Encontrando las palabras correctas en una crisis

Las palabras son contagiosas y es muy importante usarlas correctamente. A lo largo de la historia humana, los líderes que han sabido usar sus palabras han logrado un gran impacto. Por eso, es importante que también lo hagan en esta pandemia. He aquí algunas prácticas a seguir.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

A lo largo de buena parte de la historia humana, los líderes han dependido de sus palabras para encender la acción, y actualmente muchos economistas y CEOs juran que las palabras son la herramienta más importante en un mundo donde el liderazgo de “comando y control” ha cedido el paso al poder por medio de la persuasión.

Mientras los líderes empresariales lidian con la pandemia, querrán servir como faros de claridad y esperanza para sus equipos. He aquí algunas mejores prácticas a seguir:

— REEMPLAZAR PALABRAS LARGAS POR PALABRAS CORTAS: Los líderes efectivos hablan con lenguaje simple — y simple significa corto. Esto es especialmente cierto durante una crisis, cuando los rangos de atención se reducen y los niveles de ruido son elevados. A mediados de marzo, cuando el Gobernador Andrew Cuomo, de Nueva York, expidió la orden que alteraría la vida de millones de neoyorkinos y cerraría al centro financiero del mundo, tenía que hacer que la noticia fuera instantáneamente clara y comprensible. Por ello él tuiteó este mensaje: “Quédense en casa. Detengan el contagio. Salven vidas.” La publicación tuvo un enorme impacto – en sólo siete palabras de una sílaba (en inglés).

— ENCONTRAR ANALOGÍAS: Los neurocientíficos han encontrado que nuestro cerebro procesa el mundo asociando lo nuevo o desconocido con algo familiar. Las analogías sirven como atajos mentales que nos ayudan a entender eventos complejos. El 4 de abril, Cuomo resucitó la analogía de la “manguera contra incendios” que el presidente Franklin D. Roosevelt había empleado en 1940 para justificar el préstamo de suministros de guerra a los aliados de Estados Unidos que estaban involucrados en la lucha contra la Alemania Nazi. “Todos estamos en la misma batalla”, señaló Cuomo mientras explicaba por qué estaba en el mejor interés de Oregón el enviar 140 ventiladores a Nueva York. “Se trata de contener al enemigo. Oregón podría tener un problema significativo en mayo. Nuestro problema es ahora. Es inteligente desde el propio interés de Oregón. Ellos ven que el fuego se esparce. Hay que detenerlo en donde está, antes de que llegue a nuestra casa.”

— PERSONALIZAR LA CRISIS: El 25 de marzo, la Dra. Deborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus en la Casa Blanca, contó una desgarradora historia para resaltar la importancia del distanciamiento social. la abuela de Birx, Leah, tenía 11 años de edad durante la pandemia de influenza de 1918, que mató aproximadamente a 50 millones de personas. Leah se contagió e infectó a su madre, quien tenía un sistema inmune debilitado y falleció a causa de la enfermedad. Leah “nunca olvidó que ella era la niña que estaba en la escuela e inocentemente llevó a casa esa influenza,” dijo Birx. “Mi abuela vivió con eso durante 88 años. Esto no es una teoría. Esto es una realidad.” La historia de Birx reforzó su mensaje clave: Todos los estadounidenses juegan un rol protegiéndose entre sí.

— OBSERVAR LA REGLA DE TRES: Los académicos de la retórica y la persuasión argumentan que a las personas les gustan las cosas agrupadas en tres, porque sólo podemos retener un puñado de elementos en nuestra memoria de corto plazo. El Dr. Anthony Fauci, director del National Institute of Allergy and Infectious Disease en los National Institutes of Health, a menudo se limita a tres puntos clave. El 5 de abril, en una aparición en “Face the Nation” dijo que el país podría relajar los lineamientos de distanciamiento social sólo cuando se cuente con tres cosas: “la capacidad de examinar, aislar y rastrear contactos.”

Al igual que los virus, las palabras son contagiosas. Pueden infundir miedo y pánico o facilitar la tranquilidad y el entendimiento. Por encima de todo, pueden encender la acción, así que elijámoslas con cuidado.

“Todos estamos en la misma batalla”.

“La publicación tuvo un enorme impacto – en sólo siete palabras de una sílaba (en inglés).”.

“Los líderes han dependido de sus palabras para encender la acción”.

Las palabras son la herramienta más importante en un mundo donde el liderazgo de “comando y control” ha cedido el paso al poder por medio de la persuasión.

Mientras los líderes empresariales lidian con la pandemia, querrán servir como faros de claridad y esperanza para sus equipos. He aquí algunas mejores prácticas a seguir:

— REEMPLAZAR PALABRAS LARGAS POR PALABRAS CORTAS: Los líderes efectivos hablan con lenguaje simple — y simple significa corto.

— ENCONTRAR ANALOGÍAS: Nuestro cerebro procesa el mundo asociando lo nuevo o desconocido con algo familiar. Las analogías sirven como atajos mentales que nos ayudan a entender eventos complejos.

— PERSONALIZAR LA CRISIS: El 25 de marzo, la Dra. Deborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus en la Casa Blanca, contó una desgarradora historia para resaltar la importancia del distanciamiento social. Con esta, Birx reforzó su mensaje clave: Todos los estadounidenses juegan un rol protegiéndose entre sí.

— OBSERVAR LA REGLA DE TRES: Los académicos de la retórica y la persuasión argumentan que a las personas les gustan las cosas agrupadas en tres, porque sólo podemos retener un puñado de elementos en nuestra memoria de corto plazo

Las palabras son contagiosas y pueden encender la acción, así que elijámoslas con cuidado.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Finding the Right Words in a Crisis

Throughout much of human history, leaders have relied on their words to spark action. And many economists and CEOs today swear that words are the most important tool in a world where “command and control” leadership has given way to power by persuasion.

As business leaders deal with the ongoing pandemic, they will want to serve as beacons of clarity and hope for their teams. Here are a few best practices to follow:

— REPLACE LONG WORDS WITH SHORT ONES: Effective leaders speak in simple language — and simple means short. This is especially true during a crisis, when attention spans are flagging and noise levels are high. In mid-March, when Gov. Andrew Cuomo of New York issued the order that would upend life for millions of New Yorkers and shut down the world’s financial center, he had to make the news instantly clear and understandable. So he tweeted this message: “Stay Home. Stop the Spread. Save Lives.” The post spoke volumes — in just seven one-syllable words.

— FIND ANALOGIES: Neuroscientists have found that our brains process the world by associating the new or unknown with something familiar. Analogies serve as mental shortcuts that help us understand complex events. On April 4, Cuomo resurrected the “fire hose” analogy that President Franklin D. Roosevelt had used in 1940 to justify loaning war supplies to America’s allies involved in the fight against Nazi Germany. “We’re all in the same battle,” Cuomo said as he explained why it was in Oregon’s best interests to send 140 ventilators to New York. “You want to contain the enemy. Oregon could have a significant problem towards May. Our problem is now. It’s smart from Oregon’s self-interest. They see the fire spreading. Stop the fire where it is before it gets to my home.”

— PERSONALIZE THE CRISIS: On March 25, Dr. Deborah Birx, the White House’s coronavirus response coordinator, told a heart-wrenching story to underscore the importance of social distancing. Birx’s grandmother, Leah, was 11 years old during the 1918 flu pandemic, which killed some 50 million people. Leah caught the flu and infected her mother, who had a compromised immune system and died from the disease. Leah “never forgot that she was the child who was in school who innocently brought that flu home,” Birx said. “My grandmother lived with that for 88 years. This is not a theoretical. This is a reality.” Birx’s story reinforced her key message: All Americans play a role in protecting one another.

— OBSERVE THE RULE OF THREE: Scholars of rhetoric and persuasion argue that people like things grouped in threes, because we can hold only a few items in short-term memory. Dr. Anthony Fauci, the director of the National Institute of Allergy and Infectious Disease at the National Institutes of Health, often limits himself to three key points. In an April 5 appearance on “Face the Nation,” he said the country would be able to relax social-distancing guidelines only when three things were in place: “the ability to test, isolate and do contact tracing.”

Like a virus, words are infectious. They can instill fear and panic or facilitate understanding and calm. Above all, they can spark action. So choose them carefully.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.