Prepare a su fuerza de trabajo para la era de la automatización

Poco a poco las compañías se involucran más en la automatización, y la fuerza de trabajo se ve afectada. Es por esto por lo que es importante prepararla para saber cómo llevar esta nueva era y que funcione de manera correcta.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

El Internet ha cambiado dramáticamente la forma en que operan las compañías. La capacidad masiva de almacenamiento de información, la transmisión súper rápida de datos y los dispositivos móviles han puesto a las compañías en una lucha por adaptarse.

Hoy, las innovaciones en digitalización y robotización están sentando rápidamente las bases para otra disruptiva transformación corporativa. Por ejemplo, Anheuser-Busch, trabajando con Uber y Otto Motors, recientemente entregó 2,000 cajas de cerveza Budweiser en un camión auto conducido. Además, Commerzbank ha anunciado sus planes para digitalizar el 80% de sus procesos en un lapso de tres años.

Estimamos que la robotización, digitalización, los autoservicios digitales, las ventas y consejería distribuidas digitalmente y los consejeros robóticos podrían resultar en una reducción del 60% al 70% de las fuerzas de trabajo de los proveedores de servicios, desde los servicios financieros hasta las telecomunicaciones. Los manufactureros ya han visto reducciones, aunque a menores niveles. El ritmo de la adopción de robots podría sorprendernos.

Sin embargo, las compañías sólo percibirán las ganancias en productividad a través de estos nuevos modelos de operación si administran hábilmente el lado suave de su transformación para automatizarse: sus empleados. Conforme las organizaciones introducen bots de software y autoservicios digitales, y conforme transforman sus líneas de ensamblaje, deben traer consigo a sus empleados, líderes y clientes clave. Los ejecutivos deben pensar cuidadosamente acerca de la mejor forma de alinear a las personas y las máquinas, teniendo en mente que sus decisiones tendrán efectos de largo plazo en la composición, productividad y ganancias de la fuerza de trabajo.

Conforme las fuerzas de trabajo se vacían, los empleados que permanezcan serán híbridos de negocio y tecnología altamente especializados y experimentados – profesionales que pueden pasar de administrar personas a administrar experiencias y tecnología. En las oficinas de apoyo, las luces se reducirán conforme el trabajo se mueve hacia el consumidor u otras partes de la cadena de valor. En la oficina intermedia, los administradores de riesgos y de cumplimiento principalmente observarán bots que no son propensos al error humano o al fraude. En las oficinas de recepción, la automatización basada en análisis predictivos sólo dejará a los gerentes que puedan controlar a sofisticados consejeros robóticos. Los vendedores habrán quedado de lado conforme los clientes se enlacen con votos algorítmicos que presentan productos en el punto (digital) de necesidad.

¿Sucederá esto de un día para otro? No. Las autopistas llenas de vehículos sin conductor todavía están muy lejos. Sin embargo, el punto de inflexión siempre sucede más rápido de lo pensado. Y cuando este punto se alcance, espere una aceleración repentina. Por ello, es necesario prepararse de antemano.

LECCIONES DE LOS FABRICANTES DE VEHÍCULOS
Para descubrir cómo integrar software, robots y digitalización, los ejecutivos pueden recurrir a pistas de la industria automotriz. Después de décadas de introducir robots y automatización, algunas fábricas requieren de 3 a 6 meses para lanzar un vehículo enteramente nuevo, mientras que otros no requieren más de un día. Sin embargo, los fabricantes automotrices más automatizados no son necesariamente los más eficientes.
De hecho, las fábricas más inteligentes han sido pragmáticas acerca de integrar la automatización de forma que los nuevos procesos puedan funcionar sin problemas, con mejora continua. Sólo los procesos simples y más repetitivos son automatizados. A lo largo de las últimas dos décadas, los líderes de la industria automotriz han automatizado sus áreas de hojalatería y pintura -donde ven las mayores ganancias- pero han retenido y re-entrenado a las personas que rápidamente rediseñan productos y procesos en tareas más complejas.

La lección: el cambio debe ser evolutivo. No abandone su capacidad central hasta que esté seguro de que la automatización es mejor, más rápida y más barata. Conforme se prepara para el punto de inflexión, sea pragmático acerca de los pros y contras del costo-beneficio. Piense acerca de la organización en general. Sea consciente de las habilidades que necesitará retener, y de las que debe desarrollar. Piense tanto en el corto como en el largo plazo.

FLUJOS DE TRABAJO PARALELO
Las lecciones sobre digitalización y robótica sugieren operar en una senda dual. Alcance el equilibrio correcto entre implementar respuestas de automatización de corto plazo y buscar soluciones a los problemas que determinarán el éxito en el largo plazo. Toma tiempo para que los clientes y empleados se adapten a un gran cambio.

Los gerentes deberían desarrollar una lista de 10 a 15 procesos que se pueden mejorar rápidamente con bots. Pruebe y aprenda sobre la aplicación de los bots adecuados al problema correcto, y sobre el cómo rediseñar procesos para maximizar resultados. Haga un mapa del impacto más amplio que tendrán estos en los roles, habilidades, controles de liderazgo, fuerza de trabajo y administración del talento.

Al hacerlo, los gerentes pueden acercar a sus clientes y empleados más importantes hacia sus anhelos de automatización -los que pueden ser financiados, al menos en parte, con las ganancias derivadas de la automatización previa de tareas más simples.

MOLDEAR A LA ORGANIZACIÓN
Conforme más procesos se digitalizan, los ejecutivos deben pensar en un nivel macro acerca de toda la empresa. ¿Cómo contrata hoy para una fuerza de trabajo que se disminuirá en un lapso de 10 años? Cuando más de sus trabajadores sean reemplazados con bots ¿cómo dirigirá, llevará a cabo el control de calidad y auditará? La clave para navegar en la era de la automatización será identificar y retener a los empleados que puedan hacer una transición tras otra.

Las compañías experimentarán enormes cambios conforme la infraestructura física desaparece, las capacidades en otros países son repatriadas, se vuelven disponibles más autoservicios y oportunidades virtuales, y conforme los clientes comienzan a interactuar con robots. Impulse activamente la adopción temprana de parte de los consumidores al ajustar sus precios e iniciativas de lealtad. Interactúe con los interesados locales y con los sindicatos en discusiones acerca de cómo puede continuar aportando a la comunidad con una fuerza de trabajo más pequeña. Construya una imagen del futuro y trabaje en reversa.

“El ritmo de la adopción de robots podría sorprendernos.”.

“Conforme las fuerzas de trabajo se vacían, los empleados que permanezcan serán híbridos de negocio y tecnología altamente especializados y experimentados”.

Los fabricantes automotrices más automatizados no son necesariamente los más eficientes.”.

La capacidad masiva de almacenamiento de información, la transmisión súper rápida de datos y los dispositivos móviles han puesto a las compañías en una lucha por adaptarse.

Hoy, las innovaciones en digitalización y robotización están sentando rápidamente las bases para otra disruptiva transformación corporativa.

Estimamos que estos cambios podrían resultar en una reducción del 60% al 70% de las fuerzas de trabajo. Los manufactureros ya han visto reducciones, aunque a menores niveles. Sin embargo, las compañías sólo percibirán las ganancias en productividad pensando cuidadosamente acerca de la mejor forma de alinear a las personas y las máquinas, teniendo en mente que sus decisiones tendrán efectos de largo plazo en la composición, productividad y ganancias de la fuerza de trabajo.

Conforme las organizaciones introducen bots de software y autoservicios digitales, y conforme transforman sus líneas de ensamblaje, deben traer consigo a sus empleados, líderes y clientes clave

¿Sucederá esto de un día para otro? No. Sin embargo, el punto de inflexión siempre sucede más rápido de lo pensado. Y cuando este punto se alcance, espere una aceleración repentina. Por ello, es necesario prepararse de antemano.

LECCIONES DE LOS FABRICANTES DE VEHÍCULOS
Sólo los procesos simples y más repetitivos son automatizados. A lo largo de las últimas dos décadas, los líderes de la industria automotriz han automatizado sus áreas de hojalatería y pintura -donde ven las mayores ganancias- pero han retenido y re-entrenado a las personas que rápidamente rediseñan productos y procesos en tareas más complejas.
La lección: el cambio debe ser evolutivo.

FLUJOS DE TRABAJO PARALELO
Alcance el equilibrio correcto entre implementar respuestas de automatización de corto plazo y buscar soluciones a los problemas que determinarán el éxito en el largo plazo. Toma tiempo para que los clientes y empleados se adapten a un gran cambio.

MOLDEAR A LA ORGANIZACIÓN
Conforme más procesos se digitalizan, los ejecutivos deben pensar en un nivel macro acerca de toda la empresa. Las compañías experimentarán enormes cambios conforme la infraestructura física desaparece.
Impulse activamente la adopción temprana de parte de los consumidores al ajustar sus precios e iniciativas de lealtad. Interactúe con los interesados acerca de cómo puede continuar aportando a la comunidad con una fuerza de trabajo más pequeña. Construya una imagen del futuro y trabaje en reversa.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Prepare Your Workforce for the Automation Age

The internet has dramatically changed the way companies operate. Massive data storage capacity, superfast data transmission and mobile devices have left companies scrambling to adapt.

Today, innovations in digitization and robotization are quickly laying the foundation for another disruptive corporate transformation. For example, Anheuser-Busch, working with Uber and Otto Motors, recently delivered 2,000 cases of Budweiser beer in a self-driving truck. And Commerzbank has announced plans to digitize 80% of its processes within three years.

We estimate that robotization, digitization, digital self-services, distributed digital advice and sales, and robo-advisors could result in a 60-70% reduction in the workforces of service providers, from financial services to telecommunications. Manufacturers have already seen reductions, albeit at lower levels. The pace of robot adoption may surprise us.

But companies will only realize productivity gains from these new operating models if they skillfully manage the soft side of their automation transformation: their employees. As organizations introduce software bots and digital self-service, and as they transform assembly lines, they must bring along their key employees, leaders and customers. Executives must think carefully about how best to match people and machines, bearing in mind that their decisions will have long-term effects on workforce composition, productivity and profits.

As workforces hollow out, the remaining employees will be highly specialized and experienced business-technology hybrids — professionals who can shift from managing people to managing experiences and technology. In the back office, the lights will dim as work is shifted to the customer or other parts of the value chain. In the middle office, risk and compliance management will largely watch bots that aren’t prone to human error or fraud. In the front office, automation based on predictive analytics will leave only managers who can control sophisticated robo-advisors. Salespeople will be sidelined as customers link with algorithmic bots that present products at the (digital) point of need.

Will this happen overnight? No. Freeways full of driverless cars are still far-off. But the inflection point always happens faster than expected. And when that point is reached, expect sudden acceleration. So early preparation is needed.

LESSONS FROM AUTOMAKERS

To figure out how to integrate software robots and digitization, executives can take cues from the automotive industry. After decades of introducing robots and automation, some factories require three to six months to launch an entirely new vehicle, while others need no more than a day. But the most automated carmakers aren’t necessarily the most efficient.

Instead, the nimblest factories have been pragmatic about integrating automation so that new processes can run smoothly, with continuous improvement. Only the simplest, most repetitive processes are automated. Over the past two decades, leading automakers have automated their paint and body shops — where they see the greatest gains — but have retained and retrained the people who quickly redesign products and processes on more complex tasks.

The lesson: Change needs to be evolutionary. Don’t throw away your core capability until you’re sure that automation is better, faster and cheaper. As you prepare for the inflection point, be pragmatic about cost-benefit trade-offs. Think about the overall organization. Be mindful of the skills you need to retain, and the skills you need to build up. Think both short term and long term.

PARALLEL WORK STREAMS

The lessons on digitization and robotics suggest operating on a dual track. Strike the right balance between implementing short-term automation fixes and seeking solutions to problems that will determine long-term success. It takes time for clients and employees to adapt to major change.

Managers should develop a list of 10 to 15 processes that bots can quickly improve. Test and learn, both in the application of the right bots to the right problem, and how to redesign processes to maximize results. Blueprint the broader impact on roles, skills, controls, leadership, workforce and talent management.

By doing so, managers can move critical employees and clients closer to their automation ambitions — which can be funded at least in part with returns from the earlier automation of simpler tasks.

MOLD THE ORGANIZATION

As more processes are digitized, executives must think at a macro level about the entire enterprise. How do you hire today for a diminished workforce 10 years out? When more of your people are replaced by bots, how do you lead, enforce quality control and audit? The key to navigating the automation age will be identifying and retaining the employees who can make one transition after another.

Companies will experience huge changes as physical infrastructure disappears, offshore capabilities are repatriated, more self-service and virtual opportunities become available, and customers begin to interact with robots. Actively drive early customer adoption by adjusting your pricing and loyalty incentives. Engage local stakeholders and unions in discussions of how you can continue to give back to the community with a smaller workforce. Build a picture of the future and work backward.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.