking for?”

— GAUGE WHETHER YOU’RE GAINING TRACTION: Assess your boss’s style and approach to determine if you’ll get a better response by behaving proactively or reactively. An agency owner I worked with liked to indulge in flights of fancy, and parlayed them into unrealistic expectations. When his staff learned to share relevant information frequently and consistently, the owner’s thinking became more down-to-earth. On the other hand, a publishing CEO client learned to catch himself in the act of having visionary digressions if his staff asked directly whether he was having a “blue-sky moment” or focusing on current plans.

For as long as you stay in a job, you’re still responsible for helping your team and your boss be and look successful. And as frustrating as it can be to work for an unrealistic leader, your goal should be to satisfy as much of the organization’s mission as possible while maintaining your sanity and self-respect.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.