Cómo los líderes pueden ayudar a otros a influir en ellos

Que un líder esté abierto a ser influenciado crea más confianza con los demás. En este artículo hablaremos de los grados de influencia que puede tener un líder.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Hay una brecha fundamental en nuestro enfoque respecto al liderazgo. A lo largo de los años, hemos pasado de pensar acerca del líder como un héroe, a entenderlo como un visionario, estratega, creador de cultura y constructor de equipos. Sin embargo, mientras nuestras imágenes de los líderes han cambiado y evolucionado, parecemos seguir congelados en la mentalidad del libro escrito por Dale Carnegie en 1936 “Cómo ganar amigos e influir en las personas.” Seguimos creyendo que la esencia del liderazgo consiste en influir en otros para que hagan lo que queremos. Tenemos una palabra menos admirable para referirnos a las personas que son influidas por los demás: seguidores.

Si usted cree que la diversidad de pensamiento y la influencia mutua son esenciales para un liderazgo efectivo y un mejor desempeño de equipo, entonces una pregunta clave para plantearse a usted mismo es: “¿cómo puedo desarrollar y modelar una apertura a ser influido por otros?” Esta apertura es una función de dos factores relacionados: 1) hasta qué punto usted está dispuesto a ser influenciado; y 2) hasta qué grado usted es transparente acerca de cómo los demás pueden influir en usted.

He aquí cuatro niveles que muestran un incremento en la transparencia acerca de cómo usted puede ser influenciado:

  • NO TE DIRÉ QUE ESTOY ABIERTO A SER INFLUENCIADO: En este nivel, no le brinda ayuda a los otros. Si quieren influir en usted, deben descubrir que se encuentra abierto a ser influenciado. Si no pueden descubrirlo, entonces no merecen influenciarlo.
  • TE DIRÉ QUE ESTOY ABIERTO SER INFLUENCIADO, PERO NO QUÉ ES LO QUE INFLUIRÁ EN MI: En este nivel, usted provee sólo un mínimo de ayuda. Le corresponde a los otros descubrir qué es lo que lo llevara a cambiar de opinión y qué no.
  • TE DIRÉ LO QUE INFLUYE EN MÍ, PERO NO TE AYUDARÉ A PLANTEAR TU ARGUMENTO: Allí, le dice a los demás qué clase de información o razonamiento influirá en usted, pero considera que es enteramente la responsabilidad de los demás el plantear su respectivo argumento. Quien pueda debatir mejor, gana.
  • TE DIRÉ LO QUE INFLUYE EN MÍ, Y TE AYUDARÉ A PLANTEAR TU ARGUMENTO: En este nivel, usted es un socio pleno en cuanto a ayudar a otros a influir en usted. Le dice a los demás qué clase de información le llevará a cambiar de opinión. Además, si los otros no tienen la habilidad retórica para plantear su caso de forma tan convincente como usted lo haría, no emplea sus habilidades retóricas para debilitarles el argumento – las usa para fortalecerlo.

Hasta que su interés en cuanto a ser influido por otros sea al menos tan grande como el interés de influenciarlos, se está perdiendo de la mitad de lo que significa ser un líder, y aquellos que le reportan a usted pueden sentir esa ausencia.

Durante demasiado tiempo, muchos líderes han buscado los beneficios de enfoques que requieren diversidad de pensamientos, sin tener que cambiar sus propias opiniones. Cuando estos enfoques fallan, se preguntan por qué. No se pueden ambas cosas al mismo tiempo. Si quiere que otros estén abiertos a su influencia, necesita estar abierto a la de ellos.

“Si quiere que otros estén abiertos a su influencia, necesita estar abierto a la de ellos.”.

“La diversidad de pensamiento y la influencia mutua son esenciales para un liderazgo efectivo y un mejor desempeño de equipo”.

“Tenemos una palabra menos admirable para referirnos a las personas que son influidas por los demás: seguidores.”.

Seguimos creyendo que la esencia del liderazgo consiste en influir en otros para que hagan lo que queremos. La diversidad de pensamiento y la influencia mutua son esenciales para un liderazgo efectivo y un mejor desempeño de equipo, pero ¿cómo puedo desarrollar y modelar una apertura a ser influido por otros?

He aquí cuatro niveles que muestran un incremento en la transparencia acerca de cómo usted puede ser influenciado:

 NO TE DIRÉ QUE ESTOY ABIERTO A SER INFLUENCIADO:
Si quieren influir en usted, deben descubrir que se encuentra abierto a ser influenciado.

 TE DIRÉ QUE ESTOY ABIERTO SER INFLUENCIADO, PERO NO QUÉ ES LO QUE INFLUIRÁ EN MI:
Le corresponde a los otros descubrir qué es lo que lo llevara a cambiar de opinión y qué no.
 TE DIRÉ LO QUE INFLUYE EN MÍ, PERO NO TE AYUDARÉ A PLANTEAR TU ARGUMENTO:
Es enteramente la responsabilidad de los demás el plantear su respectivo argumento. Quien pueda debatir mejor, gana.

 TE DIRÉ LO QUE INFLUYE EN MÍ, Y TE AYUDARÉ A PLANTEAR TU ARGUMENTO:
Le dice a los demás qué clase de información le llevará a cambiar de opinión. no emplea sus habilidades retóricas para debilitarles el argumento – las usa para fortalecerlo.

Hasta que su interés en cuanto a ser influido por otros sea al menos tan grande como el interés de influenciarlos, se está perdiendo de la mitad de lo que significa ser un líder. Pues si quiere que otros estén abiertos a su influencia, necesita estar abierto a la de ellos.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How Leaders Can Help Others Influence Them.

There is a fundamental gap in our approach to leadership. Over the years, we’ve shifted from thinking of the leader as hero to thinking of the leader as visionary, strategist, creator of culture and team builder. Yet as our images of leaders have shifted and evolved, we still seem frozen in the mindset of Dale Carnegie’s 1936 book “How to Win Friends and Influence People.” We still believe that the essence of leadership is about influencing others to do what we want them to do. We have a less admirable word for people who are influenced by others: followers.

If you believe that diversity of thought and mutual influence are essential to effective leadership and stronger team performance, then a key question to ask yourself is: “How can I develop and model openness to being influenced by others?” This openness is a function of two related factors: 1) the extent to which you are willing to be influenced; and 2) the degree to which you are transparent about how others can influence you.

Here are four levels that show increasing transparency about how you can be influenced:

— I WILL NOT TELL YOU THAT I AM OPEN TO BEING INFLUENCED: At this level, you provide no help to others. If they want to influence you, they will have to figure out that you’re open to being influenced. If they can’t do that, they don’t deserve to influence you.

— I WILL TELL YOU THAT I AM OPEN TO BEING INFLUENCED, BUT NOT WHAT WILL INFLUENCE ME: At this level, you provide only minimal help. It’s up to others to figure out what will lead you to change your mind and what won’t.

— I WILL TELL YOU WHAT WILL INFLUENCE ME, BUT I WILL NOT HELP YOU MAKE YOUR CASE: Here, you tell others what kinds of information or reasoning will influence you, but you believe it’s entirely others’ responsibility to make their case. Whoever can debate better wins.

— I WILL TELL YOU WHAT WILL INFLUENCE ME AND I WILL HELP YOU MAKE YOUR CASE: At this level, you are a full partner in helping others influence you. You tell others what kinds of information will lead you to change your mind. And if others don’t have the rhetorical ability to make their case as compellingly as you would, you don’t use your rhetorical skills to weaken their case — you use them to strengthen their case.

Until your interest in being influenced by others is at least as great as your interest in influencing others, you’re missing half of what it means to be a leader. And those who report to you can feel its absence.

For too long, many leaders have sought the benefits from approaches that require diversity of thought without having to change their own views. When these approaches fail, they wonder why. You can’t have it both ways. If you want others to be open to your influence, you need to be open to theirs.

(Roger Schwarz is an organizational psychologist, speaker, leadership team consultant, and president and CEO of Roger Schwarz & Associates.)

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.