No trate de ser el “jefe divertido” – y otras lecciones de liderazgo ético

Un buen líder requiere de muchas habilidades, y muchas de ellas se deben encontrar en la personalidad. Sin embargo, hay ocasiones en las que pasamos ciertos límites y esto comienza a tener un impacto negativo y poco ético en nuestro equipo. Te diremos algunos consejos para esto.


Este artículo le será útil para:

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

El simplemente volverse un líder es suficiente para exacerbar las tendencias poco éticas de algunas personas. Sin embargo, el poder no corrompe a todos. Nuestra investigación sugiere que algunas características clave de la personalidad predicen un comportamiento poco ético en el liderazgo.

Reunimos información sobre la personalidad y calificaciones de comportamiento ético (por ejemplo, integridad, responsabilidad) de 3,500 líderes a lo largo de 30 organizaciones con las que habíamos trabajado. Las organizaciones incluidas en nuestro estudio eran mayormente multinacionales, representaban a diversas industrias y variaban en tamaño de medio a grande. Esperábamos examinar la relación entre personalidad y liderazgo ético a través de un rango de diferentes entornos y situaciones.
Entonces, ¿qué deberían hacer los líderes actuales para construir confianza con sus equipos y el público? He aquí algunos consejos:

1. SER HUMILDES, NO CARISMÁTICOS: Es natural que seamos atraídos a personas a quienes percibimos como inspiradoras, divertidas y comprometedoras. Tiene sentido que se requiera un poco de carisma para atacar de los demás. El carisma también puede ser útil para involucrar en inspirar a los miembros del equipo a trabajar hacia la misión de la compañía. Sin embargo, un carisma sin restricciones llevará a una reputación de ensimismamiento y autopromoción. Cuando los empleados sienten que usted está excesivamente enfocado en sus propias preocupaciones e ideas, no se sentirán apoyados. El equipo puede comenzar a preocuparse de que usted hará lo que le convenga a su agenda personal, en lugar de lo que sea mejor para el equipo o la organización.

2. SER ESTABLES Y CONFIABLES: Aunque pueda haber sido ascendido con base en su carisma, la confiabilidad y responsabilidad son más importantes para su equipo. Como líder, tiene una tremenda cantidad de autonomía y poder para la toma de decisiones. Si las personas les confiarán a los líderes ese poder, necesitan confiar en la habilidad de líder para mantenerse fiel a su palabra y hacer lo correcto para la organización. Mostrarle a su equipo que usted es precavido, toma riesgos calculados y se adhiere a los principios organizacionales será un gran avance para construir confianza.

3. RECORDAR QUE LA MODESTIA ES LA MEJOR POLÍTICA: A veces, todos podemos disfrutar trabajando en un entorno que sea menos formal. Sin embargo, sigue existiendo un grado de responsabilidad y profesionalismo que las personas esperan de quienes están a cargo. Tratar de ser querido y conocido como el “jefe divertido” puede manchar su reputación en el largo plazo. Está bien mantener algo de espacio entre usted y su equipo. Ello envía la señal de que usted está ahí para beneficio profesional de a sus empleados, y que ellos pueden confiar en usted.

4. EQUILIBRAR EL ANÁLISIS CON LA ACCIÓN: Aunque las personas aprecian un grado de racionalidad en el proceso de toma de decisiones, tenga cuidado de no enfocarse tanto en los datos y el análisis que se olvide del impacto general de sus decisiones. Pasar demasiado tiempo analizando información puede impedirle tomar decisiones importantes, especialmente en situaciones de alta presión que requieren acciones rápidas. La información podría indicar el mejor curso de acción para el resultado final, que no es siempre la mejor decisión para el equipo extendido y para las partes interesadas relevantes. El liderazgo debe ser capaz de tomar una decisión y aplicar rápidamente acciones correctivas, incluso si ello inicialmente daña sus resultados.

5. SER VIGILANTES; LA VULNERABILIDAD SE INCREMENTA CON EL TIEMPO: Aprender y ajustarse a un nuevo rol, especialmente un rol altamente visible de liderazgo, puede tomar tiempo. Es durante los primeros meses en un nuevo puesto que los líderes usualmente se dedican más a observar lo que sucede a su alrededor. Los nuevos líderes también tienden a ser más cuidadosos en sus interacciones con otros y podrían tener mayor enfoque en la impresión que provocan en los demás. Con el paso del tiempo, los jefes se vuelven más cómodos en nuevos entornos y dejan de poner atención a sus reputaciones. Es usualmente después de la marca de los seis meses cuando los directivos ven un mayor riesgo de las tendencias hacia el lado oscuro que pueden impedir el éxito o descarrilar carreras. Manténgase vigilante y continuamente busque retroalimentación.

Las características de personalidad que hicieron que lo eligieran como líder no son siempre las mismas que lo volverán efectivo en ese rol. Pasar demasiado tiempo tratando de destacar o avanzar lo puede poner a usted (y a su equipo) en un mayor riesgo de involucrarse en comportamiento poco ético. Ser consciente de su entorno y entender las formas en que influye en su equipo lo ayudará a mantener a todos en el camino.

“El poder no corrompe a todos.”.

“El simplemente volverse un líder es suficiente para exacerbar las tendencias poco éticas de algunas personas.”.

“Las características de personalidad que hicieron que lo eligieran como líder no son siempre las mismas que lo volverán efectivo en ese rol.”.

Algunas características clave de la personalidad predicen un comportamiento poco ético en el liderazgo. Entonces, ¿qué deberían hacer los líderes actuales para construir confianza con sus equipos y el público? He aquí algunos consejos:

1. SER HUMILDES, NO CARISMÁTICOS:
Un carisma sin restricciones llevará a una reputación de ensimismamiento y autopromoción. Cuando los empleados sienten que usted está excesivamente enfocado en sus propias preocupaciones e ideas, no se sentirán apoyados.
2. SER ESTABLES Y CONFIABLES:
Mostrarle a su equipo que usted es precavido, toma riesgos calculados y se adhiere a los principios organizacionales será un gran avance para construir confianza.
3. RECORDAR QUE LA MODESTIA ES LA MEJOR POLÍTICA
Está bien mantener algo de espacio entre usted y su equipo. Ello envía la señal de que usted está ahí para beneficio profesional de a sus empleados, y que ellos pueden confiar en usted.
4. EQUILIBRAR EL ANÁLISIS CON LA ACCIÓN:
Pasar demasiado tiempo analizando información puede impedirle tomar decisiones importantes, especialmente en situaciones de alta presión que requieren acciones rápidas. El liderazgo debe ser capaz de tomar una decisión y aplicar rápidamente acciones correctivas, incluso si ello inicialmente daña sus resultados.
5. SER VIGILANTES; LA VULNERABILIDAD SE INCREMENTA CON EL TIEMPO:
Aprender y ajustarse a un nuevo rol, especialmente un rol altamente visible de liderazgo puede tomar tiempo.

Pasar demasiado tiempo tratando de destacar o avanzar lo puede poner a usted (y a su equipo) en un mayor riesgo de involucrarse en comportamiento poco ético. Ser consciente de su entorno y entender las formas en que influye en su equipo lo ayudará a mantener a todos en el camino.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Don’t Try to Be the ‘Fun Boss’ — and Other Lessons in Ethical Leadership

Just becoming a leader is enough to exacerbate some people’s unethical tendencies. But power does not corrupt everyone. Our research suggests that key personality characteristics predict unethical leadership behavior.

We collected personality data and supervisor ratings of ethical behavior (e.g., integrity, accountability) on 3,500 leaders across 30 organizations that we had worked with. The organizations included in our study were largely multinational, represented several industries and varied in size from medium to large. We hoped to examine the relationship between personality and ethical leadership across a range of different settings and situations.

So what should today’s leaders do to build trust with their teams and the public? Here are a few tips:

1. BE HUMBLE, NOT CHARISMATIC: It’s natural that we would be attracted to people whom we perceive to be inspiring, fun and engaging. It makes sense that you need a little charisma to stand out from others. Charisma can also be useful for engaging and inspiring team members to work toward the company’s mission. However, unchecked charisma will lead to a reputation for self-absorption and self-promotion. When employees get the sense that you are overly focused on your own concerns and ideas, they will feel unsupported. The team may start to worry that you will do what is best for your own agenda instead of what is best for the team or organization.

2. BE STEADY AND DEPENDABLE: While you may have been promoted based on your charisma, reliability and responsibility are more important to your team. As a leader, you have a tremendous amount of autonomy and decision-making power. If people are to entrust leaders with such power, they need to be confident in the leader’s ability to remain true to his word and to do what’s right for the organization. Showing your team that you exercise caution, take calculated risks and adhere to organizational principles will go a long way toward building trust.

3. REMEMBER THAT MODESTY IS THE BEST POLICY: At times, we may all enjoy working in an environment that is less formal. However, there is still a degree of responsibility and professionalism that people expect from those in charge. Trying to be liked and known as the “fun boss” can tarnish your reputation in the long run. It’s OK to keep some space between you and your team. It sends the signal that you are there for the professional benefit of your employees and that they can rely on you.

4. BALANCE ANALYSIS WITH ACTION: Although people appreciate a degree of rationality in the decision-making process, be careful to not get so focused on data and analysis that you forget the larger impact of your decisions. Spending too much time analyzing information can hold you back from making important decisions, especially in high-pressure situations that call for quick action. The data may indicate the best course of action for the bottom line, which is not always the best decision for the broader team and relevant stakeholders. Leadership must be able to make a decision and take corrective action quickly, even if it initially hurts the bottom line.

5. BE VIGILANT; VULNERABILITY INCREASES OVER TIME: Learning and adjusting to a new role, especially a high-visibility leadership role, can take some time. It’s during the first few months in a new position that leaders usually spend more time observing what’s going on around them. New leaders also tend to be more mindful of interactions with others and may spend more time managing the impressions they make on others. Over time, bosses become more comfortable in new surroundings and stop paying attention to their reputations. It’s usually after the six-month mark when managers see an increased risk of the dark-side tendencies that can impede success or derail careers. Stay vigilant and continually seek feedback.

The personality characteristics that get you chosen as a leader are not always the same as the ones that will make you effective in that role. Spending too much time trying to get noticed or get ahead can put you (and your team) at a higher risk of engaging in unethical behavior. Having awareness of your surroundings and an understanding of the ways you influence your team will help to keep everyone on track.

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.