Las juntas serían más rápidas si la gente tomara el tiempo de escuchar

El saber escuchar es fundamental para entender, y esto es esencial para que las reuniones sean efectivas. Sin embargo, algunos líderes suelen tener problemas con esto. Nos dimos cuenta de que, a través de cuatro sencillos pasos, podemos entender mejor el mensaje y, con esto, tener menos confusiones de comunicación.


Este artículo le será útil para:

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Hace muchos meses, una CEO a la que llamaré Elana, quien es sorda, me buscó para instruirla. Mientras hablábamos sobre sus habilidades de liderazgo y el entorno político de la organización, rápidamente me di cuenta de que ella era fantástica para escuchar. Siendo sorda, Elana es más intenticional en cómo escucha. En nuestras reuniones con Elana hablamos más lento. Ella no interrumpe, y yo hago una pausa cuanto noto que Elana toma notas, de forma que tenga la oportunidad de leer mis labios. Tendemos a tener menos confusiones, porque Elana pide rápidamente clarificar si no entiende alguna palabra.

Conforme trabajamos juntas, me di cuenta de que las fortalezas de escucha y comunicación de Elana en las reuniones individuales son habilidades que la mayoría de los líderes necesitan. Para escuchar tan cuidadosa y lentamente como ella lo hace, considere este proceso de cuatro pasos:

1. ENTIENDA LO QUE SE ESTÁ DICIENDO: ¿Cuánto más entendería de lo que se dice en una reunión si sólo se enfocara en esta? Puede hacerlo fácilmente dejando sus dispositivos fuera de la mesa y tomando notas al margen en las reuniones. Esta forma de tomar notas le permite poner atención al hablante y estacionar temporalmente las ideas que pudieran interferir con su escucha.

2. INTERPRETE LO QUE SE HA DICHO: Una vez que ha escuchado hablar a alguien, ponga sus palabras en contexto. ¿qué significa, basado en el propósito de la discusión, lo que más le importa al hablante o lo que se ha dicho antes? Por ejemplo, si su subordinado directo pide más recursos, puede interpretar o que el proyecto va bien y los consumidores demandan más características, o que el proyecto va mal, y las personas del equipo no están planeando adecuadamente. Todo depende del contexto.

3. VERIFIQUE LO QUE SE HA DICHO: No suponga que entiende; confirme lo que se dijo. Esto puede ser tan simple como parafrasear lo que creyó escuchar. Esto lo ayudará a capturar plenamente lo que se dijo y clarificara cualquier punto que hubiera malinterpretado.

4. CONSIDERE CÓMO SU PUNTO DE VISTA SE RELACIONA CON LO QUE SE HA DICHO. Este es el paso clave que muchos individuos omiten. Muchas veces, lo que más se interpone en nuestra forma de escuchar es el esperar para responder con nuestro propio punto de vista. En lugar de ello, permita que otras opiniones le den forma a su perspectiva. En lugar de apresuradamente presentar un contraargumento, considere cómo sus puntos se relacionan con lo que se dijo y cualquier otra investigación que haya salido a la luz en la reunión. Busque que su respuesta construya a partir de lo ya dicho, de forma que se convierta en una discusión más completa.

Al inicio, este proceso de cuatro pasos para la escucha puede sentirse poco natural cuando lo pone en práctica. Podría estar tentado a insertar sus propias opiniones en lugar de verdaderamente escuchar, interpretar, verificar y considerar puntos de encuentro. Sin embargo, con la práctica, el escuchar reducirá lentamente los conflictos innecesarios e incrementará la claridad –dándole una ventaja para la siguiente reunión.

“No suponga que entiende; confirme lo que se dijo.”.

“¿Cuánto más entendería de lo que se dice en una reunión si sólo se enfocara en esta?”.

“Siendo sorda, Elana es más intenticional en cómo escucha.”.

Hace muchos meses, una CEO a la que llamaré Elana, quien es sorda, me buscó para instruirla. Mientras hablábamos sobre sus habilidades de liderazgo y el entorno político de la organización, rápidamente me di cuenta de que ella era fantástica para escuchar. Tendemos a tener menos confusiones, porque Elana pide rápidamente clarificar si no entiende alguna palabra.

Conforme trabajamos juntas, me di cuenta de que las fortalezas de escucha y comunicación de Elana en las reuniones individuales son habilidades que la mayoría de los líderes necesitan. Para escuchar tan cuidadosa y lentamente como ella lo hace, considere este proceso de cuatro pasos:

1. Entienda lo que se está diciendo.
2. Interprete lo que se ha dicho.
3. Verifique lo que se ha dicho.
4. Considere cómo su punto de vista se relaciona con lo que se ha dicho.

Al inicio, este proceso de cuatro pasos para la escucha puede sentirse poco natural, pero con la práctica, el escuchar reducirá lentamente los conflictos innecesarios e incrementará la claridad –dándole una ventaja para la siguiente reunión.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Meetings Would Go Faster If People Took the Time to Listen

Several months ago, a CEO I’ll call Elana, who is deaf, approached me for coaching. As we talked through her leadership skills and organizational political landscape, I quickly realized she was a fantastic listener. As a deaf person, Elana is more intentional about how she listens. In our meetings, Elana and I talk at a slower pace. She doesn’t interrupt, and I pause whenever I notice Elana taking notes so that she has the chance to read my lips. We tend to have less confusion because Elana is quick to ask for a clarification if she doesn’t understand a word.

As we worked together, I realized that Elana’s listening and communication strengths in one-on-one meetings are skills that most leaders need. To listen as slowly and carefully as she does, consider this four-step process:

1. UNDERSTAND WHAT’S BEING SAID: How much more would you understand about what’s being said in a meeting if you were to single-mindedly focus on the conversation? You can do this more easily by leaving your devices off the table and taking margin notes in meetings. This type of note-taking allows you to pay attention to the speaker and temporarily park ideas that may interfere with your listening.

2. INTERPRET WHAT’S BEEN SAID: Once you’ve heard someone speak, put their words in context. What does this mean, based on the purpose of your discussion, what the speaker cares most about or what’s been said before? For example, if your direct report is asking for more resources, you can either interpret that to mean the project is going well and the customers are demanding more features, or that the project is going poorly and people on the team aren’t planning well. It all depends on the context.

3. VERIFY WHAT’S BEEN SAID: Don’t assume you understand; confirm what was said. This can be as simple as paraphrasing what you think you heard. It will help you capture the entirety of what’s been said, and it will clarify any points that may have been misinterpreted.

4. CONSIDER HOW YOUR POINT OF VIEW RELATES TO WHAT’S BEEN SAID: This is the key step many individuals skip. Many times, the biggest thing getting in our way of listening is waiting to interject with our own point of view. Instead, allow other views to shape your perspective. Instead of hastily blurting out a counterargument, consider how your points relate to what has just been said and any other research that may have come to light in the meeting. Aim to make your response build on what’s been said, so it becomes a fuller discussion.

This four-step process for listening can feel unnatural when you first put it into practice. You might be tempted to insert your own opinions instead of truly listening, interpreting, verifying and considering points of intersection. However, with practice, listening slowly will reduce unnecessary conflict and increase clarity — giving you a head start for next meeting.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.