Prueba de que las culturas positivas de trabajo son más productivas

Muchas organizaciones creen que pueden impulsar el éxito financiero a través de una cultura de alta presión. Sin embargo, investigaciones respaldan que dicha base de cultura empresarial es dañina para la productividad entre muchas otras cosas. ¿Cuáles son los beneficios de una cultura organizacional positiva y cómo crear una?

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Demasiadas compañías le apuestan a tener una cultura de cortar cabezas, alta presión y no tomar prisioneros, para impulsar su éxito financiero.

Sin embargo, un grande y creciente cúmulo de investigaciones sobre la psicología organizacional positiva demuestra que dicha clase de cultura laboral no sólo es dañina para la productividad con el paso del tiempo, sino que un entorno positivo llevará a dramáticos beneficios para los empleadores, empleados y resultados.

Hay una suposición de que el estrés y la presión empujan a los empleados a desempeñarse mejor y con mayor rapidez. Sin embargo, muchas organizaciones despiadadas no logran reconocer los costos ocultos en los que incurren.

Primero, los gastos por servicios médicos en compañías de alta presión son casi 50% mayores que en otras organizaciones. La American Psychological Association estima que más de $500 mil millones de dólares se escapan de la economía estadounidense debido al estrés laboral, y se pierden cada año 550 millones de días laborales debido al estrés en el trabajo. El estrés laboral ha sido relacionado problemas de salud que van desde el síndrome metabólico hasta enfermedades cardiovasculares y la muerte.

Segundo, está el costo de la falta de compromiso. Aunque un entorno despiadado y una cultura de miedo pueden elevar el compromiso (y algunas veces incluso el entusiasmo) durante algún tiempo, la investigación sugiere que el inevitable estrés que crea seguramente llevará a reducir el compromiso en el largo plazo. El compromiso en el trabajo — que se asocia con sentirse valorado, seguro, respaldado y respetado— generalmente está asociado negativamente con una cultura despiadada y de alto estrés.

Y la falta de compromiso es costosa. En estudios realizados por la Queens School of Business y la Gallup Organization, los empleados no comprometidos tenían un ausentismo 37% más alto, 49% más accidentes y 60% más errores y defectos. Las organizaciones con bajas calificaciones en cuanto al compromiso de los empleados experimentaron 18% menos de productividad, 16% menos de rentabilidad, 37% menos de crecimiento laboral y y un precio de las acciones 65% menor a lo largo del tiempo. Algo importante, los negocios con empleados altamente comprometidos recibieron un 100% más de solicitudes de empleo.

La falta de lealtad es un tercer costo. La investigación muestra que el estrés laboral lleva un incremento de casi un 50% a la rotación voluntaria, y los costos asociados con el reclutamiento, entrenamiento, la reducción de productividad y la pérdida de pericia son significativos. El Center for American Progress estima que reemplazar a un solo empleado cuesta aproximadamente 20% del salario de dicho trabajador.

Por estas razones, muchas compañías han establecido una amplia variedad de beneficios, que van desde trabajar en casa hasta gimnasios en la oficina. Aun así, de acuerdo con los resultados de una encuesta de Gallup, los empleados prefieren el bienestar en los lugares de trabajo a los beneficios materiales.

El bienestar proviene de una cultura positiva y, como gerente, usted tiene la capacidad de crear una para su equipo:

1. Aliente las conexiones sociales. Un gran número de estudios empíricos confirma que las conexiones sociales positivas en el trabajo producen resultados altamente deseables. Por ejemplo, la gente se enferma menos, se recupera de cirugías el doble de rápido, experimenta menos depresión, aprende más rápido y recuerda durante más tiempo, tolera mejor el dolor y la incomodidad, despliega mayor agudeza mental y se desempeña mejor en el trabajo.

2. Muestre empatía. Como jefe, usted tiene un gran impacto en cómo sus empleados se sienten. Un revelador estudio de imágenes cerebrales descubrió que, cuando los empleados recordaban a un jefe que había sido antipático, mostraron un incremento de activación en áreas del cerebro asociadas a la evasión y a las emociones negativas, mientras que lo opuesto era cierto cuando recordaban a un jefe empático.

3. Esfuércese un extra para ayudar. ¿Alguna vez tuvo algún gerente o mentor que se tomó muchas molestias para ayudarlo a pesar de que él o ella no tenían por qué hacerlo? Lo más probable es que usted le siga siendo leal a esa persona incluso hasta el día de hoy. Jonathan Haidt, en la Stern School of Business de la New York University, muestra esto en su investigación en cuanto a que cuando los líderes no son sólo justos, sino que se sacrifican, sus empleados se motivan e inspiran para volverse más leales y comprometidos. Como consecuencia, tienen mayores probabilidades de hacer un esfuerzo extra para ayudar y ser amigables con otros empleados, generando de este modo un círculo virtuoso.

4. Aliente a las personas a que hablen con usted — especialmente acerca de sus problemas. No es de sorprender que confiar en que el líder tiene los mejores intereses de usted en mente mejora el desempeño de los empleados. Los trabajadores se sienten seguros en lugar de temerosos y, como demuestra la investigación de la investigadora de Harvard, Amy Edmondson, una cultura de seguridad -en la que los líderes son incluyentes, humildes y alientan a su equipo a levantar la voz o pedir ayuda- lleva a mejores resultados de aprendizaje y desempeño. En lugar de crear una cultura del miedo a consecuencias negativas, sentirse seguro en el lugar de trabajo ayuda a alentar el espíritu de experimentación que es tan importante para la innovación.

Cuando usted sabe que un líder está comprometido a operar a partir de una serie de valores basados en la gentileza interpersonal, él o ella pone el tono para toda la organización. En “Give and Take,” el profesor de Wharton, Adam Grant, demuestra que la generosidad y amabilidad de los líderes son fuertes predictores de la efectividad de los equipos y organizaciones. Mientras que los climas laborales difíciles están relacionados con menor salud de los empleados, lo opuesto es cierto para los climas positivos de trabajo, donde los empleados tienden a tener menor ritmo cardiaco y presión sanguínea, además de sistemas inmunes más fuertes. Un clima positivo de trabajo también lleva a una cultura laboral positiva la cual, nuevamente, impulsa el compromiso y el desempeño. Los empleados más felices no sólo llevan a un lugar de trabajo más amable, sino también a un mejor servicio a los clientes. Como consecuencia, una cultura laboral feliz e interesada en los demás no sólo mejora el bienestar y productividad de los empleados, sino que también elevó los resultados y satisfacción de los clientes.

En suma, un lugar de trabajo positivo es más exitoso con el paso del tiempo debido a que incrementa las emociones positivas y el bienestar. Esto, a su vez, mejora las relaciones de las personas entre sí y amplifica sus habilidades y su creatividad. Las protege contra experiencias negativas como el estrés, mejorando la habilidad de los empleados para reponerse de desafíos y dificultades, al tiempo en que refuerza su salud. También atrae a los empleados, haciéndolos más leales hacia el líder y la organización, además de sacar a flote sus mejores fortalezas.

Cuando las organizaciones desarrollan culturas positivas y virtuosas, alcanzan niveles significativamente más altos de efectividad organizacional -incluyendo desempeño financiero, satisfacción de clientes, productividad y compromiso de los empleados.

Un lugar de trabajo positivo es más exitoso con el paso del tiempo debido a que incrementa las emociones positivas y el bienestar”.

“Los negocios con empleados altamente comprometidos recibieron un 100% más de solicitudes de empleo.”.

“Los empleados prefieren el bienestar en los lugares de trabajo a los beneficios materiales.”.

Demasiadas compañías le apuestan a tener una cultura de cortar cabezas, alta presión y no tomar prisioneros, para impulsar su éxito financiero. Sin embargo, investigaciones sobre la psicología organizacional positiva demuestra que dicha clase de cultura laboral no sólo es dañina para la productividad con el paso del tiempo, sino que un entorno positivo llevará a dramáticos beneficios para los empleadores, empleados y resultados. Sin mencionar los costos ocultos en los que incurren.

Primero, los gastos por servicios médicos en compañías de alta presión son casi 50% mayores que en otras organizaciones. Segundo, está el costo de la falta de compromiso. Tercero, La falta de lealtad.

El bienestar proviene de una cultura positiva y, como gerente, usted tiene la capacidad de crear una para su equipo:

• Aliente las conexiones sociales.
• Muestre empatía. Como jefe, usted tiene un gran impacto en cómo sus empleados se sienten.
• Esfuércese un extra para ayudar. A través de esto incentivará la lealtad en el equipo.
• Aliente a las personas a que hablen con usted. Sentirse seguro en el lugar de trabajo ayuda a alentar el espíritu de experimentación que es tan importante para la innovación.

Cuando las organizaciones desarrollan culturas positivas y virtuosas, alcanzan niveles significativamente más altos de efectividad organizacional -incluyendo desempeño financiero, satisfacción de clientes, productividad y compromiso de los empleados.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.