Haga que la tecnología de la información sea deliciosa, y otras formas de encantar a sus empleados

texto alt

¿Le gustaría que sus empleados tuvieran un alto nivel de compromiso?
Pues aquí le presentamos algunas formas de “encantarlos”… el compromiso viene enseguida.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

La palabra “encantamiento” originalmente significaba rodear con canto o encantación, para lanzar un hechizo con sonidos. La definición actual es un poco más amplia: interactuar con los sentidos, elevar el espíritu y dejar a la persona “transfigurada en un estado simultáneamente placentero y sorprendente de asombro,” como Jane Bennett escribe en su libro “Enchantment.” Muchas veces la encontramos cuando experimentamos a la naturaleza, el arte o el entretenimiento — y, por supuesto, cuando nos enamoramos.

En los negocios, los mercadólogos usan el encantamiento todo el tiempo. Marcas reverenciadas, como Apple o Disney, entienden que el encantamiento lleva al apego, no sólo a la lealtad, con sus consumidores. Sin embargo, incluso las organizaciones que más conocen a los consumidores suelen no entender que también deberían estar trabajando para encantar a sus empleados.

Satisfacción significa que nuestras necesidades básicas están cubiertas. Felicidad significa que nuestras necesidades emocionales están cubiertas. El encantamiento nos brinda experiencias significativas que ni siquiera sabíamos necesitar. ¿Qué mejor forma que esta para mantener a los empleados plenamente comprometidos?

Sí, las compañías inteligentes todavía deben invertir en compensaciones justas, diversidad, políticas de recursos humanos amigables con las familias, integración de trabajo y vida, entornos alegres, beneficios y una visión más holística del bienestar. También deberían nutrir una cultura basada en valores e impulsada por propósitos, que motive a las personas a trabajar juntas por una causa mayor. Sin embargo, el siguiente paso es encantar a los empleados del mismo modo en que lo hacen con los consumidores.

He aquí como hacerlo:

1. Hágalo Delicioso: Como consumidores, nos hemos acostumbrado a dispositivos placenteros y bien diseñados, como el iPhone, las consolas de juego y los productos portables. Sin embargo, como empleados, la mayoría de nosotros todavía debemos soportar sistemas viejos y sin vida para la planeación de recursos, el manejo de relaciones con los clientes o los reportes de gastos dentro de la empresa. Solo recientemente han elevado el estándar las plataformas como Workday, Slack y Facebook at Work. Sin embargo, los proveedores de software empresarial y los departamentos de tecnologías de la información deben trabajar más para interactuar con una fuerza de trabajo cada vez más diestra en cuanto a tecnología, especialmente los milenarios que formarán la mayoría de esta para el 2020.

2. Diseñe su experiencia de usuario. Aliente tanto a su grupo de tecnologías de la información, como al de recursos humanos, a pensar en la experiencia de los empleados como una experiencia de usuario. Desde la investigación etnográfica, hasta el mapeo de viaje y la cocreación, emplee las mismas herramientas que usan los diseñadores de interfaces de usuario, para crear una experiencia de empleado distintiva de su organización. Si usted tiene un oficial de experiencias en jefe, haga de esto parte de sus funciones. Si es necesario, contrate a una firma de UI o de diseño.

3. Cree drama. Recuerde que el encantamiento proviene de experimentar lo que los psicólogos evolucionarios llaman “incidentes críticos,” así que olvídese de la constante eficiencia y conveniencia; en lugar de ello, inserte algunos giros dramáticos en la jornada laboral. Use pequeños “trucos,” como juegos, karaoke de PowerPoint, cambios de escritorio y de rol, o juegos de rol en tiempo real, para crear deliberadamente zonas de incomodidad. La tecnología de realidad virtual también presenta nuevas oportunidades: los empleados podrían trasladarse virtualmente entre diferentes oficinas, zambullirse en los mundos de sus consumidores o jugar con múltiples identidades.

4. Use rituales. La Haka, la danza maorí ejecutada por el equipo de rugby de Nueva Zelanda antes de sus partidos, ha traído a los rituales de regreso a la cultura popular. Los rituales combinan el poder de la consistencia y los hábitos con el peso del significado emocional. Ellos, como lo demuestran las investigaciones del neurocientífico Andrew Newberg, reducen la ansiedad e inspiran asombro al mismo tiempo. Reuniones breves y cotidianas estando de pie, la práctica de Frog Design para “conocer rápidamente” a los nuevos empleados y las pruebas de café en Starbucks son rituales que “crean comunidad al romper las barreras que ordinariamente evitan que las personas interactúen con los otros, ofreciendo unaexperiencia compartida que está impregnada de un poderoso significado simbólico,” de acuerdo con Jonathan Cook, un investigador enfocado en los rituales dentro de los negocios.

5. Apóyese en las artes. Los artistas son los maestros originales del encantamiento, los custodios de lo inexplicable y maravilloso. Los beneficios que brinda a los líderes empresariales la lectura de textos literarios y poesía han sido muy bien documentados. La investigación de John Bohannon ha demostrado que los bailes pueden mejorar la adquisición y desarrollo del conocimiento. Así que, la siguiente vez que usted quiera vender una idea, activar un nuevo programa o lanzar un producto, tome ventaja de las artes. Esto no significa que escriba todas las circulares en verso, o que baile en cada reunión; en lugar de ello, cree una cultura donde los empleados puedan consentir su lado artístico -escuchando música, decorando sus cubículos y espacios de reuniones- y pensar en sus trabajos como esfuerzos creativos.

6. Sea cosmopolita. Supere los potenciales “filtros de burbuja” y constantemente exponga sus empleados a tantas nuevas ideas y palabras extranjeras como sea posible. Ser un turista lleva más al encantamiento que ser un residente. Cree oportunidades para que sus empleados sean paseantes. Por ejemplo, la plataforma de desarrollo de software GitHub, lleva a sus equipos a “destinos de trabajo” por medio de Airbnb. Durante un mes, una empresa educativa emergente en Nueva York alimenta su espíritu viajero al trabajar desde diversas capitales internacionales de la creatividad. La agencia digital Huge fue anfitriona de varios estudios de trabajo improvisados en ciudades europeas, para conectar con las comunidades empresariales locales y crear al mismo tiempo un convincente contenido sobre pensamientos de liderazgo.

7. Tenga una misión desafiante. Las declaraciones de la misión corporativa suelen ser rebajadas hacia compromisos del mínimo común denominador. Si la suya es “mejorar las vidas de las personas,” sus empleados podrían asentir con la cabeza, pero si es tan específica y controversial como la de Amazon — “nuestra visión es ser la compañía más centrada en el consumidor en toda la tierra” — provocará un compromiso real. Si su visión hace felices a todos, creará y fomentará desapego desde el comienzo. Si es incómoda, polarizará, pero también comprometerá a aquellos empleados que quieren alcanzarla con usted, así que tómese el tiempo para obtener la misión correcta.

8. Mantenga algunos secretos. La transparencia es ampliamente alabada como parte integral de una cultura empresarial positiva. Sin embargo, demasiada información puede ser enemiga del encantamiento. Si sabemos todo, reducimos la posibilidad de maravillarnos.

Por supuesto, no podemos quedar encantados todos los días; el encantamiento sigue siendo, por su propia naturaleza, una experiencia ocasional y un punto máximo. No puede ser medida o perfectamente diseñada. Sin embargo, sin ella nos volvemos zombies emocionales, incluso si generalmente estamos “felices en el trabajo.” Las compañías deben reconocer esto y trabajar más para encantar a los empleados. Cuando se trata el compromiso, un alma en movimiento devora sin problemas a cualquier buen argumento.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp. Distribuido por: The New York Times Syndicate.

“Se debe nutrir una cultura basada en valores e impulsada por propósitos, que motive a las personas a trabajar juntas por una causa mayor.”

“Satisfacción significa que nuestras necesidades básicas están cubiertas. Felicidad significa que nuestras necesidades emocionales están cubiertas.”

“Cuando se trata el compromiso, un alma en movimiento devora sin problemas a cualquier buen argumento.”

En los negocios, los mercadólogos usan el encantamiento todo el tiempo.

El encantamiento lleva al apego con sus consumidores y también deberían estar trabajando para encantar a sus empleados.

He aquí como hacerlo:
1. Hágalo delicioso.
2. Diseñe su experiencia de usuario. Así como conquista al usuario, conquiste a sus empleados.
3. Cree drama.
4. Use rituales. Reuniones breves y cotidianas estando de pie, para “conocer rápidamente” a los nuevos empleados.
5. Apóyese en las artes. Cree una cultura donde los empleados puedan consentir su lado artístico -escuchando música, decorando sus cubículos y espacios de reuniones- y pensar en sus trabajos como esfuerzos creativos.
6. Sea cosmopolita. Exponga sus empleados a tantas nuevas ideas y palabras extranjeras como sea posible.
7. Tenga una misión desafiante. Proponga una visión extraordinaria por ejemplo: “ser la compañía más centrada en el consumidor en toda la tierra”.
8. Mantenga algunos secretos. Si sabemos todo, reducimos la posibilidad de maravillarnos.
El encantamiento sigue siendo, por su propia naturaleza, una experiencia ocasional y un punto máximo.
Las compañías deben reconocer esto y trabajar más para encantar a los empleados.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Make Information Technology Delightful, and Other Ways to Enchant Your Employees

The word “enchantment” originally meant to surround with song or incantation, to cast a spell with sounds. The modern-day definition is a bit broader: to engage the senses, elevate the spirit and leave a person “transfixed in a simultaneously pleasurable and uncanny state of wonder,” as Jane Bennett writes in her book “Enchantment.” We often find it when we experience nature, art or entertainment — and, of course, when we fall in love.

In the business world, marketers use enchantment all the time. Revered brands such as Apple or Disney understand that enchantment leads to attachment, not just loyalty, with their customers. But even the most customer-savvy organizations often fail to understand that they should also be working to enchant their employees.

Satisfaction means our basic needs are met. Happiness means our emotional needs are met. Enchantment gives us meaningful experiences we didn’t even know we needed. And what better way than that to keep employees fully engaged?

Yes, smart companies still must invest in fair compensation, diversity, family-friendly human-resources policies, work-life integration, playful environments, perks and a more holistic notion of well-being. They should also nurture a values-based, purpose-driven culture that motivates people to work together for a greater cause. But the next step is to enchant employees in the same way you do customers.

Here’s how:

1. MAKE IT DELIGHTFUL. As consumers, we’ve grown accustomed to pleasing, well-designed devices like the iPhone, game consoles and wearables. But as employees, most of us still have to put up with quaint, joyless systems for enterprise resource planning, customer relationship management or expense reports. Only recently have platforms such as Workday, Slack and Facebook at Work raised the bar. But enterprise software providers and information technology departments must work harder to engage an increasingly tech-savvy workforce, especially the millennials who will make up the majority of it by 2020.

2. DESIGN YOUR USER EXPERIENCE. Encourage both your IT and HR groups to think of the employee experience as user experience. From ethnographic research to journey mapping to cocreation, employ the same tools as user-interface designers to create your organization’s own signature employee experience. If you have a chief experience officer, make it part of their mandate. And, if needed, hire a UI or design firm.

3. CREATE DRAMA. Remember that enchantment comes from experiencing what evolutionary psychologists call “critical incidents.” So forget constant efficiency and convenience; instead, insert some dramatic twists into the workday. Use small “hacks,” such as games, PowerPoint karaoke, desk and role swaps, or Live Action Role Playing, to deliberately create discomfort zones. Virtual reality technology presents new opportunities too: Employees might virtually commute between different offices, immerse themselves in their customers’ worlds or play with multiple identities.

4. USE RITUALS. The Haka, the Maori posture dance performed by the New Zealand rugby team before its matches, has brought rituals back into popular culture. Rituals combine the power of consistency and habits with the weight of emotional significance. They are, as neuroscientist Andrew Newberg’s research shows, anxiety-reducing and awe-inspiring at the same time. Daily stand-up meetings, Frog Design’s practice of “speed-meeting” new employees and Starbucks’ coffee tastings all are rituals that “create community by breaking down the barriers that ordinarily prevent people from engaging with each other, providing a shared experience that is steeped in powerful symbolic meaning,” according to Jonathan Cook, a researcher focused on rituals in business.

5. LEAN ON THE ARTS. Artists are the original masters of enchantment, the custodians of the inexplicable and wondrous. The benefits of reading literature and poetry for business leaders have been well documented. Research from John Bohannon has shown that dance performances can enhance the acquisition and development of knowledge. So the next time you want to sell an idea, activate a new program or launch a product, take advantage of the arts. That doesn’t mean you write every memo in verse or dance in every meeting; rather, create a culture where employees can indulge their artistic sides — listening to music, decorating their cubes and meeting spaces — and think of their jobs as creative endeavors.

6. BE COSMOPOLITAN. Overcome potential “filter bubbles” and constantly expose your employees to as many new ideas and as many foreign worlds as possible. Being a tourist is more conducive to enchantment than being a resident. Create opportunities for your employees to be flâneurs. Software developer platform GitHub, for example, takes teams to Airbnb “destination work places.” One Month, an education startup in New York, feeds its wanderlust by working out of various international creative capitals. Digital agency Huge hosted a number of pop-up studios in European cities to connect with the local business communities and create compelling thought leadership content along the way.

7. HAVE A CHALLENGING MISSION. Corporate mission statements often are watered down into lowest-common-denominator compromises. If yours is “To improve the lives of people,” your employees might nod their heads. But if it’s as specific and controversial as Amazon’s — “Our vision is to be earth’s most customer-centric company” — it will elicit real commitment. If your vision makes everyone happy, it will create and foment detachment from the get-go. If it’s disagreeable, it will polarize but also engage those employees who want to achieve it with you. So take the time to get your mission right.

8. KEEP SOME SECRETS. Transparency is widely hailed as integral to a positive company culture. But too much information can be the enemy of enchantment. If we know everything, we shrink the possibility of wonder.

We can’t be enchanted every day, of course; enchantment remains by its very nature an occasional, peak experience. It cannot be measured or perfectly engineered. But without it we become emotional zombies, even if we’re generally “happy at work.” Companies must recognize this and work harder to enchant employees. When it comes to engagement, a stirred-up soul eats a sound argument for breakfast.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.