Usted puede darle malas noticias a su equipo sin aplastarlos

texto alt

Le presentamos los resultados de un estudio que muestra cómo hablar acerca de eventos negativos de una forma que proteja a sus empleados de los efectos desempoderadores de las noticias negativas, mientras que alimenta su habilidad de resolver problemas y cómo usarlo en su favor.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo¡Hazte PREMIUM ahora!

Después de una conferencia que di recientemente sobre psicología positiva en una gran compañía multinacional, un líder de alto nivel me dijo, “voy a usar esto para impulsar el éxito de mi equipo, así que he decidido que, de ahora en adelante, sólo hablaré con ellos de cosas buenas.” “Eso suena como una idea terrible,” dije (amablemente). Ignorar los problemas no hace que se vayan, y entre más endulzamos la realidad, menos creerá la gente en nuestro liderazgo. Ahora tengo nueva investigación para respaldarlo.

Mis colegas y yo recientemente realizamos un estudio que muestra cómo hablar acerca de eventos negativos de una forma que proteja a sus empleados de los efectos desempoderadores de las noticias negativas, mientras que alimenta su habilidad de resolver problemas.

Previamente, un experimento que realicé junto con Arianna Huffington y los investigadores Shawn Achor y Brent Furl, mostró que la exposición a sólo tres minutos de noticias negativas puede llevar a una probabilidad 27% mayor de tener un mal día. Un bombardeo de historias negativas y sin discusión de soluciones puede hacernos creer que no hay nada qué hacer acerca de una situación -es decir, que el comportamiento no afecta los resultados. Comenzar su día de esta forma eleva las probabilidades de llevar esa mentalidad impotente al trabajo con usted.

En un nuevo estudio de seguimiento, exploramos cómo anular los efectos debilitantes para un equipo cuando el líder describe eventos negativos, como una potencial reestructura o bajas ventas. En corto, descubrimos que acompañar inmediatamente el problema con una solución potencial mejora dramáticamente la creatividad y la capacidad de resolver problemas, pero sólo si es la clase correcta de solución. En este estudio, 248 participantes fueron examinados inicialmente con una medición estándar de solución de problemas. Por ejemplo, una pregunta les pedía enlistar tantos usos para un listón, como pudieran pensar en un periodo específico de tiempo. Después, los participantes fueron asignados aleatoriamente a una de dos condiciones: en una se les pidió leer un artículo enfocado únicamente en el problema, mientras que en la segunda leyeron otro, que discutía el problema y soluciones potenciales. Como ejemplo, un par de artículos analizaba la escasez en un banco de alimentos local. El artículo enfocado en soluciones incluía cinco cosas que usted podría hacer para aliviar el problema, incluyendo donar comida y recaudar fondos. Después de leer esos artículos, a los participantes se les dio una nueva batería de tareas de solución de problemas.

Los participantes a quienes se les presentaron soluciones llevaron ese efecto positivo al nuevo terreno -tuvo un impacto significativo en la creatividad y habilidad de solución de problemas de los participantes. Específicamente, cuando a las personas se les presentaron soluciones que podían implementar por sí mismas, la solución de problemas en tareas subsecuentes y no relacionadas se incrementó en 20%. Recordarle al cerebro que hay un camino hacia adelante le permite importar esa mentalidad empoderarada a otros desafíos. Adicionalmente, estar enfocados en las soluciones hizo que las personas se sintieran mejor. Los participantes reportaron, en promedio, sentirse 19% menos agitados y 23% menos tensos. Para un gerente que dirige a sus empleados a través de tiempos difíciles, esto significa que es posible hablar acerca de los negativos y mantener al mismo tiempo el compromiso y la habilidad de resolver problemas.

He aquí tres formas en que los gerentes podrían usar esto con sus equipos:

  1. No “avestruce” a su equipo

Muchos líderes se han convertido en “avestruces”: metiendo sus cabezas en la arena, en un intento de preservar la felicidad, esperando que la negatividad del mundo nunca tocará sus vidas. Sin embargo, nuestra investigación muestra que usted puede enfrentar los problemas de frente, ya que el buscar soluciones incrementa la creencia de que su comportamiento importa -y además mejora su humor. Entonces, en lugar de esconderse del hecho de que su equipo tiene bajas calificaciones en cuanto a su compromiso, o ignorar que uno de sus líderes de ventas está afectando el proceso de ventas de otros en la región, señalar el problema puede ser el primer paso para resolverlo.

  1. Complemente

Muchas veces, cuando los líderes se enfrentan con un problema, planean cómo van a presentarlo a su equipo. Es igualmente importante pasar tiempo para planear el debate respecto a la solución. Si la solución todavía no está clara, involucre a su equipo en una sesión de lluvia de ideas. Usted puede convertir este desafío de negocios en un ejercicio de construcción de equipo, lo que podría beneficiar al mismo tiempo a la organización, destacando el camino correcto a seguir. Entre más usted le comunica a sus empleados que su comportamiento importa y que ellos tienen control para resolver el tema, más se sentirán empoderados para actuar.

  1. Presuma el historial del equipo

Un sentimiento de progreso genera más progreso. Recuérdele a su equipo lo exitosos que han sido en el pasado al enfrentar desafíos. Muéstreles todo lo que han avanzado como equipo al señalar logros específicos. Hacer que sus empleados trasladen su atención, desde todo lo que está funcionando mal, hacia todo lo que ha funcionado bien en el pasado, los ayudará a sentirse listos para dar pasos significativos hacia delante.

“Acompañar inmediatamente el problema con una solución potencial mejora dramáticamente la creatividad y la capacidad de resolver problemas, pero sólo si es la clase correcta de solución”.

“Muchos líderes se han convertido en “avestruces”: metiendo sus cabezas en la arena, en un intento de preservar la felicidad, esperando que la negatividad del mundo nunca tocará sus vidas”.

Hacer que sus empleados trasladen su atención, desde todo lo que está funcionando mal, hacia todo lo que ha funcionado bien en el pasado, los ayudará a sentirse listos para dar pasos significativos hacia delante”.

Le presentamos los resultados de un estudio que muestra cómo hablar acerca de eventos negativos de una forma que proteja a sus empleados de los efectos desempoderadores de las noticias negativas, mientras que alimenta su habilidad de resolver problemas y cómo usarlo en su favor.

Recordarle al cerebro que hay un camino hacia adelante le permite importar esa mentalidad empoderarada a otros desafíos. Estar enfocados en las soluciones hizo que las personas se sintieran mejor. Los participantes reportaron, en promedio, sentirse 19% menos agitados y 23% menos tensos. Para un gerente que dirige a sus empleados a través de tiempos difíciles, esto significa que es posible hablar acerca de los negativos y mantener al mismo tiempo el compromiso y la habilidad de resolver problemas.

He aquí tres formas en que los gerentes podrían usar esto con sus equipos:

  1. No “avestruce” a su equipo: usted puede enfrentar los problemas de frente, ya que el buscar soluciones incrementa la creencia de que su comportamiento importa -y además mejora su humor.
  2. Complemente: Muchas veces, cuando los líderes se enfrentan con un problema, planean cómo van a presentarlo a su equipo. Usted puede convertir este desafío de negocios en un ejercicio de construcción de equipo, lo que podría beneficiar al mismo tiempo a la organización, destacando el camino correcto a seguir.
  3. Presuma el historial del equipo: Un sentimiento de progreso genera más progreso. Recuérdele a su equipo lo exitosos que han sido en el pasado al enfrentar desafíos.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

You Can Deliver Bad News to Your Team Without Crushing Them

After a talk I recently gave on positive psychology at a large multinational company, a senior leader told me, “I’m going to use this to fuel my team’s success, so I’ve decided to only talk about good things with them from now on.” “That sounds like a terrible idea,” I said (gently). Ignoring problems does not make them go away, and the more we sugarcoat reality, the less people believe in our leadership. Now I have new research to back that up.

My colleagues and I recently conducted a study that shows how to talk about negative events in a way that buffers your employees from the disempowering effects of negative news while also fueling their ability to solve problems.

Previously, an experiment I conducted with Arianna Huffington and researchers Shawn Achor and Brent Furl showed that exposure to just three minutes of negative news can lead to a 27% higher likelihood of having a bad day. A barrage of negative stories without a discussion of solutions can make us believe that there’s nothing we can do about the situation — that is, that behavior does not affect outcomes. Starting your day that way raises the chances of carrying that disempowering mindset with you to work.

In a new follow-up study, we explored how to short-circuit the debilitating effects on a team of a leader describing negative events, such as a potential restructuring or poor sales. In short, we found that pairing the problem immediately with a potential solution dramatically improves creativity and problem solving, but only if it’s the right kind of solution. In this study, 248 participants were first tested on a standard measure of problem solving. For example, one question asked them to list as many uses for a ribbon as they could think of in a specific period of time. Then the participants were randomly assigned to one of two conditions: In one they were asked to read an article merely focused on a problem, while the other discussed the problem and potential solutions. As an example, one pair of articles looked at shortages at a local food bank. The solution-focused article featured five things you could do to alleviate the problem, including donating food and fundraising. The participants were then given a new battery of problem-solving tasks.

The participants who were presented with solutions carried that positive effect to the new domain — it had a significant impact on participants’ creativity and problem-solving ability. Specifically, when people were presented with solutions they could actually implement themselves, problem-solving on subsequent unrelated tasks increased by 20%. Reminding the brain that there is a path forward allows you to import that empowered mindset to other challenges. Additionally, being solution-focused made people feel better. Participants reported on average feeling 19% less agitated and 23% less uptight. For a manager leading employees through hard times, this means it is possible to talk about the negatives while maintaining engagement and the ability to solve problems.

There are three ways that managers could use this with their teams:

1. DON’T ‘OSTRICH-CIZE’ YOUR TEAM

Many leaders have “ostrich-cized” themselves: sticking their heads in the sand in an attempt to preserve happiness, hoping that the negativity in the world will never touch their lives. But this research shows that you can face problems head-on, as seeing solutions increases the belief that your behavior matters — and improves your mood to boot. So instead of hiding from the fact that your team has low engagement scores, or ignoring that one of your sales leaders is undermining the sales process of others in that region, pointing out the problem can be the first step in solving the problem.

2. PAIR UP

Often when leaders are faced with a problem, they plan how they are going to present it to their team. Equally important is spending time planning the discussion of the solution. If the solution is not already clear, involve your team in a brainstorming session. You can turn this business challenge into a team building exercise, which could benefit the organization at the same time by highlighting the right path forward. The more you communicate to your employees that their behavior matters and that they have control in solving this issue, the more they will feel empowered to take action.

3. SHOWCASE THE TEAM’S TRACK RECORD

A feeling of progress begets more progress. Remind your team of how successful they have been in the past when faced with challenges. Show them how far they’ve come as a team by pointing to specific accomplishments. Getting your employees to move their attention away from all that’s going wrong to all that has gone right in the past will help them feel ready to take meaningful steps forward.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.